Conspiración en América

Reconocer y Enfrentar los Ataques a Nuestra Democracia

WAl ver la difusión de narrativas fantásticas como Pizzagate, que acusa a Hillary Clinton de dirigir una red de tráfico sexual de niños en una pizzería en Washington, DC, nos preocupamos. Aunque la historia es descabellada, algunos la creen, como Edgar Welch, quien fue sentenciado a una prisión federal por disparar su rifle de asalto en la pizzería porque estaba seguro de que había niños cautivos en el sótano.1 Muchos otros no tomaron el cargo de conspiración literalmente, pero aun así lo compartieron con entusiasmo en las redes sociales. ¿Por qué? Pizzagate convirtió a una opositora partidista legítima, Hillary Clinton, en alguien que representa la pura maldad, para que la única acción adecuada sea “encerrarla”. Este es un ejemplo de cómo las conspiraciones actuales asaltan la democracia. Estas conspiraciones —“elecciones amañadas”, “birtherismo” y “estado profundo”, por ejemplo— provienen de la derecha, pero no hay nada sobre el conservadurismo o el Partido Republicano que haga de la derecha el portador natural o único de la conspiración.

Nuestro libro de 2019, Mucha gente dice: la nueva conspiracion y el asalto a la democracia, es nuestro esfuerzo por dar sentido a la sorprendente aparición de cargos de conspiración que envuelven la política estadounidense. Aquí, ampliamos esa discusión sobre las formas en que las acusaciones de conspiración amenazan nuestra democracia, y describimos el papel esencial de los educadores para ayudar a los estudiantes a aprender a evaluar críticamente tales afirmaciones.

El ejemplo más importante de las conspiraciones actuales es la “elección amañada”. El Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos proporcionó un relato completo de la conexión entre el cargo de conspiración electoral robada y los intentos del expresidente de evitar la certificación de los votos del Colegio Electoral en las elecciones de 2020. Los cargos de conspiración fueron el elemento necesario en este, el primer y único intento en la historia de Estados Unidos para evitar la transferencia pacífica y democrática del poder. La congresista Liz Cheney lo expresó mejor: “Washington dio el ejemplo indispensable de la transferencia pacífica del poder. Lo que el presidente Reagan llamó nada menos que un milagro. La sagrada obligación de defender esta transferencia pacífica del poder ha sido honrada por todos los presidentes estadounidenses excepto uno”.2

El cargo de conspiración electoral robada de 2020 no surgió de la nada. Donald Trump inventó el “amañado” en 2016 para explicar por qué perdió el voto popular y volvió a recurrir a él en 2018 cuando su partido perdió el control de la Cámara. Y está vivo hoy, acechando las próximas elecciones de 2022 y 2024. Está motivando los esfuerzos en los estados para reescribir y corromper la administración de las elecciones.3

Los cargos de conspiración han distorsionado nuestra política y degradado las instituciones que hacen que nuestra democracia funcione. El daño va más allá, pues también han abierto un camino a las amenazas, la intimidación y la violencia. Y no conocen límites. Los cargos de conspiración se extienden desde Washington, DC, a la política estatal y local, los lugares de trabajo, los vecindarios, las familias y los amigos.

Las conspiraciones han llegado incluso a las aulas. Al igual que los funcionarios públicos de las agencias federales que son presentados como miembros de un “estado profundo” que conspira para socavar a Trump y al país, los maestros son presentados como subvertidos de los valores estadounidenses. El ataque no surge simplemente de los desacuerdos sobre los méritos educativos de los planes de estudios o la eficacia médica del enmascaramiento. Surge de la suposición de que los maestros son una camarilla que apunta a debilitar a la nación. Por lo tanto, el enmascaramiento en las escuelas se presenta como el trabajo de juntas escolares despóticas o sindicatos de maestros cuyo supuesto objetivo es nada menos que un asalto a la libertad personal y la autoridad de los padres.4 Las lecturas asignadas en K-12 se ven como la agenda de los educadores que intentan envenenar el patriotismo de los niños o, más ampliamente, dictar actitudes culturales con las que algunos padres no están de acuerdo.5 Aquellos que ven a los maestros como agentes en una conspiración quieren microrregular lo que dicen y hacen los maestros;6 por ejemplo, en la sesión de 2022, la legislatura del estado de New Hampshire consideró un proyecto de ley que haría cumplir la “lealtad” de los maestros, prohibiendo no solo la defensa del comunismo, el socialismo y el marxismo, sino también cualquier enseñanza que se desvíe de los relatos heroicos de la fundación estadounidense al examinar la influencia del racismo en la redacción de la Constitución.7

Muchas fuerzas están erosionando la democracia en todo el mundo hoy, desde India hasta Hungría, Brasil y Estados Unidos.8 Los ejecutivos electos inclinados al autoritarismo explotan las lagunas constitucionales y hacen caso omiso de las normas políticas establecidas y las “barandillas”.9 El aumento de los cargos de conspiración es otro elemento clave en el asalto a la democracia, y tiene un carácter propio. Una característica llamativa de las acusaciones de conspiración es que invaden y distorsionan no solo los escenarios políticos oficiales sino todos los dominios de la vida social.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Conspiración sin la teoría

Las teorías de la conspiración siempre han sido una característica de la política estadounidense. La propia Declaración de Independencia describe una teoría de la conspiración que acusa al rey británico de un plan: una "larga serie de abusos" que tienden a extinguir la libertad en América del Norte. Muchas teorías de la conspiración son sistemas de pensamiento desconcertantes y autovalidantes que atraen y enredan a los verdaderos creyentes. Pero algunas acusaciones de conspiración pueden ser ciertas. Y al igual que la Declaración, las verdaderas teorías de la conspiración pueden ser liberadoras porque exponen el funcionamiento encubierto del poder.

