Sanando un mundo envenenado

La ciencia sin conciencia es la perdición del alma.
–FRANÇOIS RABELAIS, PANTAGRUEL

Cuidado de la salud AFT está comprometido con el avance de la equidad y la promoción del bienestar. A medida que nos esforzamos por publicar investigaciones e ideas de la más alta calidad para cultivar la salud de las personas y las comunidades, una de nuestras áreas centrales de enfoque será descubrir y desmantelar el racismo sistémico. En este artículo, Harriet A. Washington aborda el racismo ambiental; Al hablar de la crisis del agua en Flint, incluye una cita directa que usa la palabra N en su totalidad. La cuestión de cómo manejar ese lenguaje es difícil: respetamos la elección de Washington como académico afroamericano de transmitir todo el horror del acto racista, y también nos preocupa cómo puede afectar a nuestros lectores negros. Después de consultar con colegas, llegamos a la conclusión de que, en este caso, enfrentar la dura realidad del racismo es parte del camino a seguir. Por favor ayúdenos a reflexionar sobre nuestras prácticas compartiendo sus pensamientos sobre esta pregunta específica, o sobre nuestros esfuerzos más amplios para enfrentar la injusticia racial, enviándonos un correo electrónico a hc@aft.org.

–Editores

AFT Health Care Otoño 2020
In 1997, Tyrone Hayes, profesor de biología integrativa en la Universidad de California, Berkeley, fue contratado por una firma consultora llamada EcoRisk para evaluar los efectos de una sustancia química llamada atrazina en las ranas.1 La atrazina es un herbicida rentable y ampliamente distribuido, solo superado por el Roundup de Monsanto. Después de descubrir que concentraciones minúsculas dañaban drásticamente los sistemas endocrinos de las ranas, haciéndolas infértiles e incluso provocando que cambiaran de sexo,2 Hayes dirigió su atención a los humanos. Descubrió que la orina de los trabajadores agrícolas expuestos tenía 24,000 veces la cantidad de atrazina necesaria para castrar químicamente una rana.3 y que los hijos de mujeres expuestas sufren altas tasas de defectos de nacimiento.4

La empresa suiza Syngenta, que fabrica atrazina, lanzó una campaña para desacreditar el trabajo de Hayes. Incluso hizo aparecer representantes en conferencias académicas donde habló Hayes; esos representantes difundieron críticas personales mordaces, organizaron oposición a sus presentaciones y lo acusaron de fabricar datos. Los documentos internos de Syngenta publicados como parte de una demanda colectiva de 2014 revelan que Syngenta también conspiró para convencer a las revistas de que se retractaran de su trabajo e investigaran su vida privada.5 (Un Hayes descarado no estaba por encima de responder con irritación, a veces en coplas de rap mordaces.6)

Ciertamente, esta es una imagen inquietante de los científicos de la industria trabajando, pero la falta de respeto y el drama ocultan una tendencia que debería preocuparnos más: una inclinación científica por manipular los peligros estadísticos para eliminarlos.

Después de que Hayes informó por primera vez a los científicos de EcoRisk sobre la devastación hormonal provocada por la atrazina, dice que sugirieron maniobras estadísticas que "hicieron que los efectos parecieran desaparecer".7 Y aunque la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) determinó que esos niveles “bajos” de exposición a la atrazina no representan ningún peligro para la salud humana, las fuentes de la EPA son cuestionables. Menos de 1 de cada 5 documentos que utiliza la EPA para respaldar su toma de decisiones son revisados ​​por pares; peor aún, 1 de cada 2 son generados por científicos que tienen un interés económico en el resultado de la investigación.8

Estas distorsiones son importantes. Sabemos desde 2009 que 33 millones de estadounidenses beben agua contaminada con atrazina, y los estudios epidemiológicos relacionan la exposición prenatal a la atrazina con defectos de nacimiento, nacimiento prematuro y bajo peso al nacer, incluso en concentraciones extremadamente bajas.9

Los científicos a menudo actúan como si las exposiciones y las dosis muy bajas fueran inocuas, asumiendo tácitamente que existe un umbral por debajo del cual una exposición es benigna. Pero esto no es un hecho. De hecho, algunos productos químicos son inofensivos en dosis muy bajas. No es así en otros casos: la exposición persistente a niveles bajos de algunos venenos casi ubicuos causa más daño acumulativo que grandes dosis discretas de otros.10 Aún otras sustancias, como el plomo, no tienen un nivel seguro de exposición.11

Muchos países, como los de la Unión Europea, sospechan más de los productos químicos industriales incluso en dosis bajas. Requieren que se determine la seguridad de los productos químicos industriales antes de que entren en usos que puedan afectar a los seres humanos, una ilustración de lo que se conoce como principio de precaución. Pero los estadounidenses no seguimos el principio de precaución. Requerimos relativamente pocas pruebas de seguridad antes de su uso, por lo que generalmente nos enteramos de los peligros para la salud ambiental solo después de que las personas se exponen a ellos.

Una mayor vigilancia y pruebas de acuerdo con el principio de precaución ayudan a explicar por qué la atrazina está prohibida en Europa.12 pero la EPA ha aprobado aproximadamente 200 productos que contienen atrazina en los Estados Unidos.13 Las corporaciones estadounidenses a menudo mencionan el gasto adicional de las pruebas previas a la comercialización que se requerirían para seguir el principio de precaución, pero tienden a minimizar la importancia de ahorrar los gastos de prohibiciones, limpiezas y juicios, por no hablar de las vidas, la salud y el intelecto. de millones de estadounidenses envenenados cada año.
Para las industrias acusadas de envenenar a la población, la duda ha servido como un contraste útil contra el costo de la regulación y la restitución.14 Este escepticismo corporativo se articula con mayor frecuencia como una pregunta científica, es decir, "¿Existe realmente evidencia incontrovertible de que la atrazina en el agua potable (o el plomo en la pintura interior o el mercurio en los océanos) es un peligro que exige erradicación?"

