Salvaguardar el conocimiento

Por nuestra democracia y bienestar

Educador estadounidense, otoño 2020

"K"El conocimiento", como observó Francis Bacon en 1597 en los albores de la era moderna, "es poder". Sin conocimiento, ninguna nación puede gobernar su economía, administrar su medio ambiente, mantener su salud pública, producir bienes o servicios, comprender su propia historia o permitir que sus ciudadanos comprendan las circunstancias en las que viven.

El conocimiento se produce mediante el arduo trabajo de investigadores disciplinados y bien capacitados. La industria y el gobierno deben contratar médicos, químicos, abogados, arquitectos, profesores, periodistas, economistas e ingenieros. Los colegios y universidades son las únicas instituciones calificadas para proporcionar esta formación experta. Por lo tanto, es muy lamentable que en este momento de intensa inestabilidad global, exista un movimiento continuo para atacar las disciplinas e instituciones que producen y transmiten el conocimiento que sustenta la democracia estadounidense.

Ningún estado puede organizar una política gubernamental eficaz excepto sobre la base de una investigación informada y desapasionada. ¿Qué tipo de política gubernamental podemos hacer cuando el Departamento de Agricultura se niega a publicar estudios sobre los efectos del cambio climático en la producción de arroz, los pastos alergénicos y la alimentación del ganado, simplemente porque tales estudios contradicen la fantasía de que el cambio climático no está ocurriendo?1 ¿O cuando el Departamento de Justicia suprima su propia recopilación de datos sobre el terrorismo doméstico de la supremacía blanca?

Hace casi un año, cuando la Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios estaba preparando “En defensa del conocimiento y la educación superior”, la declaración de la que se extrajo este artículo, no podíamos saber que una pandemia mundial era inminente. Pero sabíamos que los epidemiólogos y otros expertos de las universidades y el gobierno estaban desarrollando y aplicando la ciencia que necesitamos para hacer frente. Lamentablemente, la negativa de la administración Trump a prestar atención a las advertencias tempranas de sus propios expertos y su historia de negacionismo científico están provocando muertes innecesarias. Si queremos aprender algo de la crisis del COVID-19, debería ser que una defensa renovada y reforzada del conocimiento experto, y de la libertad de investigación y pensamiento esenciales para el desarrollo y la difusión de ese conocimiento, son más esenciales que nunca para promover el bien común. Los lemas y la superstición no son rival para la creciente complejidad e interconexión del mundo actual.

Confiando en la experiencia

Educador estadounidense, otoño 2020
El conocimiento experto es un proceso de exploración, revisión y adjudicación constantes. El conocimiento experto y los procedimientos por los que se produce están sujetos a un reexamen y una reevaluación sin fin. Es este proceso de auto-cuestionamiento el que justifica la confianza de la sociedad en el conocimiento experto. Dicho conocimiento puede resultar exacto o inexacto al final, pero es lo mejor que podemos hacer en un momento dado. Es por eso que estamos ampliamente justificados para confiar en él.

El conocimiento experto no se produce en un "mercado de ideas" en el que todas las opiniones son igualmente válidas. El diálogo que produce el conocimiento experto se da entre quienes están capacitados en virtud de su formación, educación y práctica disciplinaria. El debate es abierto y feroz, pero la mera opinión no tiene cabida en la mesa.

A medida que más grupos acceden a la educación superior, traen nuevas demandas para la expansión del conocimiento experto. La búsqueda del conocimiento se enriquece con estos nuevos desafíos. La historia intelectual estadounidense comenzó a verse diferente cuando finalmente incluyó a Frederick Douglass y Fred Korematsu. Sigue luciendo diferente ahora que incluye a Pauli Murray y Sandra Cisneros.

La libertad académica, el elemento vital de la educación superior estadounidense, protege la independencia de los miembros de la facultad en su búsqueda del conocimiento experto y en su transmisión de este conocimiento a los estudiantes. Una línea de ataque contra la educación superior se ha desarrollado bajo la aparentemente impecable bandera de la libertad de expresión. Ha habido una campaña política explícita que ataca a las universidades como enemigas de la libertad de expresión. Dado que todos tienen el mismo derecho a la libertad de expresión, los estándares y criterios académicos son atacados como mera intimidación y censura injustificable.

La libertad académica se basa en una paradoja. Debe haber libertad de investigación, pero esa libertad siempre debe estar sujeta al juicio y evaluación de los pares.

Los colegios y universidades son instituciones disciplinarias, no políticas. Existen para servir al bien común en la producción y distribución de conocimiento experto, así como en la inculcación pedagógica de una madura independencia mental. La investigación y la enseñanza son lugares de pensamiento crítico.

Los colegios y universidades merecen el apoyo del público en la medida en que la sociedad estadounidense requiera conocimientos especializados. El conocimiento experto ha impulsado el progreso estadounidense. Ha controlado fantasías ideológicas y distorsiones partidistas. Ha proporcionado un terreno común en el que quienes tienen visiones políticas opuestas pueden unirse de manera constructiva para abordar problemas comunes. Sin un conocimiento experto, perdemos la capacidad de conocer el pasado, dar forma al futuro y reconocer las diferencias y similitudes que compartimos como seres humanos.

La misión de los colegios y universidades es producir y difundir este conocimiento, que no es una mera mercancía para ser definida y comprada al capricho de los consumidores. La educación superior sirve al bien común, no a los intereses de unos pocos.

IEn 1915, los fundadores de la AAUP afirmaron “no la absoluta libertad de expresión del académico individual, sino la absoluta libertad de pensamiento, investigación, discusión y enseñanza de la profesión académica”.2 Ellos se comprometieron, al igual que nosotros, a salvaguardar la libertad de investigación y de enseñanza contra ataques tanto encubiertos como abiertos y garantizar las prácticas y principios establecidos desde hace mucho tiempo que definen la producción de conocimiento.

Depende de quienes valoran el conocimiento tomar una posición frente a quienes lo asaltarían, para transmitir a un público amplio los peligros que nos esperan, como individuos y como sociedad, en caso de que se abandone esa promesa.


El Asociación Americana de Profesores Universitarios es una organización sin fines de lucro de profesores de educación superior y otros profesionales académicos. Este artículo está adaptado con permiso de "En defensa del conocimiento y la educación superior", una declaración preparada por el Comité A de la Asociación sobre Libertad Académica y Tenencia y adoptada por el Consejo de la AAUP en noviembre de 2019. La declaración completa está disponible en www.aaup.org/report/defense-knowledge-and-higher-education.

Notas finales

1. H. Evich, "El Departamento de Agricultura entierra estudios que muestran los peligros del cambio climático", Político, Junio ​​23, 2019.
2. Declaración de principios de 1915 en documentos e informes de políticas (Washington, DC: Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios), 8-9, 11.

[Ilustraciones de Stephanie Dalton Cowan / the i spot]

Educador estadounidense, Otoño 2020