La palabra "conspiración" va naturalmente con "teoría", pero no todas las acusaciones de conspiración son teorías de conspiración. una conspiración teoría es una explicación que trata de dar sentido al mundo. A menudo comienza con un hecho difícil de entender: cómo un pistolero solitario logró asesinar a un presidente de EE. UU., una de las personas más protegidas del mundo, o cómo una pequeña banda con pocos recursos conspirando desde un complejo en Afganistán logró destruir el World Trade Center y atacar el Pentágono. En estos ejemplos, las teorías de la conspiración proporcionan una causa a la par del efecto histórico mundial: la CIA, la mafia o Cuba jugaron un papel en el asesinato de Kennedy; el propio gobierno de los Estados Unidos conspiró para destruir el World Trade Center.

Para algunos, estas teorías, a menudo erróneas, brindan un relato más satisfactorio que las explicaciones oficiales. Conspiración teóricos no se limite a lanzar acusaciones contra la pared para ver qué se pega. Investigan, imitando a los periodistas de investigación. Descubren anomalías, recopilan pruebas y, a menudo, dedican sus vidas a conectar los puntos para revelar patrones que otros pasan por alto. Un ejemplo bien conocido es Jim Garrison, el ex fiscal de distrito de Nueva Orleans cuya investigación sobre el asesinato de Kennedy se convirtió en la base de la película de Oliver Stone de 1991. JFK. Si bien las afirmaciones de Garrison han sido desacreditadas, fueron una genuina teoría—un intento de ofrecer una mejor explicación que el relato oficial al excavar hechos y evidencia nunca antes vistos. Garrison era un inconformista que disputaba encargos oficiales, se presentaba como un experto y elaboraba una teoría explicativa a pesar de sus defectos.10

Esto no quiere decir que las teorías de la conspiración sean siempre bien intencionadas o benignas. A menudo, ven patrones intencionales donde solo hay accidentes o coincidencias, o alimentan prejuicios muy arraigados. En su momento más oscuro, odiaron a las minorías como chivos expiatorios, como culpar a los banqueros judíos de las recesiones económicas.

Nuestro propósito al presentar la teoría de la conspiración es este: lo que vemos que envuelve la política estadounidense hoy no es teoría de la conspiración en absoluto. Está conspiración sin la teoría, acusaciones que flotan libres de hechos y eventos y están desconectadas de una explicación probatoria seria (incluso si es incorrecta). Solo las palabras "engaño" o "caza de brujas" descartan cualquier necesidad de explicación. La conspiración sin la teoría puede afirmar que explica el mundo, pero en realidad lo rehace. Los hechos que son inconvenientes para las lealtades partidistas de uno son borrados o denunciados como “falsos”, y se inventan nuevas ficciones que sirven a propósitos políticos. La conspiración sin la teoría no es un intento de explicar la realidad; es un intento de poseer la realidad.

Para distinguir entre acusaciones de conspiración con y sin teorías, usamos el término conspiracion para aquellas alegaciones que ignoran la evidencia (aunque admitimos que hay un continuo de cargos basados ​​en la teoría a cargos sin teoría). Las tecnologías de comunicación relativamente nuevas hacen posible el conspiracionismo actual. Con YouTube, Twitter o TikTok, cualquiera puede hacer circular sus cargos por todo el mundo de forma gratuita. Millones de personas consumen narraciones ficticias como Pizzagate o QAnon, la combinación centrada en la creencia de que Trump arrestará a una camarilla de globalistas liberales involucrados en el tráfico de niños. La recompensa crucial se produce cuando los cargos sin respaldo se hacen respetables por pura repetición.11 Si “mucha gente lo dice”, debe ser “suficientemente cierto”. Lo suficientemente cierto como para retuitear, reenviar, dar "me gusta". Suficientemente cierto para ser plausible, afirmar y actuar. Y la conspiración sin la teoría es fácil de digerir; se puede comunicar en unos pocos caracteres en Twitter.

La conspiración tiene un atractivo distintivo: brinda la gratificación inmediata de arremeter contra quienes no están de acuerdo e identificar a los supuestos enemigos políticos. También ofrece la gratificación de pertenecer a un grupo exclusivo, un cognoscenti con conocimiento interno de cómo decodificar las maquinaciones del enemigo interno. QAnon no es tanto un conjunto de proposiciones sobre cómo es el mundo como la tarjeta de membresía de un club. Si "lo entiendes", perteneces.

El conspiracionismo de hoy no trata de explicar el mundo o hacer que los poderosos rindan cuentas de manera significativa. Tomemos como ejemplo la conspiración del nacimiento, que postulaba que el expresidente Barack Obama no era constitucionalmente elegible para servir en la presidencia. Aquí no hay ninguna teoría en absoluto, solo una fantasía sin hechos de un nacimiento africano y una fe musulmana que alimenta y enfoca la indignación política.

Lo mismo ocurre con la acusación de Trump de haber manipulado las elecciones. Los hechos no importan. Utilizó ese cargo para negarse a hacer lo que ha hecho todo presidente en ejercicio que perdió una elección desde que John Adams perdió ante Thomas Jefferson en 1800: entregar pacíficamente el poder a la oposición.

El conspiracionismo rehace el mundo en uno donde los oponentes son enemigos y los perdedores de las elecciones son ganadores. Está destinado a despertar a los seguidores, avivar sus ansiedades y organizar y dirigir su furia. Es un instrumento en el acaparamiento del poder. Y es un arma insustituible en el asalto a la democracia.