Incontrovertible Es una palabra engañosa —cualquier hallazgo científico puede ser cuestionado— pero realmente hay evidencia abrumadora de que la miríada de sustancias tóxicas que se inyectan en nuestro medio ambiente y nuestros cuerpos constituyen peligros que exigen la erradicación. Tan seguro como la exposición a la radiación después de Chernobyl causó cánceres y muertes prematuras, la exposición constante a venenos ambientales actúa como una "radiación de fondo" invisible que nos ciega a la presencia de los daños sutiles pero profundos que genera en los vecindarios afectados.

Umbrales imaginarios y daños muy reales

AFT Health Care Otoño 2020
La baja exposición a metales pesados ​​(como plomo, mercurio y arsénico) y a productos químicos industriales probados de manera inadecuada (como PCB, DDT y otras sustancias tóxicas artificiales que persisten en el medio ambiente) dañan el cerebro y el sistema nervioso, lo que afecta el desarrollo adecuado del cerebro. Aunque pueden afectarnos a todos, estos tóxicos afectan de manera desproporcionada a las personas de los barrios de grupos raciales marginados, como los afroamericanos, así como a los más jóvenes. Los niños afroamericanos corren mayor riesgo. Por ejemplo, a medida que el envenenamiento por plomo desapareció de gran parte del país, continuó impidiendo el desarrollo de su cerebro, con déficits que desencadenaron la pérdida de puntos de CI, problemas de comportamiento y psicológicos, bajo rendimiento escolar y menor retención laboral.

"Socioeconómico" es una sábana semántica

A pesar de una gran cantidad de datos que documentan que hay concentraciones mucho mayores de plomo, PCB, otras sustancias químicas industriales y contaminación del aire en las comunidades de color, la semántica oculta esta poderosa conexión causal. Demasiados científicos, reporteros y funcionarios electos estadounidenses tienden a pasar por alto o restar importancia al papel de los prejuicios raciales, pasados ​​y presentes, en la creación de áreas residenciales donde la toxicidad ambiental se concentra en zonas de sacrificio pobladas por personas de color.

Los medios de comunicación populares y muchas revistas médicas revisadas por pares se han referido durante mucho tiempo a las áreas afectadas por químicos industriales, plomo, mercurio, arsénico, hidrocarburos y material particulado como vecindarios de “bajos ingresos” y “socioeconómicamente deprimidos”. Hasta 2016, incluso las víctimas de envenenamiento por plomo principalmente afroamericanas e hispanas de Flint, Michigan, fueron descritas como socioeconómicamente desfavorecidas, "pobres" o de clase baja. Solo después de que la pediatra cruzada Mona Hanna-Attisha condenó el objetivo15 Fue la naturaleza racial del peligro más ampliamente reconocida en los medios de comunicación.

Referirse a los riesgos como “socioeconómicos” es una caracterización semántica errónea que enturbia el panorama. Una descripción más precisa del problema señalaría la causa principal: el racismo ambiental. Los datos de publicaciones recientes dejan en claro que, aunque la pobreza pone a uno en un riesgo más alto de lo normal de vivir al otro lado de la calle de una estación de autobuses con eructos de gas, cerca de un sitio de eliminación de desechos de Superfund o en una comunidad cercada que colinda con un parque industrial, la raza es un factor de riesgo mucho mayor. Por ejemplo, un informe de 2014 determinó que los afroamericanos de clase media que ganan entre 50,000 y 60,000 dólares tienen más probabilidades de vivir en entornos muy contaminados que las personas blancas profundamente pobres con ingresos medios de 10,000 dólares.16

Mitología y Toxicología

La naturaleza “socioeconómica” de los ataques ambientales concentrados no es la única caracterización errónea de los riesgos que los datos han refutado durante mucho tiempo. La evaluación científica de los daños ambientales está lejos de ser objetiva. Está ensombrecido por creencias infundadas sobre la naturaleza de los productos químicos industriales y por francos conflictos de intereses que a menudo sirven a los intereses de la industria más que a los de la salud.

A nivel nacional, aproximadamente 60,000 químicos industriales comúnmente usados ​​en los Estados Unidos nunca han sido evaluados por sus efectos en humanos. En nuestro país, las pruebas de seguridad se realizan solo cuando se sospecha que una sustancia química es dañina. Pero incluso entonces, los hallazgos definitivos son esquivos y, a veces, se necesitan años o incluso décadas de costosas investigaciones para que surjan. Mientras tanto, el estándar de prueba exigido por las industrias que usan y diseminan estos productos químicos es a veces tan alto que masas de personas sufren los efectos de los productos químicos en el tiempo necesario para probar suficientemente su nocividad.

Con demasiada frecuencia, los científicos y líderes de la industria ya tienen evidencia de que sus químicos son dañinos, pero lo esconden. Por ejemplo, se desplegó a científicos que trabajaban para la industria del plomo para disuadir a los municipios de prohibir las tuberías de agua revestidas de plomo y se les permitió establecer sus propios "estándares" de exposición para su uso, empleando a sabiendas estándares que permitían una exposición generalizada al plomo en hogares y lugares de trabajo. La industria del plomo negó de manera similar la toxicidad de las emisiones de automóviles del gas con plomo (que usa tetraetil plomo como aditivo "antidetonante"), aunque los documentos internos de la industria revelaron que habían reconocido su naturaleza diabólicamente tóxica desde el comienzo de su investigación en la década de 1920. .17 Una vez que la toxicidad del plomo resultó innegable, la industria sostuvo que los niveles bajos de exposición no eran problemáticos. Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ahora afirman que no existe un nivel seguro de exposición al plomo, ha cambiado de señalar a los niños con 10 microgramos por decilitro de plomo en la sangre como un "nivel de preocupación" a pedir “Manejo de casos” entre niños con 5 microgramos por decilitro.18 Hace solo unos años, el Fondo de Defensa Ambiental estimó que miles de niños todavía están siendo envenenados (a un costo de $ 50 mil millones por año para la nación) porque nunca se completó la reducción del plomo.19

Ya sea que las llamemos mitologías, suposiciones infundadas, evaluaciones sesgadas por los intereses pecuniarios de la industria o simplemente hábitos de pensamiento, estas distorsiones nos impiden analizar y comprender adecuadamente el riesgo de exposiciones ambientales. Qué exposiciones son las más dañinas, qué tipos de daños causan y quién está en mayor riesgo; estos factores a menudo están distorsionados por esa miopía. Y en los últimos años, la situación se ha agravado.

