Invertir en nuestro futuro

Aprender de nuestra historia para construir una sociedad más sana y equitativa

Cuidado de la salud AFT

Convertirse en enfermera fue la elección obvia para Oliver Isleta.

La economía en Filipinas, su país de origen, estaba floja y él quería tener una mejor vida en el extranjero…. Entonces, después de estudiar enfermería en la ciudad de Davao, emigró a los Estados Unidos en 2006 para tomar sus exámenes de la junta.

Primero vivió en Bridgeport, Connecticut, en un dormitorio con otras enfermeras filipinas, antes de mudarse a Fresno, al piso de la abuela detrás de la casa de su hermana. Los turnos nocturnos de doce horas en el Community Regional Medical Center dejaron a Isleta tan cansada que apenas podía caminar en los días libres….

Su salario regresó al extranjero a parientes en Davao, donde su esposa y su hijo Matthew contaron sus visitas anuales, programadas para coincidir con el cumpleaños de Matthew en abril, y esperaban ... reunirse con él en California.

El 1 de septiembre [2020] ese futuro desapareció, cuando Isleta falleció por complicaciones del COVID-19 en Comunidad Regional.1

La historia de Isleta no es única. Las enfermeras filipinas específicamente, y las personas de color en general, han sido puestas en peligro de manera desproporcionada durante la pandemia, pero también mucho antes.

Este artículo trata sobre las debilidades que crea el racismo estructural en nuestra nación, particularmente en nuestros enfoques de la atención médica y la salud pública. Si está buscando recomendaciones sobre cómo comenzar a resolver nuestros desafíos de larga data, haga clic en aquí para saltar a la sección siguiente. Si está interesado en comprender la naturaleza racial de nuestra economía y de nuestra desinversión en bienes públicos (incluida nuestra lucha política para brindar cobertura médica para todos), siga leyendo. Los autores exploran las reacciones dramáticamente diferentes de nuestra sociedad a las epidemias de crack (negro) versus opioides (blanco) y nuestro viaje colonialista para confiar en enfermeras como Isleta. En el camino, explican que ambos tienen sus raíces en el capitalismo racial, que sistemáticamente subestima el trabajo, la salud y la vida de las personas de color, y señalan un camino a seguir para evitar las crisis en cascada de la pandemia de COVID-19. en el futuro.

–EDITORES

TLa pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto desastroso en países de todo el mundo, y nuestras respuestas colectivas han demostrado, con gran detalle, las desigualdades arraigadas en nuestros sistemas. Al comienzo de la pandemia, debido a la respuesta lenta e inconexa del país, Estados Unidos se convirtió rápidamente en el epicentro mundial de COVID-19. Y, sin embargo, lo que eso significaba para la vida diaria variaba enormemente. Desde los profesionales del teletrabajo que reciben sus comestibles hasta los trabajadores del almacén que luchan por cumplir con los pedidos hasta las enfermeras que atienden a los pacientes que mueren en los pasillos, el impacto de esta pandemia ha sido drásticamente diferente para cada persona dependiendo de su lugar en nuestra sociedad. Rápidamente surgieron dos lecciones claras: primero, que los casos de COVID-19 y las muertes causaron estragos de manera desproporcionada en los grupos raciales y étnicos marginados. En segundo lugar, que estas desigualdades fueron, en gran parte, consecuencias del racismo estructural incrustado en el tejido social de los Estados Unidos.

A pesar de los avances logrados durante los movimientos de derechos civiles del siglo XX,1 las personas de color siguen estando desproporcionadamente marginadas, sobrerrepresentadas en comunidades segregadas con infraestructura en ruinas y oportunidades severamente limitadas. La desinversión histórica y persistente por parte de entidades públicas y privadas es tan extensa que durante la pandemia, las recomendaciones básicas de salud pública de higiene de manos y autocuarentena han sido desafiantes, si no imposibles, de seguir.2 Vivienda deficiente, condiciones de hacinamiento,* y el agua limitada y / o insegura ha obstaculizado nuestra capacidad colectiva para frenar la propagación del COVID-19.

Muchos de nuestros “trabajadores esenciales” más expuestos y menos visibles son de estos vecindarios segregados racial y económicamente. Como la mayoría de los estadounidenses, especialmente en los estados que rechazaron la expansión de Medicaid, estos trabajadores dependen de un seguro médico anémico patrocinado por el empleador.3 o debe reducir otras necesidades básicas para comprar planes de la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio para poder obtener cualquier nivel de atención de rutina. E incluso si tienen cobertura, es difícil de usar porque con demasiada frecuencia no tienen licencia por enfermedad pagada.4 Estos mismos trabajadores están lejos de las tiendas de abarrotes con verduras frescas asequibles y cerca de contaminadores como estaciones de autobuses y zonas industriales; también tienen tasas más altas de diabetes, enfermedades cardíacas y asma y es más probable que tengan servicios de atención médica con escasos recursos y personal.5

Estas desigualdades estructurales hacen más que hacernos vulnerables como comunidades aisladas: nos hacen vulnerables como nación, reduciendo nuestra capacidad para resistir y recuperarnos de los desastres. Nuestra crisis nacional de vivienda y la inseguridad alimentaria nos hacen vulnerables a la próxima pandemia. Las condiciones laborales precarias e inequitativas y la falta de licencia por enfermedad remunerada nos hacen vulnerables a la próxima pandemia. Nuestra dependencia de las prisiones y cárceles para hacer frente a los problemas sociales y de salud pública nos hace vulnerables a la próxima pandemia. Nuestros sistemas de salud mal coordinados y centrados en las ganancias nos hacen vulnerables a la próxima pandemia. Nuestras políticas de inmigración, el descuido sistemático de los ancianos y la falta de educación y cuidado infantil temprano nos hacen vulnerables a la próxima pandemia. Las profundas desigualdades estructurales nos hacen más vulnerables a la próxima pandemia.