Los tres asaltos a la democracia del conspiracionismo

Los conspiracionistas están atacando nuestra democracia cultivando la desorientación, denigrando el conocimiento especializado y deslegitimando a sus oponentes políticos. Aunque discutimos cada uno a su vez, estas estrategias se refuerzan mutuamente.

1. Cultivar la desorientación

El efecto inicial de la ola de cargos de conspiración sin pruebas es la desorientación. Para muchas personas, una de las primeras experiencias de desorientación ocurrió el primer día de la administración de Trump, cuando el Servicio de Parques Nacionales retuiteó una publicación con fotografías que comparaban las multitudes de la toma de posesión de Trump y Obama. Trump se había jactado de que su multitud era la más grande de la historia, más grande que la de Obama. Cuando las fotos mostraron que la asistencia fue modesta, Trump se enfureció porque las imágenes habían sido manipuladas. Su secretario de prensa repitió el absurdo.12

Esto no era solo una mentira, era un cargo de conspiración: funcionarios públicos no identificados estaban conspirando para socavar al presidente fabricando evidencia de que su multitud inaugural no fue la más grande de la historia. La acusación se presentó sin argumento ni explicación de por qué, cómo o quién de los fotógrafos oficiales del gobierno federal distorsionaría maliciosamente el registro real de este evento nacional.

La acusación de fotos manipuladas fue desorientadora. Insultó nuestro sentido común. Habíamos visto las ceremonias en directo por televisión. Esta acusación de conspiración planteó en términos descarnados la cuestión de qué significa saber algo. ¿Qué significaría saber que la multitud inaugural de 2017 fue la más grande de la historia, a pesar de la evidencia de nuestros propios sentidos y los relatos de los medios contemporáneos? El poder de la conspiración es afirmar una y otra vez que nuestras percepciones básicas no tienen una base confiable. El punto es hacer que estas percepciones parezcan estar sueltas y hacernos dudar de nuestra capacidad para observar, comprender y desafiar las afirmaciones. Repetido una y otra vez, incluso ante la evidencia de lo contrario, el cargo llega a parecer incuestionable, o al menos plausible, para muchas personas.

2. Denigrar el conocimiento especializado

La desorientación apunta a un segundo efecto de la conspiración sin la teoría: denigrar el conocimiento necesario para gobernar y evaluar el gobierno (y todo lo demás). La formulación de políticas públicas requiere contribuciones de científicos, expertos legales, economistas, profesionales de la salud pública, el cuerpo diplomático, expertos en seguridad nacional y muchos otros.

Sin duda, el escepticismo sobre el poder de los expertos está justificado. Los especialistas pueden estar equivocados. Las conclusiones pueden ser inciertas y cambiantes a medida que avanza el conocimiento, por lo que el asesoramiento de expertos puede ser confuso. Los expertos también pueden estar sesgados o comprados.* Los funcionarios democráticos electos tienen la responsabilidad de sopesar los juicios de expertos y su lugar apropiado en la formulación de políticas.

Sin embargo, el asalto del conspiracismo al conocimiento no corresponde al escepticismo razonado. El asalto es implacable y al por mayor. Niega categóricamente la fiabilidad de todas las fuentes de evidencia de las que dependemos. Solo se puede confiar en una pequeña fracción lealista de la prensa nacional. La ciencia del clima es un "engaño", punto final. Vimos a un presidente negarse a leer los informes diarios de inteligencia que le presentaba su propio equipo de seguridad nacional.13 Las sentencias presentadas por múltiples tribunales, incluida la Corte Suprema, y ​​las opiniones de especialistas en derecho electoral fueron desestimadas sumariamente como parte del “robo”.14 Reclamaciones de actividad estatal profunda, elecciones amañadas y cacerías de brujas era todo lo que se ofrecía en el rechazo incesante del conocimiento no deseado.15

La nación ha pagado un precio mensurable por la guerra de los conspiracionistas contra el consejo de los expertos. Tome el desprecio de los epidemiólogos durante la pandemia de COVID-19 y la sustitución de la pseudociencia por su experiencia. Trump dejó de lado a su propio equipo médico, recomendó medicinas alternativas dañinas, hizo alarde de su propia negativa a tomar precauciones y animó a sus seguidores a resistir las medidas de salud pública.16 Este rechazo estaba envuelto en conspiraciones. El Dr. Anthony S. Fauci, dice el cargo, estaba conspirando para frustrar la autoridad "total" de Trump (y la vida de Fauci estaba amenazada).17 Se decía que los científicos de los CDC constituían una “unidad de resistencia” que intentaba socavar la reelección de Trump hundiendo la economía.18 Incluso hubo un cargo de conspiración vil de que la tasa de mortalidad fue inflada por médicos que recibieron una recompensa de $ 2,000 por cada muerte que afirmaron que se debió a COVID-19.19 Para los conspiradores, el verdadero “enemigo invisible” no es el virus sino los funcionarios de salud pública del “estado profundo” y otros que abogan por medidas estrictas diseñadas para prevenir muertes, que llegaron a 1 millón en mayo de 2022 solo en los Estados Unidos.20

Denigrar el conocimiento experto es más que rechazar sumariamente los consejos ofrecidos por médicos que estudian enfermedades transmisibles; apunta a sus consejos como mentiras y manipulación. Se dirige a la evidencia ofrecida y sustituye la información errónea, y ataca de plano a los propios productores de conocimiento. Como resultado, no hay necesidad de cumplir con los juicios de expertos, y el escenario está listo para la resistencia.