Desde que Donald Trump nombró a Scott Pruitt, un cabildero que se describió a sí mismo como un "destacado defensor de la agenda activista de la EPA",20 como su primer jefe de la EPA, la agencia ha disminuido constantemente las protecciones que buscaban limitar la exposición a la toxicidad ambiental. En 2019, la EPA puso fin a las inspecciones no anunciadas de los sitios de la industria.21 y relajó las regulaciones de la era de Obama que requerían que las centrales eléctricas de carbón redujeran sus emisiones de carbono o cerraran, manteniendo así esas plantas como fuentes clave de contaminación por mercurio.22 Como vimos con el ejemplo de la atrazina, el proceso de toma de decisiones de la EPA es cuestionable en el mejor de los casos: evita el principio de precaución y se basa en gran medida en investigaciones patrocinadas por la industria y no revisadas por pares.

En este contexto —desprecio por el principio de precaución y por las comunidades de color que soportan la mayor parte de la carga— nos enfrentamos a dos desafíos enormes: la amenaza inmediata a las personas de color por el nuevo coronavirus y la amenaza de larga data para estas poblaciones por la exposición a sustancias tóxicas.

Coronavirus, en color

AFT Health Care Otoño 2020
COVID-19 ha surgido como una enfermedad que, como la infección por VIH, ataca y mata preferentemente a personas de color. La precisión de los datos reportados se ha visto comprometida por la escasez de pruebas y los informes inconsistentes, pero sigue siendo claro que los afroamericanos se han visto especialmente afectados, con una tasa de mortalidad ajustada por edad que es 3.6 veces mayor que la tasa de las personas blancas (por En comparación, las tasas de mortalidad informadas para asiáticos, latinos e indígenas estadounidenses son, respectivamente, 1.3, 3.2 y 3.4 veces más altas que la tasa de blancos en agosto).23

La especulación sobre por qué esto es culpa de los sospechosos habituales. A menudo se observa que los afroamericanos tienen menos probabilidades que los blancos de tener un médico personal o seguro médico y, por lo tanto, deben depender de los departamentos de emergencia que no son los lugares óptimos para la atención preventiva. Se observa con menos frecuencia que los cierres de hospitales en muchos vecindarios de color se han intensificado, dejando a comunidades enteras sin opciones médicas.  

También es el caso de que las personas de color tienen menos probabilidades de tener la opción de trabajar desde casa o practicar el distanciamiento social, ya sea en el lugar de trabajo o mientras usan el transporte público del que la mayoría depende: solo el 16.2 por ciento de los trabajadores hispanos y el 19.7 por ciento de los africanos. Los estadounidenses pueden trabajar de forma remota.24 Como ha señalado la epidemióloga Linda Goler Blount, presidenta y directora ejecutiva de Black Women's Health Imperative, “el 20 o el 25 por ciento de los negros y latinos tienen que subirse a un autobús, subirse a un tren e ir a algún lugar para trabajar en un trabajo donde están delante de la gente ".25 Incluso en el hogar, el distanciamiento social es difícil: las prácticas crediticias e hipotecarias sesgadas (como el marcado rojo) hacen que sea menos probable que una persona de color sea propietaria de su propia casa. Esto lo relega a la vida de apartamento, que también milita en contra del distanciamiento social cuando uno debe compartir pasillos, ascensores y espacios de vida abarrotados.

Entre los afortunados de tener algún equipo de protección personal, el uso obligatorio de máscaras presenta riesgos para la salud de los hombres afroamericanos que han sido acosados ​​por la policía y expulsados ​​de las tiendas por guardias de seguridad que afirman haber tomado las máscaras por posibles atuendos criminales, cuando la policía Los oficiales no están atacando preferentemente a personas de color por no usar máscaras en público. Algunos ciudadanos privados también se han aprovechado de los problemas de salud para agredir a las personas de color, aparentemente por no observar el distanciamiento social.26 Lo vimos por primera vez en la serie de ataques verbales y violentos contra personas de ascendencia asiática a quienes se culpó de lo que el presidente Trump, la persona que no hace mucho condenó la inmigración de "países de mierda".27—Eligió llamar al "virus chino".28 Los insultos y las amenazas a gritos aumentaron rápidamente a ataques con cuchillo.29 Estos ataques se extendieron a miembros de otros grupos étnicos, incluida Janie Marshall, una mujer afroamericana de 86 años con demencia que fue asesinada por otro paciente en el departamento de emergencias de un hospital de Brooklyn por "no observar el distanciamiento social" cuando se sintió débil y alcanzó un portasueros para estabilizarse.30

La escalada de xenofobia de acuerdo con el temor de la gente a la infección está lejos de ser un fenómeno nuevo: lo vimos en la violencia alrededor del brote de ébola de 2014. Más inquietantemente, denunciar a los enemigos como agentes de enfermedades patógenas ocupó un lugar destacado en la propaganda del Tercer Reich en la década de 1930 y en los genocidios de Ruanda y Bosnia en la década de 1990. Ya es hora de que reconozcamos, anticipemos y busquemos neutralizar esta tendencia cuando nos enfrentemos a una enfermedad emergente, especialmente a una de origen extranjero putativo.