Ha sido necesaria la pandemia de COVID-19 para que algunos vean las desigualdades en funcionamiento en nuestra vida cotidiana, pero este reconocimiento ahora nos da la oportunidad de corregir el rumbo. Es hora de revivir la idea de bienes públicos y reavivar nuestro compromiso con nuestro bienestar colectivo, no solo individual. Nunca en la historia reciente ha sido más clara la necesidad de desmantelar las barreras estructurales e institucionales a la equidad en salud.

Por qué la raza es importante, incluso cuando parece irrelevante

Cuidado de la salud AFT
La pandemia de COVID-19 destacó las muchas formas en que las condiciones de salud no operan en igualdad de condiciones. Prácticamente todos los resultados sociales y de salud se basan en la raza y el origen étnico. ¿Pero por qué? Como explicaremos, en el corazón de las muchas causas entrelazadas está la dificultad de desmantelar el racismo dentro de nuestra sociedad. El racismo va mucho más allá de la discriminación interpersonal; “tiene una base estructural y está arraigada en una política social de larga data”.6 Cuando describimos el racismo como estructural, nos referimos a "la totalidad de las formas en que las sociedades fomentan la discriminación racial a través de sistemas de vivienda, educación, empleo, ingresos, beneficios, crédito, medios de comunicación, atención médica y justicia penal que se refuerzan mutuamente".7 Estos sistemas apuntalan los prejuicios, valores e inequidades existentes en la distribución de recursos. El racismo estructural en sí mismo puede ser difícil de ver, pero sus resultados, como las disparidades en el seguro médico y el acceso a la atención preventiva, no lo son.

A muchos de nosotros en los Estados Unidos nos gustaría dejar atrás la esclavitud, Jim Crow, la segregación y el racismo. Mucha gente piensa que si dejamos de hablar de esta historia y nos acercáramos a cada individuo por sus propios méritos, las disparidades raciales desaparecerían. Ojalá fuera cierto. Pero nuestras condiciones actuales son el producto de cientos de años de creencias culturales y decisiones políticas, y se necesitará una gran cantidad de esfuerzo colectivo y concertado para hacer de Estados Unidos el campo de juego nivelado que aspiramos a ser. Aunque hemos avanzado en las últimas décadas, el racismo estructural sigue incrustado en el tejido social, económico y político de nuestro país; es más prominente en nuestro bajo nivel de inversión en bienes públicos, como infraestructura, salud pública y la red de seguridad social (por ejemplo, Medicaid, Medicare, Seguridad Social y educación superior asequible).

La austeridad con respecto a los bienes públicos comenzó poco después de que el movimiento de derechos civiles comenzara a abrir nuestros bienes públicos a los afroamericanos en las décadas de 1950 y 1960. No solo ha llevado a la vulnerabilidad estructural general del país a las principales amenazas para la salud pública, como la pandemia de COVID-19, sino que también ha estado en la raíz de las luchas de la clase trabajadora blanca.8 El compromiso con la privatización y la desregulación ha sido un problema grave desde que comenzó a cobrar impulso en los años ochenta. Debido a los legados de la esclavitud y las políticas de inmigración discriminatorias y luego la segregación de la vivienda, el empleo y los servicios, las personas de color ocuparon en gran medida los niveles más bajos de nuestra estructura económica y sintieron el impacto inicial de estas políticas con más fuerza. Por el contrario, las comunidades de clase trabajadora blanca estaban mayormente protegidas de sentir los impactos mientras el sector privado estuviera en auge en las comunidades de clase trabajadora blanca. Fue necesaria la Gran Recesión de 1980 y la pandemia de COVID-2008 para llevar todos los impactos de nuestras políticas altamente injustas, en las que los ricos acumulan una riqueza inimaginable mientras que los gobiernos no pueden pagar por bienes públicos básicos como la atención médica para todos, a una franja más amplia. de las clases media y trabajadora.

Aún así, comprender la naturaleza racial de las políticas aparentemente no raciales puede ser muy difícil. Aquí, ofrecemos dos estudios de caso para examinar lo que podrían parecer iniciativas de raza neutral: nuestras reacciones divergentes a las epidemias de crack y opioides y nuestra dependencia de las enfermeras filipinas. En el camino, exploramos brevemente el sueño americano que se desvanece y por qué la versión estadounidense de mercado libre el capitalismo es realmente racial capitalismo.