3. Deslegitimación de la oposición política

La democracia no se trata solo de unirse (de muchos, uno); también se trata de pluralismo y desacuerdo (entre muchos, muchos). Para que la democracia funcione, debemos trabajar con quienes no están de acuerdo con nosotros y quienes, incluso después de escuchar todos los argumentos que podemos reunir, continúan en desacuerdo con nosotros. Hacer que sea imposible estar en desacuerdo pacíficamente es una de las formas más graves en que la conspiración daña la democracia.

La primera regla de la democracia es que los opositores partidistas no son enemigos. La democracia es un sistema político en el que la oposición no será asesinada, exiliada o encarcelada. Los perdedores políticos vivirán para volver a intentarlo. Pero el conspiracionismo de hoy deslegitima a la oposición. Señalamos cómo la conspiración del Pizzagate convirtió a Hillary Clinton de una candidata ordinaria en una figura de pura maldad. El conspiracionismo extiende la designación de enemigos a los funcionarios demócratas, sus simpatizantes e incluso a los republicanos que rompen con la nueva ortodoxia, acusándolos a todos de participar en traidores intentos de socavar la nación. “Enciérrenla” no se detuvo en Clinton; está viva y coleando en la promesa hecha por Newt Gingrich de que si los republicanos retoman el control del Congreso en las próximas elecciones intermedias de 2022, los miembros del comité de la Cámara que investiga el ataque del 6 de enero enfrentarán prisión.21

En todas partes, el rechazo de la oposición política legítima está vinculado tanto a teorías de conspiración como a cargos sin pruebas de que los oponentes son enemigos que conspiran para convertir a Estados Unidos en un país extraño, alterar a Estados Unidos como nación cristiana, diluir a Estados Unidos como nación blanca. , y ceder soberanía a un “nuevo orden mundial”.22 Además, se cree que los opositores partidistas convertidos en enemigos son una colección violenta de "la izquierda radical, los marxistas, los anarquistas, los agitadores, los saqueadores".23

Para algunas personas inmersas en el conspiracionismo, la violencia puede llegar a parecer la única respuesta adecuada. La oposición, que se cree que es traicionera, debe ser frustrada por cualquier medio.

El camino del conspiracionismo hacia la violencia

El conspiracionismo disuelve la voluntad de esperar hasta las próximas elecciones, cuando “nuestro” lado podría ganar y tener la oportunidad de cambiar las cosas. Cuando los partidarios asimilan la lección de que la oposición es un enemigo que conspira para derrocar a los Estados Unidos tal como lo conocen, cuando la amenaza es existencial, no hay tiempo para esperar procesos políticos regulares, ciclos electorales o formas de defensa (como protestas ciudadanas). ) que mueven a los funcionarios a cambiar de rumbo.

Antes de que la conspiración entrara en la Casa Blanca con la elección de Trump en 2016, la violencia y la intimidación deshonestas impulsadas por un gran número de funcionarios públicos para fomentar las divisiones políticas no se habían convertido en una característica organizada de la vida pública. En los últimos años, sin embargo, la escalada de conspiraciones ha abierto el camino a las amenazas, la intimidación y las agresiones físicas. Con la insurrección del 6 de enero, quedó claro el potencial de las acusaciones de conspiración para inspirar violencia y crear una atmósfera de miedo e inseguridad, tanto en momentos políticos críticos como en situaciones ordinarias.

La violencia conspirativa tiene sus raíces en la gran tradición estadounidense de libertad de asociación, específicamente en las asociaciones voluntarias de la “sociedad incivil” organizada en torno a las armas. Las milicias autodenominadas, los supremacistas blancos, las pandillas, los acertadamente llamados "ciudadanos soberanos", los cultos coercitivos y otros extremistas dominados por nociones de conspiración siempre han existido al margen de la vida política. Hoy, acosan e intimidan, denigran y discriminan, a plena vista del público.24 Estas asociaciones giran en torno a la preparación para combatir lo que ven como tiranía y amenazas a “nuestra forma de vida”.25 Reclaman autoridad especial para defender la libertad contra opositores presentados como enemigos. Muchos conspiradores violentos se ven a sí mismos como patriotas, herederos de los revolucionarios de 1776 que resistieron el despotismo o portadores de la causa confederada.26

Los Proud Boys y Oath Keepers, cuya violencia Trump alentó tímidamente, han salido del frío. Los invitó a la vida política nacional. Creó una nueva identidad colectiva a partir de esta variedad dispar de grupos armados y ciudadanos enfurecidos y no afiliados. Los reunió en lo que equivale a un ejército privado dirigido a anular los resultados de las elecciones de 2020.27

Los ataques de los conspiracionistas están alimentados por una ira justificada. Hemos visto que para los agitados defensores de la libertad, el “despotismo” no es solo una forma de gobierno o un conjunto específico de políticas. Hoy en día, muchos conspiradores adoptan una idea frágil y extrema de la libertad personal, por lo que se considera que los hospitales que requieren que los trabajadores de la salud estén vacunados contra enfermedades transmisibles o las escuelas que requieren que los estudiantes usen máscaras atacan la libertad personal.28 ¿Quién debe decidir cuánta protección deben recibir los estudiantes, maestros, profesionales de la salud o trabajadores en las líneas de producción? La respuesta conspiracionista es “nosotros solos decidimos”.

Aquí llegamos al efecto más maligno sobre la democracia: la insinuación de la conspiración y, con ella, la intimidación y la violencia por doquier. Llamamos a esto totalismo.