Riesgo ambiental y coronavirus

También debemos reconocer las raíces ambientales de una mayor susceptibilidad al coronavirus. Es cierto que los grupos étnicos minoritarios sufren tasas elevadas de trastornos respiratorios, ciertos cánceres, trastornos renales, asma, inmunosupresión (incluso por tratamiento del cáncer y mantenimiento de trasplantes de órganos) y otras afecciones controvertidas, como la obesidad, que puede aumentar la susceptibilidad al COVID-19.31

Pero también es cierto que los factores de riesgo conocidos son causados ​​y exacerbados por las exposiciones ambientales que atacan preferentemente a las personas de color. El material particulado de la contaminación del aire crea una legión de enfermedades respiratorias.32 Los cánceres cuya terapia genera inmunosupresión son causados ​​con demasiada frecuencia por la mezcla de benceno, pesticidas, PCB y otros carcinógenos a los que las personas de color están expuestas de manera desproporcionada. Por lo tanto, muchos de los riesgos que se mencionan con frecuencia pueden ser desencadenantes inmediatos de la infección por coronavirus, pero vivir con la radiación de fondo de un entorno plagado de veneno es el factor de riesgo fundamental.33

Desafortunadamente, un mensaje que hemos escuchado muchas veces antes ha llegado a dominar las discusiones sobre las altas tasas de COVID-19 entre los afroamericanos y otras personas de color: culpar a la víctima. Inmediatamente después de la noticia de que los afroamericanos estaban sufriendo y muriendo de manera desproporcionada, un líder del Partido Republicano de Manhattan tuiteó: “¿Se trata de raza u obesidad? Parecería que las personas obesas son bastante peores. También los hombres, así como las personas que fuman y beben alcohol ”.34

Especificar fumar y beber invoca la responsabilidad personal, que es importante en muchos ámbitos de la salud, pero carece de sentido cuando se discuten los factores de riesgo que están más allá del control de una persona, como las condiciones de salud subyacentes, la proximidad a la toxicidad ambiental y la incapacidad de practicar el distanciamiento social y seguir manteniendo el trabajo. La obesidad, tácitamente la obesidad en los afroamericanos, como en el tuit, a menudo se menciona como un factor de riesgo, pero muchos cuestionan esto porque atacar a quienes tienen un IMC alto es una forma de discriminación socialmente aceptable. Es cierto que las personas obesas con COVID-19 tienen más probabilidades de ser hospitalizadas, reconocen algunos analistas, pero esto se debe a políticas que establecen la obesidad como criterio de hospitalización, no porque los obesos presenten un cuadro clínico más calamitoso.35 Culpar a la obesidad puede ser el resultado de prejuicios contra el sobrepeso, como sucedió cuando se consideró que era un factor de riesgo en la epidemia de "gripe porcina" H1N1. Un metanálisis de 2016 de estudios sobre el H1N1 y el peso no muestra un mayor riesgo de muerte por gripe porcina en personas con un IMC de 25 o más. Sin embargo, los pacientes con H1N1 de cuerpo más pequeño tuvieron más probabilidades de recibir tratamiento antiviral temprano, lo que hace que el sesgo, no el peso, sea el verdadero factor de riesgo para las personas con obesidad.36

Desafortunadamente, una larga historia de culpar a las personas de color por su enfermedad mediada por el medio ambiente precede a esta estigmatización. Cuando el envenenamiento grave se volvió imposible de ignorar, la industria del plomo trabajó para desviar la culpa a las víctimas. La Asociación de la Industria del Plomo culpó a los padres negros y puertorriqueños "ineducables" por hacer del envenenamiento por plomo un "problema de los barrios marginales".37 En Baltimore, los trabajadores de salud pública "enseñaron" a las amas de casa a limpiar usando Spic and Span, a alejar las cunas de las superficies con pintura descascarada,38 y “asumir la responsabilidad de sus hijos y vigilar que no coman anormalmente” (ignorando que el atractivo del plomo para los niños es que tiene un sabor dulce).39 El secretario de estado de Maryland del Departamento de Vivienda y Desarrollo Comunitario, Kenneth C. Holt, afirmó que las madres podrían estar causando intencionalmente el envenenamiento por plomo de sus hijos colocándose pesas de plomo en la boca.40 Sería reconfortante creer que hoy no se haría una acusación tan impactante y sin fundamento, pero Holt declaró esto en 2015. De manera muy similar, hace solo unos años, el funcionario de Flint, Phil Stairs, atribuyó la crisis del agua envenenada por plomo de Flint a “jodidos negros que no pagan sus facturas ".41

Si bien se necesitan acciones de salud y políticas inmediatas para reducir la devastación del COVID-19, también debemos enfrentar las manifestaciones del racismo, desde el legado de la esclavitud hasta el racismo ambiental, que hacen del impacto desproporcionado de la pandemia un ejemplo más de injusticia e inequidad. . Exponer el daño que se les está haciendo a nuestros hijos y exigir un cambio es la única forma de avanzar.

La exquisita vulnerabilidad de los jóvenes

AFT Health Care Otoño 2020
Como hemos visto, la industria a menudo descuenta las exposiciones a concentraciones “bajas”. Las cuentas de los medios a menudo cooperan minimizando las pequeñas exposiciones como inocuas, pero esto no ha sido probado. Por ejemplo, en 2000, los investigadores calcularon que una concentración de PCB de solo 5 partes por mil millones (ppb) en la sangre de una madre embarazada puede tener efectos adversos en el cerebro fetal en desarrollo, dando lugar a déficits de atención y coeficiente intelectual que parecen ser permanentes. Cinco ppb equivalen a cinco gotas en una piscina olímpica. Una concentración baja no significa un riesgo bajo.
Ignorar las dosis “infinitesimales” de metales pesados, productos químicos industriales e incluso la contaminación del aire valida el mensaje de la industria de que las concentraciones bajas son demasiado pequeñas para causar daño. ¿El resultado? Estas causas principales de enfermedad y muerte en los jóvenes a menudo se pasan por alto.

Como saben los científicos y ejecutivos de la industria, los más jóvenes suelen ser los más vulnerables. La exposición al mercurio en el útero a una concentración de 100 ppb aumenta significativamente los déficits de aprendizaje, pero un adulto expuesto a esta concentración no sufrirá ningún efecto perceptible. El consumo prolongado de agua del grifo con 20 partes por millón (ppm) de nitratos puede matar a un bebé, pero no afectar a un adulto. Y los niños expuestos a la radiación tienen una incidencia mucho mayor de cánceres que los adultos expuestos a los mismos niveles.