Políticas de drogas racializadas

La política de drogas moderna se remonta al menos hasta la década de 1960, cuando el consumo de drogas recreativas aumentó junto con los estilos de vida contraculturales de "encender, sintonizar, abandonar" y los informes de que el 15 por ciento de los soldados estadounidenses en Vietnam eran adictos a la heroína causaron pánico en el hogar.9 Sin embargo, cuando el presidente Richard Nixon declaró la guerra a las drogas en 1971, la narrativa dominante en nuestra sociedad describía el consumo de drogas como una patología criminal inherente a las comunidades urbanas, negras y latinx de bajos ingresos, una que solo podría erradicarse con una vigilancia policial agresiva. y duras penas de prisión. Esa narrativa es bien conocida. Pero no tan bien conocida es la motivación política para ello: en una entrevista de 1994, John Ehrlichman, quien se había desempeñado como asesor de política interna de Nixon, dijo:

La campaña de Nixon en 1968, y la Casa Blanca de Nixon después de eso, tenían dos enemigos: la izquierda pacifista y [B] la falta de gente…. Sabíamos que no podíamos hacer que fuera ilegal estar en contra de la guerra o de la [B] carencia, pero al hacer que el público asociara a los hippies con la marihuana y a la [B] carencia con la heroína, y luego criminalizar a ambos fuertemente, podríamos alterar esas comunidades. Podríamos arrestar a sus líderes, asaltar sus hogares, interrumpir sus reuniones y difamarlos noche tras noche en las noticias de la noche. ¿Sabíamos que mentíamos sobre las drogas? Por supuesto que lo hicimos.10

Cuidado de la salud AFT
Dado el éxito con el que se arraigó esta narrativa en la década de 1970, no sorprende que el presidente Ronald Reagan la diera más en la década de 1980 cuando el crack se abría paso en las calles urbanas. Si bien el crack no fue relegado únicamente a las comunidades urbanas negras y latinx, la narrativa en torno a la epidemia de crack fue una de hombres negros y latinx como miembros de pandillas, demonios y depredadores que merecían ser castigados, y de madres negras y latinx como desviadas cuya patología las adicciones condenaron a sus hijos (“bebés drogadictos”) a una vida de permanente desventaja. Este nuevo frente en la guerra contra las drogas impulsó el encarcelamiento masivo; se concentró en comunidades negras segregadas y, en menor medida, latinx.11

Y, sin embargo, al mismo tiempo, los profesionales de Wall Street y las estrellas de Hollywood eran famosos por consumir cocaína en polvo, pero rara vez enfrentaban consecuencias.12 Biológicamente, hay poca diferencia entre la cocaína y el crack, lo que hace que la naturaleza racial de la llamada guerra contra las drogas sea especialmente clara. Según la Ley contra el Abuso de Drogas de 1986, la distribución de solo 5 gramos de crack conllevaba una pena de prisión federal mínima de cinco años, en comparación con 500 gramos de cocaína en polvo por la misma pena.

La única diferencia real entre el crack y la cocaína en polvo era que el crack era mucho más barato y más accesible para los estadounidenses pobres, especialmente los estadounidenses negros en vecindarios segregados que sufrían décadas de desinversión. Aún así, las personas de color fueron atacadas aún más a través de acciones policiales discriminatorias y enjuiciamientos. En 2003, en el apogeo del encarcelamiento masivo, más del 66 por ciento de los consumidores de crack eran blancos o hispanos / latinx, pero constituían solo el 18 por ciento de los acusados ​​condenados bajo la dura ley federal de sentencias, mientras que los negros constituían un enorme 81 por ciento.15 Los impactos de esta aplicación desproporcionada de leyes inequitativas no se han limitado a aquellos que están encerrados; familias y comunidades han sido destrozadas, tal como lo pretendía Nixon.

Cuidado de la salud AFT
Ahora considere la narrativa muy diferente que se ha construido para la crisis de los opioides: las representaciones de los medios se enfocan en los usuarios de opioides como estadounidenses blancos en su mayoría rurales y suburbanos que son víctimas de compañías farmacéuticas depredadoras y con fines de lucro.17 Los políticos exigen tratamientos y juicios contra las empresas farmacéuticas, no sentencias duras para los consumidores de opioides. En una audiencia del Congreso en julio de 2017, Brian Moran, secretario de seguridad pública y seguridad nacional de Virginia, dijo: "No podemos salir de la crisis de adicción a la heroína y los opiáceos mediante arrestos".18

Ahora, mientras los estadounidenses blancos de clase media y trabajadora están sintiendo los impactos de nuestras décadas de desinversión en bienes públicos, tenemos una narrativa centrada en las "muertes por desesperación": suicidios relacionados con armas, sobredosis de drogas y relacionados con el alcohol. fallecidos.19 Estas muertes están vinculadas retóricamente a lugares donde la manufactura y otros trabajos manuales han desaparecido, y donde las comunidades que anteriormente apoyaban a estas industrias están experimentando altos costos sociales asociados.

En las conversaciones sobre la adicción a los opioides y las muertes por desesperación, una gran parte de la explicación es la pérdida del empleo con propósito y de la esperanza en general. Por supuesto, estos son los mismos mecanismos que estuvieron en juego con la epidemia del crack en los vecindarios segregados y sin inversiones. La adicción es un problema de salud conductual que surge cuando hay una pérdida de propósito y esperanza, independientemente de la raza o el origen étnico. Dos décadas antes de la conceptualización de las muertes por desesperación, el renombrado sociólogo negro William Julius Wilson describió una conexión similar entre la disminución de las oportunidades laborales en las comunidades negras urbanas y el aumento de los problemas sociales y de salud.20 Sin embargo, los cambios económicos por sí mismos no tienen por qué conducir a la desesperación; es la combinación del cambio económico y la falta de bienes públicos —la falta de programas sólidos de reentrenamiento laboral y suficiente asistencia para evitar la pobreza familiar mientras se dedican a reentrenamiento, por ejemplo— lo que hace que una persona pierda la esperanza. Esta pérdida de esperanza y propósito es un problema estadounidense colectivo, un síntoma del sueño americano que se desvanece.