Totalismo: Conspiracismo en todas partes

Los cargos de conspiración pueden aparecer en cualquier lugar. Han migrado de acusaciones de un estado profundo en los recovecos del gobierno federal a los estados y comunidades locales. No hay lugar al que no pueda ir la conspiración. Se filtra en la vida social y en la vida privada: en asociaciones voluntarias, lugares de trabajo, barrios, familias y círculos de amigos. El conspiracionismo trae miedo: ¿Cómo podemos confiar o construir las relaciones recíprocas de las que depende el contrato social democrático si nuestros vecinos están inflamados y armados?

No podríamos haber anticipado su alcance. Algunos objetivos de las amenazas de conspiración son simplemente extraños, como el refugio de mariposas en la frontera de Texas que, a pesar de una torre de vigilancia policial recién instalada, tuvo que ser abandonado por el personal.29 Pero otros objetivos revelan claramente la agenda. Las amenazas se dirigen a los jueces.30 Las turbas apoyan un complot para secuestrar al gobernador de Michigan (después de que Trump ordenara a sus seguidores “liberar Michigan”).31 Las amenazas están dirigidas a los funcionarios estatales de salud y a los trabajadores electorales del gobierno y sus familias, y a los 13 miembros republicanos del Congreso que votaron a favor del proyecto de ley de infraestructura del presidente Biden.32

Y como dijimos anteriormente, el conspiracionismo y las teorías de la conspiración amenazan incluso el salón de clases. Los funcionarios de la junta escolar local, los directores y los maestros que fomentan cualquier medida juzgada como un ataque a la libertad personal pueden convertirse en objetivos.33 Los maestros lidian con si y cómo discutir las afirmaciones de conspiración a las que sus estudiantes están expuestos en línea o en casa. ¿Deberían ignorar o hablar sobre los seguidores de QAnon, aquellos que creen que los pedófilos satánicos están conspirando contra la nación, cuando el tema llega a sus escuelas? La intimidación por parte de estudiantes, padres y conspiradores oportunistas entra en las decisiones que los educadores ahora se ven obligados a tomar. Como escribió el presidente de la AFT, Randi Weingarten, en Educador estadounidense, “todos debemos tomar una posición contra la violencia, al igual que todos debemos tomar una posición contra el racismo sistémico”,34 pero los maestros que asumen el conspiracionismo corren el riesgo de ser etiquetados como parte de un complot organizado para imponer una ideología radical a los niños.

Que el conspiracionismo se haya infiltrado en las aulas apunta a la forma en que el totalismo —el ímpetu para que el conspiracionismo llegue a todas partes— se ha convertido en un elemento definitorio de la crisis de la democracia. Cuando el elenco de enemigos es cada vez mayor y perseguido en cualquier lugar, cuando los agentes de la violencia derraman su vitriolo y amenaza por todas partes, ninguna esfera de la vida social y personal está a salvo de sus embestidas y amenazas.

Considere lo que esto significa para la vida cotidiana. Todos entramos y salimos de las esferas sociales, cada una con sus propias normas y prácticas. Participamos en el gobierno; trabajamos junto a colegas; nos unimos a grupos de la sociedad civil como asociaciones religiosas y organizaciones de defensa. Participamos en interacciones diarias con los vecinos y creamos nuestra propia compañía de familiares y amigos. Cuando colegas, familiares y vecinos traen el conspiracionismo a estas esferas de la vida, acompañado de amenazas agresivas y lo que creen que es una ira justa, no son solo las instituciones políticas las que se dañan. El conspiracionismo hoy tiene la capacidad de deformar las diferentes esferas de la vida en sitios de enemistad partidista y extremismo político. Las instituciones democráticas liberales y nuestras propias vidas están siendo disminuidas.35

Aunque el conspiracionismo actual desorienta y daña tanto a las instituciones políticas como a las relaciones cotidianas, no estamos suscribiéndonos a una versión de lo que Trump llamó “carnicería estadounidense”.36 El conspiracionismo maligno aún no es una normalidad maligna. Solo algunas juntas escolares, maestros, expertos en salud pública, abogados del Departamento de Justicia y vecinos son atacados y sus vidas se ponen patas arriba. Los estadounidenses se han estado preguntando unos a otros: "¿Qué se debe hacer?" Ahora tenemos buenas respuestas en la robusta resistencia al conspiracionismo que destruye la democracia.

¿Lo que se está haciendo?

Se está haciendo mucho.

La respuesta más elemental y poderosa a las ficciones conspirativas es simplemente decir la verdad. Cualquiera puede hacerlo y todos deben hacerlo, especialmente la prensa responsable y los innumerables grupos de defensa dedicados a contrarrestar la desinformación. Decir la verdad rara vez convierte a los poseídos por el celo de la conspiración. En cambio, el propósito es contener los efectos de la conspiración, envalentonar al resto de nosotros y fortalecer el sentido común. Decir la verdad refuerza la confianza en nuestra capacidad colectiva para luchar contra los intentos de los conspiracionistas de adueñarse de la realidad.

El Comité Selecto para Investigar el Ataque del 6 de enero al Capitolio de los Estados Unidos trató de recuperar la realidad al ofrecer un relato coherente y completo del curso de los acontecimientos y el papel que desempeñaron las personas, tanto las que intentaron destruir la integridad de las elecciones de 2020 como las los que la protegieron. Después de que el Comité entrevistó a más de 1,000 personas en el transcurso de casi un año, realizó una serie de audiencias públicas a partir de junio de 2022. El tono de las audiencias fue importante: constante, deliberado y autodisciplinado. Aunque la propia seguridad de estos representantes del Congreso se vio amenazada, el trasfondo emocional de las aperturas del presidente Bennie G. Thompson fue una combinación de indignación y tristeza por la nación, en lugar de miedo.