Los niños también sufren exposiciones que son mayores, relativamente hablando, que las de los adultos. Los niños beben más agua en relación con su tamaño que los adultos; su volumen pulmonar relativo también es mayor, lo que hace que inhalen proporcionalmente más aire con una mayor exposición a la contaminación del aire. El principal medio que tienen los bebés para explorar el mundo desconocido es llevarse objetos a la boca, y ni siquiera los gustos nocivos los disuadirán. Cuando se convierten en niños pequeños, su exposición a productos químicos industriales y metales pesados ​​aumenta a medida que comienzan a moverse de forma independiente, tragando objetos contaminados con la boca.

Además, un enfoque exclusivo en la cantidad esconde un elemento clave de la vulnerabilidad de los niños a las sustancias tóxicas. Paracelso declaró que la dosis produce el veneno, como lo ilustra la muerte en 2007 de una mujer de California que bebió dos galones de agua en tres horas para ganar un concurso de radio.42 Pero hoy sabemos que Paracelso tenía razón a medias; a veces, como ha señalado Philippe Grandjean, profesor de salud ambiental en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, el “sincronización hace el veneno ".43 Esto es especialmente cierto para los fetos y los niños en los dos primeros años de vida.

Las lesiones ambientales sutiles, como la alteración endocrina, los déficits cognitivos y las fallas reproductivas, a menudo provienen de exposiciones en momentos inadecuados. Por ejemplo, en muchas coyunturas clave durante el desarrollo fetal, incluso una exposición tóxica muy pequeña puede tener un efecto devastador, aunque la misma exposición un día antes o una hora después puede no tener ningún efecto.

Aproximadamente el 83 por ciento del desarrollo del cerebro tiene lugar durante los últimos tres meses de embarazo y los primeros dos años de vida. La niña aparentemente indolente dedica el 86 por ciento de su energía metabólica a construir un cerebro asombrosamente complejo al dirigir eventos que incluyen neurogénesis, diferenciación neuronal y mielinización.

Un niño que debe lidiar con la exposición ambiental nociva mientras dedica la mayor parte de su energía a construir un cerebro que funcione bien, descubre que el cerebro no puede hacer ambas cosas. El desarrollo del cerebro se verá afectado, lo que resultará en estructuras y conexiones mal formadas o incluso faltantes. Estos podrían manifestarse como defectos congénitos profundos o revelarse más sutilmente más adelante en forma de hitos del desarrollo perdidos, trastornos cognitivos o problemas de conducta, o en ocasiones se diagnostican erróneamente como afecciones psiquiátricas como los trastornos de conducta.

Muerte fetal en Flint

Con respecto al envenenamiento por plomo en Flint, dudo que algún aspecto de la tragedia pueda ser señalado como el peor. Pero el silencio a raíz de cientos de fetos muertos es ciertamente un candidato.

En 2017, los economistas de la salud encontraron que 218 a 276 niños más deberían haber nacido en Flint entre 2013 y 2015, y que estos "niños desaparecidos" sucumbieron a muerte fetal y abortos espontáneos causados ​​por la exposición al plomo en el agua como resultado del cambio temporal de la ciudad a un nuevo fuente de agua.44 Aún más impactante, el recuento de bebés desaparecidos se subestima significativamente porque la investigación incluyó solo muertes fetales en hospitales, no abortos espontáneos que ocurrieron antes de las 20 semanas de gestación.

El cambio de pureza del agua se restringió a un período específico, lo que permitió comparaciones claras de las tasas de fertilidad y salud fetal de Flint antes y después del cambio, cuando los fetos estuvieron expuestos a agua contaminada en el útero durante al menos un trimestre. Debido a que Flint fue la única ciudad en el área que cambió su suministro de agua, los estudios también podrían comparar significativamente los datos con las ciudades circundantes. Ninguna otra ciudad de Michigan registró tal caída en la fertilidad.

Lo realmente preocupante es que esta misma tragedia ocurrió en Washington, DC, varios años antes. Durante 2007 y 2008, cuando la ciudad sufrió su propia crisis de plomo, las muertes fetales provocadas por el plomo aumentaron hasta en un 42 por ciento. ¿No podrían haberse anticipado las muertes fetales en Flint y promulgarse protecciones para las mujeres embarazadas? O mejor aún, ¿no podría este peligro disuadir al gobierno de someter a las personas a exposiciones que enferman a los adultos y resultan letales para cientos de fetos?

Silencios raciales

La raza del niño afectado también es importante. Desterrar el envenenamiento por plomo entre los niños blancos, que tienen menos probabilidades de vivir en viviendas urbanas en ruinas o en comunidades cercadas, es una historia de éxito. (Aunque existen focos alarmantes de peligro que exigen una respuesta de salud pública enérgica; por ejemplo, en 2017 el Fondo de Defensa Ambiental encontró que el 27 por ciento de los alimentos para bebés muestreados, y el 100 por ciento de los alimentos para bebés de zanahorias y batatas muestreados, tenían niveles detectables de dirigir.45) Pero el flagelo del envenenamiento por plomo hace estragos entre los niños afroamericanos e hispanos. Casi todos los al menos 37,500 niños de Baltimore que sufrieron envenenamiento por plomo entre 2003 y 2015, por ejemplo, eran afroamericanos.

Los investigadores de la Universidad de Minnesota determinaron que el 69 por ciento de los niños hispanos, el 68 por ciento de los niños asiático-americanos y el 61 por ciento de los niños afroamericanos viven en áreas que exceden los estándares de ozono de la EPA, en comparación con solo el 51 por ciento de los niños blancos. Las personas de color respiran un 38 por ciento más de aire contaminado que las personas blancas y están expuestas a un 46 por ciento más de óxido de nitrógeno que las personas blancas.