Cuidado de la salud AFT
TLa promesa del sueño americano es que con suficiente trabajo duro y determinación, cualquiera puede tener una vida mejor. El significado de "una vida mejor" varía, pero una forma de medirlo es comparando los ingresos entre generaciones. Si bien el 92 por ciento de los niños nacidos en 1940 ganaron más que sus padres a la edad de 30 años, ese fue el caso de solo la mitad de los niños nacidos en 1984.21 ¿Qué sucedió? Aumento de la desigualdad. Ha habido mucho crecimiento económico, pero no se ha distribuido de manera justa (para obtener más detalles, consulte el artículo "Política moral = buena economía"). Los frutos de nuestro trabajo se han acumulado principalmente en los que están en la cima, especialmente en los últimos años.

No es sorprendente que esta pérdida de movilidad socioeconómica ascendente también esté marcada por la raza y el origen étnico. Los datos recopilados entre 1989 y 2015 muestran que los afroamericanos y los nativos americanos han experimentado tasas más bajas de movilidad ascendente y tasas más altas de movilidad descendente que los estadounidenses blancos.22 Estas disparidades alimentan las brechas intergeneracionales de recursos. Según los datos recopilados entre 2017 y 2019, por cada dólar que ganaban los trabajadores blancos, los trabajadores negros ganaban 76 centavos, los trabajadores latinx ganaban 73 centavos y los trabajadores nativos americanos / indios americanos ganaban 77 centavos23—No mucho mejor que las brechas de ingresos raciales en 1978.24

Las disparidades raciales en la riqueza (p. Ej., Activos como cuentas de ahorro y valor líquido de la vivienda) son mayores que las de ingresos y educación, y la riqueza hace una contribución incremental a la salud y las disparidades de salud por encima de los ingresos y la educación.25 Por cada dólar de riqueza que tienen los hogares blancos, los hogares negros tienen 10 centavos y los hogares latinos 12 centavos.26 Debido a nuestras inversiones públicas mínimas y redes de seguridad social débiles, los estadounidenses dependen principalmente de redes de seguridad individuales y privadas cuando surgen emergencias como la pandemia de COVID-19; de modo que la distribución desigual de las reservas familiares privadas entre generaciones polariza aún más las experiencias de los que tienen y de los que no tienen.

Juntos, lo que estos resultados nos dicen es que necesitamos reducir colectivamente la desigualdad de ingresos entre barrios, clases y líneas raciales, mientras enfatizamos específicamente la movilidad social ascendente de las personas que han sido sistemáticamente excluidas de las oportunidades de ascenso.

Capitalismo racial

Para abordar la desigualdad de ingresos y la movilidad social en nuestra población, debemos enfrentar la centralidad de la raza en nuestras jerarquías sociales y laborales. Esto requiere que reconsideremos cómo pensamos sobre nuestro sistema económico. Los defensores del capitalismo de "mercado libre", una economía en gran parte autorregulada que maximiza las ganancias y minimiza la supervisión y regulación del gobierno, afirman que ofrece las mismas oportunidades para todos porque los mercados libres son racionales, neutrales e imparciales.

Sin embargo, debemos considerar el contexto en el que se formó la economía de libre mercado estadounidense. La esclavitud fue la primera gran industria en los Estados Unidos, y los propios cuerpos de los esclavizados fueron el mayor activo financiero del país.27 Pero incluso cuando la humanidad de las personas esclavizadas se ha ido reconociendo poco a poco, el tipo de capitalismo estadounidense ha seguido haciendo de la raza un factor clave en el valor del trabajo. En efecto, practicamos capitalismo racial, en el que el trabajo de bajo salario y alto riesgo se concentra entre grupos raciales y étnicos históricamente marginados.

El concepto de capitalismo racial reconoce los vínculos entre capitalismo y colonialismo. El desarrollo de la raza como un principio organizador dentro de Europa hace varios cientos de años fue en gran parte un proceso colonial que involucró la invasión y asentamiento de tierras poseídas por pueblos indígenas americanos, africanos y asiáticos, la expropiación de recursos naturales y el establecimiento de una jerarquía racial que colocó europeos blancos en la parte superior. Pero no se detuvo ahí. La historia del sentimiento inmigrante anti-mexicano y anti-centroamericano es más conocida, pero las oleadas de inmigrantes europeos a los recién formados Estados Unidos en el siglo XIX también estuvieron sujetas a los sistemas sociales, económicos y políticos racializados establecidos por los colonos europeos. . Los irlandeses, alemanes, italianos y de Europa del Este, especialmente católicos y judíos, fueron discriminados por no ser verdaderamente blancos y lucharon por encontrar trabajo y lugares para vivir.28 El concepto de capitalismo racial ayuda a enmarcar todo, desde el trato de los exploradores europeos hacia los nativos americanos hasta la esclavitud, el sentimiento antiinmigrante y la continua devaluación de las personas de color. Un claro ejemplo dentro de la atención médica es la dependencia de nuestra nación de las enfermeras de Filipinas.