En otro nivel, la narrativa del Comité estuvo regida por la necesidad más amplia de relegitimar los procesos democráticos. Significativamente, la cuenta formal del 6 de enero no fue delegada a un abogado especial remoto ni a un tribunal, sino que la asumió un comité del Congreso de representantes bipartidistas elegidos por el presidente de la Cámara. Trabajaron como deben hacerlo los tomadores de decisiones democráticos: frente a la incertidumbre, el desacuerdo, las inundaciones de información y la necesidad de unirse para tomar decisiones difíciles. Tuvieron especial cuidado en articular cómo procedió su investigación y cómo se organizaron sus audiencias públicas. Demostraron su adherencia a las prácticas regulares de investigación. Le dieron crédito a su personal, que brinda asesoramiento profesional. Hicieron legibles los exigentes requisitos de la toma democrática de decisiones. De todas estas maneras su trabajo, en nuestra frase, democracia promulgada.

La responsabilidad de decir la verdad recae en todos los funcionarios públicos y candidatos políticos, especialmente los republicanos. Tienen autoridad con sus seguidores y su rechazo a la conspiración llama la atención de los medios. Lo que se conoce como el “momento 'No, señora'” de John McCain es un excelente ejemplo. Mientras McCain se postulaba para presidente en 2008, un votante atrapado por la conspiración del nacimiento dijo en un ayuntamiento que Obama no era elegible para ser presidente. McCain le quitó el micrófono y dijo: “No, señora, es un hombre de familia decente, un ciudadano, con el que casualmente tengo desacuerdos sobre cuestiones fundamentales, y de eso se trata esta campaña”.37 Eso es lo que vimos en las audiencias públicas del Comité 6 de enero, y es lo que necesitamos hoy de los candidatos políticos.

Decir la verdad es también el trabajo de “profesionales testigos”. Los expertos en inteligencia nacional defienden a sus colegas contra las acusaciones irresponsables de un “estado profundo”. Los expertos en derecho electoral impugnan con éxito los cargos de "elecciones robadas" en los tribunales. Los secretarios de estado y otros funcionarios estatales, incluidos algunos republicanos, recopilan y publicitan pruebas de que las elecciones estadounidenses han sido libres y justas. Los psiquiatras y psicólogos identifican las razones cognitivas detrás del pensamiento conspirativo peligrosamente distorsionado. Los expertos en salud pública publicitan los efectos traumáticos y los costos materiales de la intimidación y la violencia.

Los docentes son profesionales en primera línea que, al igual que otros profesionales testigos, se encuentran en una posición distinta. Como educadores, sabemos que los ciudadanos necesitan herramientas para identificar la información errónea, particularmente la conspiración, que impregna los flujos de información en la actualidad.

Los maestros pueden abordar el tema de la conspiración sin analizar los detalles de cargos particulares. Podrían comenzar con la distinción fundamental que hemos enfatizado aquí, entre teorías de conspiración que vienen con evidencia y conspiración cruda y sin evidencia. El objetivo educativo es equipar a los estudiantes para que evalúen críticamente cargos particulares, teniendo en cuenta que no todas las teorías de la conspiración son falsas y que no todos los creyentes en la conspiración se engañan o siguen sin sentido a un líder. Se puede alentar a los estudiantes a tratar de identificar los propósitos políticos detrás de varios cargos de conspiración. Puede ser útil discutir por qué las democracias siempre tendrán teorías de conspiración: siempre existe la preocupación de que quienes manejan las palancas del poder actúen en su propio interés y traicionen el bien público. Y es importante señalar que debido a que las teorías de la conspiración pueden ser ciertas, también pueden ser una forma de vigilancia.

También es importante que los maestros ayuden a los estudiantes a reconocer las gratificaciones de los cargos de conspiración que los hacen atractivos incluso cuando carecen de apoyo probatorio. Los estudiantes pueden suscribir ellos mismos esta o aquella acusación conspirativa, después de todo, y pueden encontrarse con conspiradores ardientes entre sus familiares y amigos.

¿Cuál es el atractivo de la conspiración? Creer en el conspiracionismo es pertenecer a un club de personas con conocimientos especiales. Los adolescentes se enfrentan especialmente a la tentación de pertenecer a una comunidad; también entienden los costos de ir contra la multitud y experimentan consecuencias muy reales cuando lo hacen.38 Los maestros están en una posición única para ayudar a vacunar a los estudiantes contra los cultos políticos codiciosos y consumidores y señalar la gratificación compensatoria de la oposición colectiva.39

Asobre todo, los maestros tienen la oportunidad de ayudar a los estudiantes a comprender el lugar definitorio que ocupa la oposición política legítima en la democracia. Los ciudadanos en una democracia tienen que convivir, tolerar y hacer negocios con aquellos que no están de acuerdo, a veces radicalmente, sobre cuestiones morales y políticas. Ser ciudadano es tener oponentes en un sistema continuo de contienda política. Pero los oponentes no son enemigos. Por supuesto, los profesores a menudo se centran en fomentar la cooperación, pero también es necesario trabajar con los estudiantes para comprender el conflicto democrático. Si los estudiantes no comprenden el profundo valor moral y político de la oposición política legítima, serán vulnerables al tipo de conspiración que da lugar a la política antidemocrática.

En este momento, muchas fuerzas de la democracia se unen contra el conspiracionismo y sus efectos en nuestra vida política, social y personal. Aun así, es poco probable que los conspiracionistas se retiren a los márgenes políticos en el corto plazo. Continuarán agitando y motivando a un gran número de personas para que se involucren en la intimidación y la violencia. El conspiracionismo es una herramienta poderosa para aquellos que buscan apropiarse de la realidad y lograr un poder sin restricciones, y los extremistas se han apoderado de esta palanca.