Especialmente preocupante desde el punto de vista de la salud ambiental es el silencio sobre los peligros ambientales que reina durante el asesoramiento prenatal a las mujeres de color. Un médico explicó que conoce los peligros mayores, pero no abordó el tema con sus pacientes de color. Aunque la Dra. Naomi Stotland del Hospital General de San Francisco sabe que sus pacientes de bajos ingresos en el programa Medicaid de California probablemente tienen un mayor riesgo de exposición a tóxicos, dijo Scientific American que no habló con ellos sobre salud ambiental durante mucho tiempo. ¿Por qué? “Las circunstancias sociales son tan onerosas. Algunos colegas piensan que los pacientes ya están preocupados por pagar el alquiler, ser deportados o encarcelar a su pareja ”.46

Un aspecto fundamental de este problema es la exploración limitada de los peligros ambientales en la educación médica, incluso para los futuros obstetras y ginecólogos.47 Los profesionales de la salud servirían mejor a sus pacientes al hacer más preguntas relacionadas con las condiciones de vida (incluidos los contaminantes en la comunidad) y compartir más información sobre cómo minimizar la exposición a los peligros, especialmente en el asesoramiento prenatal. Pero abordar verdaderamente el problema y enfrentar la devastación del racismo ambiental tendrá que involucrar a toda la comunidad de investigadores.

La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia

AFT Health Care Otoño 2020
Estoy profundamente agradecido por los muchos investigadores que me prestaron su invaluable tiempo y experiencia mientras preparaba mi reciente libro. Una cosa terrible que desperdiciar: el racismo ambiental y su asalto a la mente estadounidense. Sin embargo, ocasionalmente hablé con científicos que señalaron la falta de evidencia de que las exposiciones fueran dañinas o existieran. Sopesar su escepticismo con los datos me hizo darme cuenta de que la ausencia de evidencia a veces refleja no inofensividad, sino un vacío de investigación.

La miopía que acecha a la investigación sobre el racismo ambiental se me reveló mientras me preparaba para discutir los peligros de la pesca de subsistencia entre los afroamericanos y otros grupos minoritarios. Al crecer en varios pueblos de la costa este y al norte del estado de Nueva York, y ocasionalmente viajando al Medio Oeste, vi pescadores urbanos por todas partes. Mi propio padre y sus amigos del centro de la ciudad hacían frecuentes excursiones al campo, donde pescaban y cazaban para complementar la dieta de sus familias. Incluso juntaron fondos para comprar un barco juntos.

Pero para las familias de pescadores urbanos, y especialmente para las mujeres embarazadas y las madres primerizas, la pesca de subsistencia presenta peligros para el cerebro de sus hijos, principalmente al exponerlos a PCB y mercurio. Sabemos que “a medida que los PCB ascienden en la cadena alimentaria [desde peces más pequeños como el olfato hasta la trucha de lago y, en última instancia, hasta los arenques y las gaviotas que se alimentan de ellos], sus concentraciones en los tejidos se pueden aumentar hasta 25 millones de veces”.48 El mercurio también aumenta. Quería que la gente entendiera que deberían elegir peces más pequeños en lugar de más grandes porque el mercurio se concentra en los depredadores que se encuentran más arriba en la cadena alimentaria, y que deberían elegir especies de peces que alberguen cantidades más bajas de mercurio. Sabía que muchas personas se adormecieron con una falsa sensación de seguridad cuando les dijeron que las vías fluviales cercanas a ellos solo tenían mercurio elemental. Lo que mucha gente no sabe es que bacterias comunes como la salmonela pueden transformar el mercurio elemental en el mercurio orgánico mucho más peligroso.

Pero cuando le planteé el tema a una toxicóloga de la Universidad Johns Hopkins, ella negó que fuera un problema. Los afroamericanos no se dedicaban a la pesca de subsistencia, dijo, por lo que no estaban en peligro. Cuando protesté porque lo había visto a menudo, respondió: “¿Dónde están los datos? No hay nada en la literatura nacional: si no está escrito allí, no existe."

Tenía razón en que no había datos nacionales recientes que documentaran la pesca de subsistencia por parte de afroamericanos; sin embargo pensé que estaba equivocada al negar que existía. Pero sin datos nacionales, ¿cómo podría hacer este caso? Llamé a Robert Bullard, padre del movimiento por la justicia ambiental, quien fue directo al meollo del asunto y declaró: "La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia".

Decidí abordar el tema, aunque sabía que podía descartarse como anecdótico. Pero afortunadamente, solo unas semanas antes de mi fecha límite, un informe nacional completo presentó datos que mostraban que los afroamericanos practicaban la pesca de subsistencia a un ritmo muy alto.49 El prefacio del informe denunciaba el hecho de que el fenómeno había sido ignorado durante tanto tiempo, y esta experiencia me impresionó de que no podemos encontrar patrones, tendencias y datos que no estemos buscando. La ausencia de evidencia puede hacer que pasemos por alto importantes desafíos de salud pública abordables, lo que refuerza los riesgos para la salud que decidimos no ver.

ALa información precisa en forma de datos y análisis es clave para resolver los problemas de salud que enfrentamos todos, desde el COVID-19 hasta el envenenamiento por plomo, atrazina y más. Pero también necesitamos lentes históricos y éticos que nos permitan reconocer y comprender adecuadamente cuándo hemos hecho la vista gorda ante el desastre al ocultar los daños raciales y culpar a las víctimas. Sobre todo, debemos resistirnos a permitir que la búsqueda de esa entidad mítica “ciencia pura” triunfe sobre la compasión que es un elemento esencial del trabajo de salud pública.

Quizás el Dr. Irving Selikoff lo dijo mejor: "Nunca olvides que los números en tus tablas son destinos humanos, aunque las lágrimas se han lavado".50


Harriet A. Washington es escritora científica, editora y especialista en ética. Ha sido Shearing Fellow en el Black Mountain Institute de la Universidad de Nevada, investigadora en Ética Médica en la Facultad de Medicina de Harvard, investigadora senior en el Centro Nacional de Bioética en la Universidad de Tuskegee y académica visitante en la Facultad de Derecho de la Universidad DePaul. . Ha recibido becas en la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard y en la Universidad de Stanford. Ella es la autora de Una cosa terrible que desperdiciar: el racismo ambiental y su asalto a la mente estadounidense, Apartheid médico, varios otros libros y numerosos artículos.