Políticas de enfermería racializadas

Cuidado de la salud AFT
Los filipinos estadounidenses desempeñan un papel enorme en la fuerza laboral de enfermería de EE. UU., Incluso en los casos y muertes por COVID-19. Son el 1.1 por ciento de la población de los Estados Unidos, pero representan el 4 por ciento de la fuerza laboral de enfermería del país y alrededor del 25 por ciento de todas las muertes relacionadas con el COVID entre las enfermeras. Solo en California, donde alrededor del 20 por ciento de las enfermeras se identifican como filipinas (en comparación con el 3 por ciento de la población de California), representaron 23 de las 38 muertes por COVID-19 en la profesión al 11 de febrero de 2021. Esto se debe a que son tienen más probabilidades de ser asignados a entornos de cuidados críticos con pacientes altamente infecciosos (unidades de cuidados intensivos, departamentos de emergencia, cabeceras de hogares de ancianos), experimentando así una exposición prolongada desproporcionadamente, en condiciones de trabajo peligrosas y sin la protección adecuada.29 Son la primera línea de los trabajadores sanitarios de primera línea.

¿Por qué? Existe un legado centenario de colonialismo y discriminación. En 1898, después de que un barco de la Armada de los Estados Unidos se hundiera en el puerto de La Habana, Estados Unidos entró en la actual Guerra de Independencia de Cuba contra España. Las hostilidades se extendieron rápidamente a otros campos de la guerra, incluidas las Filipinas y otras colonias españolas en el Pacífico, iniciando la Guerra Hispanoamericana. Esta guerra de tres meses llevó al control estadounidense de Puerto Rico, Guam, Filipinas y, temporalmente, Cuba. Al final de la guerra, el presidente William McKinley emitió una proclama:

Venimos no como invasores o conquistadores, sino como amigos, para proteger a los nativos en sus hogares, en sus empleos y en sus derechos personales y religiosos ... Finalmente, el deseo ferviente y el objetivo primordial de la administración militar debe ser ganar la confianza, el respeto y el afecto de los habitantes de Filipinas ... demostrándoles que la misión de los Estados Unidos es de asimilación benevolente, sustituyendo el suave dominio de la justicia y el derecho por un gobierno arbitrario.30

Esta noción de "asimilación benévola" fue una extensión de la ideología estadounidense del destino manifiesto y la idea de la "carga del hombre blanco" popularizada por el escritor británico Rudyard Kipling: los colonizadores blancos tenían el deber de rescatar a los pueblos indígenas de sus costumbres supuestamente primitivas e incivilizadas. de vida.31

Bajo la colonización estadounidense de las Filipinas, las enfermeras filipinas fueron capacitadas por estadounidenses en escuelas de enfermería americanizadas (y en inglés) para que pudieran trabajar en los Estados Unidos. Además del puñado de hospitales existentes establecidos por el régimen español, se establecieron unos 20 hospitales y escuelas de enfermería estadounidenses entre 1906 y 1947, más tres facultades de enfermería entre 1946 y 1948. Fue entonces cuando comenzó la exportación de enfermeras, como Estados Unidos. tenía que abordar una escasez de personal de atención médica posterior a la Segunda Guerra Mundial y había lanzado un Programa de Visitantes de Intercambio que hizo que la contratación de mano de obra extranjera fuera barata y fácil.

En la década de 1960, miles de enfermeras migraban a los Estados Unidos debido a la abundancia de puestos de trabajo creados por el establecimiento de Medicare y Medicaid. Además, la aprobación de la Ley de inmigración y nacionalidad de 1965 permitió un enfoque preferencial de la inmigración; a ciertas categorías de inmigrantes, como científicos, ingenieros y médicos asiáticos altamente capacitados, así como enfermeras filipinas, se les permitió venir a los Estados Unidos en mayor número. A partir de 2019, 1 de cada 20 enfermeras registradas en los Estados Unidos recibió capacitación en Filipinas.32

Desde la década de 1960, 150,000 enfermeras filipinas han migrado a los Estados Unidos para trabajar en el sector de la salud. Como muchos otros trabajadores inmigrantes en la historia de los Estados Unidos, a menudo se han encontrado en entornos laborales exigentes y peligrosos. Desde la década de 1980 hasta la actualidad, las enfermeras filipinas han atendido de manera desproporcionada a los pacientes durante las crisis de VIH / SIDA, SARS, Ébola y COVID-19 en Estados Unidos. Incluso cuando no nos enfrentamos a una crisis sanitaria, las enfermeras filipinas sufren explotación, como que se les asigne los turnos menos deseables y los entornos más precarios.33

Para comprender mejor la difícil situación de las enfermeras filipinas de hoy, necesitamos un contexto histórico adicional. El primer grupo de inmigrantes a los que se les prohibió la entrada a los Estados Unidos fue el asiático. La Page Act de 1875 fue la primera ley federal de inmigración; prohibió la entrada de inmigrantes supuestamente indeseables, incluido cualquier individuo de "China, Japón o cualquier país oriental" que llegara a Estados Unidos como trabajador contratado. En particular, la Page Act se dirigió a los trabajadores chinos, que fueron descritos como sucios e insalubres, una amenaza física, religiosa y moral para los Estados Unidos cristianos. Las mujeres chinas fueron percibidas como un tipo particular de amenaza: fueron estereotipadas como prostitutas que propagan enfermedades de transmisión sexual.34 Las leyes posteriores continuaron en esta línea, incluida la Ley de Exclusión China en 1882 y la Ley de Exclusión Asiática en 1924.