Lo que ha cambiado, sin embargo, es que estamos prestando especial atención. Hemos visto cómo se desarrolla este guión y entendemos cómo funciona. Estamos alertas a cómo, y cuán gravemente, el conspiracionismo degrada a nuestros gobiernos y comunidades. Hemos sido testigos de su intimidación y hemos visto su violencia por lo que es. Estamos listos ahora para reconocer y confrontar la conspiración en todas partes y detener este asalto a nuestra democracia.


Russell Muirhead es el profesor Robert Clements de Democracia y Política en Dartmouth College. También es miembro de la Cámara de Representantes del Estado de New Hampshire. Él es el autor de La promesa del partido en una era polarizada y el trabajo justo, sobre el sentido moral del trabajo en democracia. Nancy L. Rosenblum es profesora emérita de Ética en Política y Gobierno del Senador Joseph S. Clark en la Universidad de Harvard y coeditora del Revisión anual de ciencias políticas. Sus libros incluyen Buenos Vecinos: La Democracia de la Vida Cotidiana en América y Del lado de los ángeles: una apreciación de los partidos y el partidismo. son coautores de Mucha gente dice: la nueva conspiracion y el asalto a la democracia.

*Para saber cómo algunas corporaciones influyen en la opinión de los expertos para proteger sus ganancias, lea “Ciencia mercenaria: una guía de campo para reconocer la desinformación científica” en la edición de invierno 2021 – 22 de Educador estadounidense (volver al artículo)