Notas finales

1. D. Slater, "The Frog of War", Mother Jones, Febrero de 2012, www.motherjones.com/environment/2012/02/tyrone-hayes-atrazine-syngenta-….
2. "The Frog Scientist", Qué esta pasando (blog), Dennison University, 24 de febrero de 2014,
3. T. Hayes, “Interrupción endocrina, justicia ambiental y la torre de marfil”, marzo de 2018, TEDxBerkeley, https://www.youtube.com/watch?v=Hu0IXMTFY9Q.
4. "The Frog Scientist", Qué esta pasando 3.
5. C. Howard, "Pest Control: Syngenta's Secret Campaign to Discredit Atrazine's Critics", 100 reporteros, Junio ​​17, 2013.
6. H. Nolan, "El científico más enojado del mundo ...", Gawker (blog), 23 de agosto de 2010.
7. Slater, "La rana de la guerra".
8. Slater, "La rana de la guerra".
9. Slater, "La rana de la guerra"; C. Duhigg, "Debatir cuánto herbicida es seguro en su vaso de agua", New York Times, 22 de agosto de 2009; PD Winchester, J. Huskins y J. Ying, "Agrichemicals in Surface Water and Birth Defects in the United States", Acta Pædiatrica 98, no. 4 (2009): 664–69; y EC Marquez y KS Schaffer con G. Aldern y K. VanderMolen, Niños en primera línea: cómo los pesticidas están socavando la salud de los niños (Oakland, CA: Red de Acción sobre Plaguicidas de América del Norte, 2016), http://www.panna.org/sites/default/files/KOF-report-final.pdf.
10. A menos que se indique lo contrario, la investigación, los eventos y otras afirmaciones de este artículo están ampliamente documentados en dos de mis libros recientes, Una cosa terrible que desperdiciar: el racismo ambiental y su asalto a la mente estadounidense (Ciudad de Nueva York: Little, Brown Spark, 2019) y Locura infecciosa: la ciencia sorprendente de cómo "capturamos" las enfermedades mentales (Ciudad de Nueva York: Little, Brown and Company, 2015).
11. “Envenenamiento por plomo y salud: hechos clave”, Organización Mundial de la Salud, 23 de agosto de 2019, https://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/lead-poisoning-and-hea….
12. E. Grossman, "What You Need to Know About the EPA's Assessment of Atrazine", Civil Come, Junio ​​6, 2016, https://civileats.com/2016/06/06/what-you-need-to-know-about-the-epas-a….
13. FT Farruggia, CM Rossmeisl, JA Hetrick, M. Biscoe, R. Louie-Juzwiak y D. Spatz, Riesgo ecológico refinado para la atrazina (Washington, DC: División de Riesgo Ambiental III, División de Destino y Efectos Ambientales, 2016): 38.
14. D. Michaels, La duda es su producto: cómo el asalto de la industria a la ciencia amenaza su salud (Ciudad de Nueva York: Oxford University Press, 2008).
15. M. Hanna-Attisha, J. LaChance, RC Sadler y A. Champney Schnepp, "Niveles elevados de plomo en sangre en niños asociados con la crisis del agua potable de Flint: un análisis espacial del riesgo y la respuesta de salud pública", Revista Americana de Salud Pública 106, no. 2 (2016): 283-90.
16. P. Orum, ¿Quién está en peligro? Raza, pobreza y desastres químicos (Brattleboro, VT: Alianza de Justicia Ambiental y Salud para la Reforma de Políticas Químicas, 2014), https://ej4all.org/assets/media/documents/ej4all-Who'sInDangerReport.pdf; y L. Downey y B. Hawkins, “Raza, ingresos y desigualdad ambiental en los Estados Unidos”, Perspectivas sociológicas 51, no. 4 (2008): 759-81.
17. J. Lincoln Kitman, "The Secret History of Lead", Nation, 2 de marzo de 2000, https://www.thenation.com/article/archive/secret-history-lead/.
18. "Niveles en sangre en niños", Centro Nacional de Salud Ambiental, https://www.cdc.gov/nceh/lead/ACCLPP/Lead_Levels_in_Children_Fact_Sheet…; y “Prevención del envenenamiento por plomo en la niñez, niveles de plomo en la sangre en los niños”, Centros para el Control de Enfermedades, 28 de mayo de 2020, https://www.cdc.gov/nceh/lead/prevention/blood-lead-levels.htm.
19. T. Neltner, "El progreso requiere vigilancia para reducir la exposición de los niños al plomo", Fondo de Defensa Ambiental (blog), abril 21, 2017, http://blogs.edf.org/health/2017/04/21/progress-on-lead-takes-vigilance/.
20. S. Detrow, "Scott Pruitt confirmado como líder de la Agencia de Protección Ambiental", Política de NPR, Febrero 17, 2017.
21. M. Green, "La EPA detiene las inspecciones sorpresa de plantas de energía y productos químicos", La colina, Julio 18, 2019.
22. J. Eilperin y B. Dennis, "La EPA reducirá las reglas federales que restringen los desechos de las centrales eléctricas de carbón", El Correo de Washington, Noviembre 3, 2019.
23. K. Stafford, M. Hoyer y A. Morrison, "El clamor por los datos raciales crece a medida que el virus ataca a los estadounidenses negros", ABC News, Abril 8, 2020.
24. E. Gould y H. Shierholz, “No todo el mundo puede trabajar desde casa: los trabajadores negros e hispanos tienen muchas menos probabilidades de poder trabajar a distancia”, Economía laboral (blog), Economic Policy Institute, 19 de marzo de 2020, www.epi.org/blog/black-and-hispanic-workers-are-much-less-likely-to-be-….
25. C. Bunn, "Los expertos en salud negra dicen que los comentarios del cirujano general reflejan la falta de conciencia de la comunidad negra", NBC News, Abril 15, 2020.  