Y, sin embargo, solo cuatro décadas después, el sociólogo William Pettersen acuñó el término "minoría modelo" en un artículo para la New York Times Magazine.35 Atribuyó el aparente éxito de los estadounidenses de origen japonés, sólo 20 años después de su encarcelamiento en campos de internamiento durante la Segunda Guerra Mundial, a sus valores culturales, fuerte ética de trabajo, estructura familiar y genética. Posteriormente aparecieron numerosos artículos de periódicos y revistas que describían los "éxitos" de varios grupos asiático-americanos.

El artículo de Pettersen puede considerarse en contraste directo con el Informe Moynihan de 1965, que culpó a la cultura y la estructura familiar negras de los problemas socioeconómicos de las comunidades negras.36 El análisis de la "minoría modelo" enfrentó a los estadounidenses de origen japonés (y, más tarde, a todos los estadounidenses de origen asiático) con las llamadas minorías problemáticas, poniendo brechas entre las comunidades asiáticas y negras.37 y enmascarar las grandes disparidades entre y dentro de los diversos grupos asiáticoamericanos e isleños del Pacífico en términos de ingresos, empleo, educación, salud, vivienda y experiencia como inmigrante.38 Quizás lo más importante, al sugerir razones inherentes por las que las “minorías modelo” tuvieron éxito donde las “minorías problemáticas” no lo hicieron, ofreció una distracción para examinar el papel del racismo estructural en la comprensión de las disparidades entre estadounidenses blancos y negros.

En las últimas dos décadas, nuestra economía posindustrial basada en servicios, con un salario mínimo demasiado bajo para vivir, ha creado oportunidades marginales e inequitativas para los nuevos inmigrantes y ha aumentado las dificultades económicas para las personas de color nativas. Estas condiciones se han presentado como nuevas líneas divisorias en las relaciones raciales, más allá del paradigma de las relaciones entre blancos y negros de la era de los derechos civiles. Pero tales divisiones entre personas de color solo benefician al grupo dominante. Si bien es importante reconocer las formas en que los estadounidenses de origen asiático se han beneficiado del racismo contra los negros en los Estados Unidos, por ejemplo, también es importante reconocer que las luchas por la equidad de los estadounidenses de raza negra, los estadounidenses de origen asiático y otros grupos marginados están, en efecto, la misma lucha contra la supremacía blanca. El conflicto entre grupos raciales y étnicos es producto del racismo estructural, y ambos pueden desmantelarse si todos los que aprecian la equidad se unen.§

WDebemos enfrentar la realidad de que, al desinvertir en bienes públicos, hemos estado sofocando el sueño americano durante décadas. Los ataques al "gran gobierno" como excusa para recortar las inversiones públicas se han traducido en gran medida en la consolidación de las ganancias y la influencia política de las grandes corporaciones en detrimento del pueblo estadounidense. Ya no podemos ignorar razonablemente las realidades del capitalismo racial, el racismo estructural y los peligros de nuestra sociedad dividida e inequitativa.

Podemos ver cómo nuestras decisiones de política macroeconómica impactan negativamente en nuestra salud y bienestar simplemente mirando la esperanza de vida en los Estados Unidos durante los últimos 70 años. Si bien la esperanza de vida ha aumentado desde la década de 1950, la tasa de aumento se desaceleró a principios de la década de 1980, divergiendo de la trayectoria ascendente de otras naciones ricas. En realidad, disminuyó de 2014 a 2018 entre todos los grupos raciales y étnicos, y aumentó ligeramente hasta 2019 antes de caer precipitadamente durante la pandemia.39 La disminución de la esperanza de vida entre 2018 y 2020 fue de 1.9 años, 8.5 veces la disminución promedio en los países pares. Las cifras son aún más drásticas para las poblaciones hispanas y las poblaciones negras no hispanas: en comparación con otros países, la esperanza de vida disminuyó 18 y 15 veces el promedio, respectivamente.40

Esta disminución de la esperanza de vida es impactante, pero también muy predecible. Nuestro contrato social se ha estado deteriorando durante décadas y necesita una renegociación.

La salud pública como bien público: invertir en nuestro futuro

Cuidado de la salud AFT
Para actuar sobre las lecciones clave de la pandemia de COVID-19, debemos reinventar nuestra economía, garantizando los derechos humanos y la dignidad humana al valorar nuestra salud y bienestar como un bien común compartido.

Encontramos esperanza para esta reinvención en el concepto de gobernanza adaptativa basado en la sociedad civil de base y los sistemas públicos ofrecidos por la premio Nobel de 2009 Elinor Ostrom.41 Los primeros trabajos de Ostrom enfatizaron el papel de la elección pública en las decisiones que influyen en la producción de bienes y servicios públicos. El cuidado de los bienes comunes tenía que organizarse desde cero, moldearse según las normas culturales y basarse en una base de confianza. Su trabajo reciente ha documentado cómo las comunidades de todo el mundo, incluidas las de Guatemala, Kenia, Los Ángeles, Nepal y Turquía, han ideado formas de gobernar los bienes públicos para garantizar su supervivencia y la supervivencia de las generaciones futuras. Básicamente, el éxito depende de una sociedad civil activa y bien apoyada que se involucre con el gobierno. Las organizaciones comunitarias sólidas fortalecen la toma de decisiones local, promueven la responsabilidad mutua e impulsan el progreso conjunto, lo que genera más apoyo para los bienes públicos compartidos y la sostenibilidad a largo plazo.