Notas finales

1. M. Miller, “El pistolero de Pizzagate está fuera de prisión. Las teorías de la conspiración están fuera de control”, Seattle Times, Febrero 16, 2021.
2. La colina, publicación de Twitter, 10 de junio de 2022, 9:16 am, twitter.com/thehill/status/1535249421331337216.
3. Por ejemplo, como consecuencia de una ley estatal de 2021, la tasa de rechazo de boletas en ausencia en Texas se disparó del 1 por ciento a más del 30 por ciento; ver N. Corasaniti, “Rechazos de papeletas en Texas aumentan después de la nueva ley de votación,” New York Times, Febrero 25, 2022.
4. T. Haelle, "A medida que los niños regresan a la escuela, las batallas por las máscaras enfrentan a los padres contra los gobernadores", National Geographic, 26 de agosto de 2021.
5. D. Moynihan, “Las prohibiciones de libros continuarán hasta que mejore el patriotismo” ¿Todavía podemos gobernar? (blog), noviembre 18, 2021, donmoynihan.substack.com/p/the-book-bans-will-continue-hasta?s=r.
6. J. Sachs, “Steep Rise in Gag Orders, Many Sloppily Drafted”, PEN America, 24 de enero de 2022.
7. Cámara de Representantes de New Hampshire, Proyecto de ley 1255 de la Cámara, “Una ley relativa a la lealtad de los maestros”, sesión de 2022, gencourt.state.nh.us/bill_status/legacy/bs2016/billText.aspx?sy=2022&id=1537&txtFormat=html.
8. C. Grothe y M. Vepa, Libertad en el mundo 2022: La expansión global del gobierno autoritario (Washington, DC: Freedom House, febrero de 2022).
9. S. Levitsky y D. Ziblatt, “La crisis de la democracia estadounidense”, Educador estadounidense 44, no. 3 (Fall 2020): 6 – 13.
10. B. Lambert, "Jim Garrison, 70, teórico sobre la muerte de Kennedy, muere" New York Times, Octubre 22, 1992.
11. N. Brashier y E. Marsh, “Juzgando la verdad”, Revisión anual de la psicología 71 (enero de 2020): 499–515; A. Hassan y S. Barber, "Los efectos de la frecuencia de repetición en el efecto de la verdad ilusoria". Investigación cognitiva: principios e implicaciones 6, núm. 38 (2021); y N. Brashier, E. Eliseev y E. Marsh, "Un enfoque de precisión inicial previene la verdad ilusoria". Cognición 194 (enero de 2020).
12. D. Trotta, "Controversia de la multitud: cómo se hizo una foto del día de la inauguración" Reuters, 23 de enero de 2017; y K. Reilly, "No, el Servicio de Parques Nacionales no alteró las fotos de la multitud de inauguración de Trump", Horario, Junio ​​27, 2017.
13. C. Leonnig, S. Harris y G. Jaffe, “Rompiendo con la tradición, Trump omite el informe de inteligencia escrito del presidente y se basa en informes orales” El Correo de Washington, Febrero 9, 2018.
14. R. Epstein y N. Corasaniti, "Ignorando la humillación de Arizona, 'Stop the Steal' Races Forward", New York Times, 24 de septiembre de 2021; y J. Gresko, “Supreme Court Rejects Trump Election Challenge Cases”, AP News, 22 de febrero de 2021.
15. Liga Antidifamación, “Un año después de la insurrección, las mentiras electorales de 2020 continúan animando a la derecha” Blog de AVD, Enero 4, 2022.
16. P. Rutledge, "Trump, COVID-19 y la guerra contra la experiencia" Revista estadounidense de administración pública 50, no. 6 – 7 (2020): 505 – 11.
17. K. Doheny, "Fighting Fauci: From Ridicule to Death Threats, Attacks Continue", WebMD Health News, 29 de julio de 2021; y J. Colvin, Z. Miller y G. Mulvihill, "Trump afirma autoridad 'total', sobre los gobiernos, para reabrir la economía", ABC News, 13 de abril de 2020.
18. P. Sullivan, "El director de los CDC rechaza el reclamo de Caputo de 'Unidad de resistencia' en la agencia", La colina, Septiembre 16, 2020.
19. T. Beer, “Trump acusa sin fundamento a los médicos de sobreinformar las muertes por covid para obtener ganancias financieras” Forbes, Octubre 30, 2020.
20. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, "Rastreador de datos COVID: Actualización diaria para los Estados Unidos" covid.cdc.gov/covid-data-tracker/#datatracker-home.
21. J. Lemon, "Liz Cheney emite una advertencia después de que Newt Gingrich dice que los miembros del comité 1/6 pueden enfrentar la cárcel" Newsweek, Enero 23, 2022.
22. P. Molloy, “Indignación por la ofensa de Estados Unidos rojo destaca un doble rasero importante en los medios”, Los medios son importantes para Estados Unidos, 30 de enero de 2020; J. Burnett, “El nacionalismo cristiano sigue prosperando y es una fuerza para devolver a Trump al poder”, National Public Radio, 23 de enero de 2022; s clark, Cómo la supremacía blanca volvió a la política convencional (Washington, DC: Center for American Progress, 1 de julio de 2020); y Liga Antidifamación, "La conspiración 'The Great Reset' florece en medio de una pandemia continua", Blog de AVD, Diciembre 29, 2020.
23. E. Bowman, “En los comentarios del 4 de julio, Trump ataca a la 'izquierda radical'”, National Public Radio, 2020 de julio de XNUMX.
24. J. Blocher y R. Siegel, “When Guns Threaten the Public Sphere: A New Account of Public Safety Regulation Under Heller, " Revisión de derecho de la Universidad de Northwestern 116, no. 1 (2021): 139-202.
25. A. Durkin y M. Kunzelman, “EE. UU. se estrecha sobre los extremistas organizados en la investigación del sitio del Capitolio” -, Marzo 10, 2021.
26. B. Ross, Las armas y la tiranía del republicanismo estadounidense (Washington, DC: Centro Brennan para la Justicia, 29 de junio de 2021); G. López, "La batalla por las estatuas confederadas, explicada", Vox, 23 de agosto de 2017; M. Cramer, "La bandera confederada es una vista desconcertante en el Capitolio", New York Times, 9 de enero de 2021; y D. Graham, “La nueva causa perdida”, El Atlántico, Octubre 18, 2021.
27. S. Hsu y D. Barrett, “Líder de Proud Boys desde hace mucho tiempo, Enrique Tarrio, acusado de conspiración en el ataque del 6 de enero al Capitolio”, El Correo de Washington, Marzo 8, 2022.
28. A. Wise, “La lucha política por los mandatos de vacunación se profundiza a pesar de su eficacia”, National Public Radio, 17 de octubre de 2021; y A. Seidman, “Los mandatos de máscaras y vacunas tienen un amplio apoyo, según muestran las encuestas. Pero algunos republicanos de Pensilvania están haciendo campaña en su contra”, Philadelphia Inquirer, Agosto 29, 2021.
29. J. Goodman, "Cómo un refugio de mariposas en la frontera de Texas se convirtió en el objetivo de las mentiras de la extrema derecha" New York Times, Febrero 6, 2022.
30. M. Cohen y H. Lybrand, “'Estamos recibiendo todo tipo de amenazas': el juez dice que los alborotadores desafiantes del Capitolio de EE. UU. están alimentando las amenazas de los partidarios de Trump”, CNN, 22 de octubre de 2021.
31. A. Solender, “Biden culpa a Trump por el tuit de 'Liberar Michigan' por el intento de secuestro de Whitmer”, Forbes, Octubre 8, 2020.
32. C. Edmondson, “Los republicanos de la Cámara de Representantes que respaldaron el proyecto de ley de infraestructura se enfrentan a una violenta reacción” New York Times, Noviembre 10, 2021.
33. D. Espelage et al., “Comprender y prevenir la violencia dirigida contra los docentes: recomendaciones para una agenda nacional de investigación, práctica y políticas” Psicóloga americana 68, núm. 2 (febrero-marzo de 2013): 75–87; J. Lepore, "Por qué las guerras escolares siguen enfurecidas", Neoyorquino, 21 de marzo de 2022; y A. Kamenetz, “Las reuniones de la junta escolar se han caldeado; This One in California Is on a New Level”, National Public Radio, 24 de octubre de 2021.
34. R. Weingarten, “Dónde estamos: Trump elige el caos, elegimos la comunidad” Educador estadounidense 44, no. 3 (Fall 2020): 1.
35. N. Rosenblum, Buenos Vecinos: La Democracia de la Vida Cotidiana en América (Princeton, NJ: Princeton University Press, 2016).
36. P. Rucker, "Trump's Presidency Termina en 'American Carnage' mientras los alborotadores asaltan el Capitolio", El Correo de Washington, Enero 6, 2021.
37. E. Stewart, “Mira a John McCain defender a Barack Obama contra un votante racista en 2008”, Vox, 1 de septiembre de 2018.
38. B. Goosby et al., "La soledad y la salud de los adolescentes en la edad adulta temprana" Investigación sociológica 83, no. 4 (2013).
39. M. Arbeit et al., "Los jóvenes practicantes pueden contrarrestar el fascismo: lo que sabemos y lo que necesitamos" Revista de desarrollo juvenil 15, no. 5 (2020): 37-67.

[Fotografías: SHAY HORSE / NURPHOTO VÍA AP; FOTO AP / ROBERT QUEBRADO; AP FOTO / JESSICA GRESKO; FOTO AP / J. SCOTT APPLEWHITE]

Educador estadounidense, Otoño 2022