26. J. Jouvenal y M. Brice-Saddler, “La aplicación del distanciamiento social está aumentando. También lo es la preocupación de que los residentes negros y latinos puedan enfrentar un trato más severo ”, El Correo de Washington, Mayo 10, 2020.
27. IX Kendi, "El día que Shithole entró en el léxico presidencial", El Atlántico, Enero 13, 2019.
28. J. Viala-Gaudefroy y D. Lindaman, "Donald Trump's 'Chinese Virus': The Politics of Naming", La conversación, Abril 21, 2020.
29. J. Reinstein, "Un hombre que supuestamente intentó matar a una familia asiático-estadounidense debido al coronavirus podría enfrentar cargos por delitos de odio", Noticias de BuzzFeed, Abril 1, 2020.
30. E. Sandoval, "86 años de edad es asesinado en urgencias por distanciamiento social", New York Times, Abril 8, 2020.
31. C. Harrison "Covid-19 no discrimina por peso corporal", Con conexión de cable, Abril 17, 2020.
32. X. Wu, RC Nethery, MB Sabath, D. Braun y F. Dominici, COVID-19 PM2.5, Un estudio nacional sobre la exposición a largo plazo a la contaminación del aire y la mortalidad por COVID-19 en los Estados Unidos: A Estudio transversal a nivel nacional (Universidad de Harvard, 2020) https://projects.iq.harvard.edu/covid-pm.
33. H. Washington, "Cómo el racismo ambiental está alimentando la pandemia del coronavirus", Naturaleza, Mayo 19, 2020, https://www.nature.com/articles/d41586-020-01453-y.
34. R. Fiore (@Robert_Fiore), “¿Se trata de raza u obesidad? Parecería que las personas obesas están peor. También los hombres y las personas que fuman y beben alcohol ”, tuitea a @MarkLevineNYC, 4 de abril de 2020, https://twitter.com/Robert_Fiore/status/1246483741125611521?s=20.
35. C. Harrison, "Covid-19 no discrimina por peso corporal", Con conexión de cable, Abril 17, 2020, www.wired.com/story/covid-19-does-not-discriminate-by-body-weight/.
36. Y. Sun, Q. Wang, G. Yang, C. Lin, Y. Zhang y P. Yang, “Peso y pronóstico de la infección por influenza A (H1N1) pdm09 durante el período pandémico entre 2009 y 2011: una Revisión de estudios observacionales con metaanálisis " Enfermedades infecciosas 48, no. 11 – 12 (2016): 813 – 22.
37. D. Rosner y G. Markowitz, "'Un problema de viviendas en barrios marginales y padres relativamente ignorantes': Una historia de culpabilidad de las víctimas en la industria del pigmento de plomo", Justicia Ambiental 1, no. 3 (2008): 159-68.
38. Prevención de la intoxicación por plomo en niños pequeños (Atlanta, GA: Centros para el Control de Enfermedades, Departamento de Salud y Servicios Humanos, 1985), https://www.cdc.gov/nceh/lead/publications/plpyc1985.pdf.
39. Ciento cuadragésimo sexto informe anual (Baltimore, MD: Departamento de Salud, 1960), https://health.baltimorecity.gov/sites/default/files/City%20of%20Baltim… 207.
40. B. Sears, "Holt: Las mamás pueden envenenar deliberadamente a los niños con pesas de plomo", Daily Record (Baltimore, MD), 15 de agosto de 2015, https://thedailyrecord.com/2015/08/15/holt-lead-poison-fishing-weights/.
41. B. Edwards, "Flint, Michigan, funcionario dimite después de ser atrapado en una cinta culpando de la crisis del agua a 'negros' que 'no pagan sus facturas'", La Raíz, Junio ​​5, 2017, www.theroot.com/flint-official-resigns-after- being-catch-on-tape-blami….
42. Associated Press, "Mujer muere después de participar en un concurso de beber agua", Los Angeles Times, Enero 14, 2007.
43. P. Grandjean, "Paracelso revisitado: el concepto de dosis en un mundo complejo", Farmacología y toxicología básica y clínica 119, no. 2 (2016): 126-32.
44. D. Grossman y D. Slutsky, "El efecto de un aumento de plomo en el sistema de agua sobre la fertilidad y los resultados del parto: el caso de Flint, Michigan", Serie de documentos de trabajo en economía teórica y aplicada, Universidad de Kansas, Departamento de Economía (2017), http://www2.ku.edu/~kuwpaper/2017Papers/201703.pdf, 17 25-. 
45. T. Neltner, "Los últimos datos federales sobre el plomo en los alimentos sugieren que el progreso realizado en 2016 fue fugaz", Fondo de Defensa Ambiental (blog), 3 de octubre de 2019.
46. ​​J. Kay, "¿Deberían los médicos advertir a las mujeres embarazadas sobre los riesgos ambientales?" Scientific American, Diciembre 10, 2012.
47. V. Tinney et al., "La educación médica para obstetras y ginecólogos debe incorporar la salud ambiental", American Journal of Obstetrics and Gynecology 212, no. 2 (2015): 163-66.
48. T. Colburn, D. Dumanoski y J. Peterson Myers, Nuestro futuro robado: ¿Estamos amenazando nuestra fertilidad, inteligencia y supervivencia? Una historia de detectives científicos (Ciudad de Nueva York: Plume, 1997), 27.
49. K. Butler, J. Hamann, J. Ross y G. Snyder, "La EPA debe proporcionar liderazgo y una mejor orientación para mejorar las comunicaciones de asesoramiento sobre riesgos de pesca", informe no. 17-P-0174, Oficina del Inspector General de la EPA, 12 de abril de 2017,
https://epa.gov/sites/production/files/2017-04/documents/_epaoig_201704….
50. B. Revisión de Spittle de P. Grandjean, "Sólo una oportunidad: cómo la contaminación ambiental afecta el desarrollo del cerebro y cómo proteger el cerebro de la próxima generación", Fluoruro 46, no. 2 (2013): 52-58.

[ilustraciones de Ojima Abalaka]

cuidado de la salud aft, Otoño 2020