Inversiones locales

En los Estados Unidos, deberíamos invertir en nuestro locales departamentos de salud como nuestras botas en el terreno, construyendo una infraestructura de servicios sociales y de salud pública que emplea trabajadores de salud comunitarios a quienes se les paga un salario digno y se les brinda protección ocupacional. Hacemos hincapié en la inversión en los departamentos de salud locales porque están más cerca de la necesidad, mantienen relaciones más sólidas con las organizaciones comunitarias y es más probable que se responsabilicen por la acción y la inacción.**

  • En general, los departamentos de salud estatales que están centralizados, es decir, cuya toma de decisiones está estrechamente controlada y administrada por los gobernadores a nivel estatal, son más lentos y menos efectivos para lanzar medidas preventivas, agilizar la contratación y las compras y recibir fondos adicionales del gobierno federal durante una respuesta de emergencia de salud pública.42
  • Es menos probable que los departamentos de salud estatales más jerárquicos estén preparados, tengan un plan integral para la pandemia o desplieguen recursos rápidamente durante una pandemia.43
  • Las respuestas demoradas de salud pública pueden afectar de manera desproporcionada a las comunidades raciales y étnicas históricamente marginadas con una mayor exposición residencial y ocupacional al COVID-19 (y otras enfermedades).

Inversiones Federales

Aunque creemos que las inversiones locales son esenciales para mejorar la salud pública, es mucho más probable que nuestras iniciativas locales tengan éxito si se apoyan en una base sólida de inversiones federales.

Nuestras inversiones federales deben comenzar con Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) con recursos suficientes, cuya misión, mandato y liderazgo se extiendan más allá de las administraciones presidenciales específicas.

  • Entre 2008 y 2014, el gasto en salud pública per cápita disminuyó en un 9.3 por ciento, y los recortes presupuestarios federales comprometieron recursos críticos, incluida la unidad pandémica del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU. En China, el presupuesto de preparación para emergencias de los CDC y el gasto de los estados en programas de salud pública. .44
  • La marginación de los CDC en la respuesta a la pandemia de COVID-19 y la politización del papel de su director ha empañado en gran medida la credibilidad y reputación de la agencia y ha reducido la confianza del público en ella como un bien público.45
  • La credibilidad y reputación de los CDC deben reconstruirse poco a poco, incluso aumentando la transparencia con el público, construyendo relaciones más sólidas con los departamentos de salud estatales y locales y resistiendo el impulso para aumentar el número de personas designadas por políticos y otras fuerzas de cabildeo en la agencia.46

Deberíamos invertir en Medicaid y atención médica para todos. Y deberíamos invertir en el Servicio de Salud Indígena, no a través de asignaciones anuales del Congreso, sino como un programa de derechos para los primeros pueblos de esta tierra.† †

  • Todavía hay más de 30 millones de residentes estadounidenses sin seguro médico; se trata desproporcionadamente de personas negras o latinas, jóvenes, de bajos ingresos y / o que viven en estados que no han ampliado Medicaid.47
  • El acceso a la atención médica es un fuerte predictor de la salud; El acceso deficiente a la atención médica de rutina se asocia con una enfermedad crónica mal controlada.48 (Es importante destacar que un gran porcentaje de las muertes por COVID-19 en los Estados Unidos se han producido entre pacientes que padecen afecciones crónicas, como hipertensión, obesidad, enfermedad pulmonar crónica, diabetes y enfermedades cardiovasculares.49)
  • Los posibles costos de atención médica evitan las pruebas oportunas, el rastreo de contactos y el tratamiento necesarios para frenar la propagación del COVID-19 y otras enfermedades infecciosas.50

Debemos invertir en los derechos de los trabajadores garantizando entornos de trabajo seguros, movilizando una Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) independiente y apoyando los esfuerzos de organización laboral a gran escala.

  • La organización sindical mejora los niveles de compensación (en salarios y beneficios complementarios), así como la calidad de vida de los trabajadores sindicalizados y no sindicalizados.51
  • El gobierno federal a través de OSHA debería exigir rutinariamente medidas de seguridad de emergencia para los empleados durante emergencias de salud pública, de manera que los trabajadores no estén sacrificando su propio bienestar y el de sus familias para mantener su empleo.52
  • La organización sindical ha demostrado ser una oportunidad para la solidaridad racial y étnica. El Rev. Dr. Martin Luther King Jr. abogó por el sindicalismo en los derechos humanos, la justicia ambiental y la justicia económica, no solo como participación política, sino también como nuestra obligación moral para la próxima generación.53 Un nuevo estudio encuentra que los miembros blancos del sindicato tienen menos probabilidades de tener actitudes racistas que los trabajadores blancos en industrias similares que no están en un sindicato. Además, convertirse en miembro de un sindicato, o incluso ser un ex miembro del sindicato, reduce el resentimiento racial de los trabajadores blancos. Tal disminución del resentimiento racial incluso se traduce en un mayor apoyo a políticas como la acción afirmativa.54
  • Para que nuestra democracia prospere y reconstruya el bien público, debemos invertir y fomentar una sociedad civil activa, sin trabas, multirracial y multiétnica. La Campaña de los Pobres del siglo XXI dirigida por el Rev. Dr. William Barber II y la Rev. un nivel de vida adecuado, el derecho a trabajar con dignidad, el derecho a la salud y un medio ambiente sano, y la reorientación de nuestros recursos hacia estos objetivos.55 El movimiento ha lanzado acciones directas en todo el país apoyando un salario mínimo de $ 15, derechos de votantes equitativos y responsabilidad del gobierno en todas las administraciones y partidos.

Dadas las inequidades estructurales en juego, debemos abordar las causas fundamentales de las inequidades en salud transformando los entornos y las políticas que producen inequidades. Un lugar fundamental para comenzar es invertir en educación y cuidado infantil temprano de alta calidad para familias trabajadoras.

  • El cuidado infantil va más allá de un problema familiar: es parte de la infraestructura empresarial que permite a los padres (especialmente a las madres) trabajar y es una herramienta importante para nivelar el campo de juego entre clases y géneros.56
  • La Ley CARES proporcionó subvenciones en bloque para subsidiar el cuidado de los niños; también permitió 12 semanas de licencia por enfermedad con goce de sueldo para los empleados que no tuvieran acceso a la guardería ni a la escuela para sus hijos. Ahora necesitamos destinar fondos para trabajadores esenciales y contratistas independientes.57 y crear un sistema de cuidado infantil de emergencia sostenible que se pueda implementar durante las crisis de salud pública posteriores.

Deberíamos invertir en nuestra infraestructura pública para producir escuelas públicas, servicios sociales y salud conductual de calidad en lugar de invertir en la industria penitenciaria desigual y centrada en el castigo.

  • Los entornos de las cárceles y las prisiones amplifican los riesgos para la salud, incluido y más allá del COVID-19.
  • Podemos abordar la vulnerabilidad de la salud colectiva asociada con el encarcelamiento masivo disminuyendo el número de personas condenadas a supervisión correccional y aumentando las inversiones para abordar las causas fundamentales de la delincuencia, es decir, ampliando la educación y las oportunidades económicas de manera equitativa.58

Lazos que nos unen

Cuidado de la salud AFT
Si bien nos aferramos a las virtudes del pensamiento liberal —respeto por los derechos humanos, libertad de pensamiento, libertad de reunión— creemos que Estados Unidos sería más fuerte y estaría mejor preparado para la próxima pandemia si nos uniéramos en torno a un enfoque más colectivista de las políticas públicas.

Los estadounidenses tenemos mucho en común, lo más importante la innovación, el ingenio y el deseo de mejorar nuestras comunidades. Si queremos que Estados Unidos se convierta en el país equitativo y justo que creemos que puede ser, debemos reconocer los destinos vinculados de nuestras diversas comunidades y fomentar las relaciones personales y la confianza entre los líderes comunitarios y las partes interesadas de todos los orígenes y condiciones sociales. Necesitamos continuar promoviendo una cultura de compromiso e inclusión y reconocer la necesidad de humildad cultural y una comprensión de nuestra historia única y cómo nos ha traído a nuestro momento presente. Además, debemos exigir que nuestro sistema económico cambie hacia mayores inversiones en bienes públicos compartidos y en mejores salarios y beneficios para nuestros trabajadores menos favorecidos.

A lo largo de la historia de Estados Unidos, cuando no hemos planeado teniendo en cuenta la equidad, hemos incurrido en la inequidad. Depende de nosotros, individual y colectivamente, reconocer los impactos continuos del racismo estructural y convertirnos en un grupo diverso y unido de inversores antirracistas en la prosperidad estadounidense. Necesitamos — debemos — hacerlo mejor, porque nuestro futuro depende de ello.


Zinzi D. Bailey, ScD, es epidemióloga social, miembro de la facultad de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami y directora asociada de los líderes de investigación interdisciplinaria de la Fundación Robert Wood Johnson. J. Robin Moon, DPH, MPH, MIA, es epidemiólogo social y miembro de la facultad de la Escuela de Graduados de Salud Pública y Políticas de Salud de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, la Facultad de Medicina y el Instituto para la Equidad en la Salud.

* Durante décadas, las políticas gubernamentales obligaron a los afroamericanos a vivir en viviendas deficientes y abarrotadas (mientras ayudaban a los estadounidenses blancos a mudarse a viviendas nuevas y asequibles). Para obtener más información sobre estas políticas y su impacto continuo, consulte "Historia suprimida: la segregación intencional de las ciudades de Estados Unidos" en la edición Spring 2021 de Educador estadounidense (volver al artículo)
En 2010, la Ley de Sentencia Justa redujo, pero no eliminó, la discrepancia entre las sentencias por crack y cocaína en polvo; En virtud de esta ley, la distribución de 28 gramos de crack provoca la misma pena de prisión federal obligatoria de cinco años que para 500 gramos de cocaína en polvo.13 En septiembre de 2021, se estaba considerando una legislación para eliminar la disparidad.14 (volver al artículo)
Para 2020, las cifras no habían cambiado mucho: los blancos y los hispanos / latinx constituían el 22.7 por ciento de los acusados ​​por distribución de crack, mientras que los negros constituían el 76.8 por ciento.16 (volver al artículo)
§ Hoy en día, el papel de los estadounidenses de origen asiático como intermediarios raciales es fundamental. Si los estadounidenses de origen asiático compran y luchan por alcanzar el privilegio de los estadounidenses blancos, ayudarán a perpetuar nuestro sistema económico racial. Por el contrario, los estadounidenses de origen asiático pueden ayudar a aumentar la equidad si se niegan a aceptar la jerarquía racial y se esfuerzan por desmantelar los privilegios de los blancos. (volver al artículo)
** No nos enfocamos en la acción a nivel estatal debido a la alta variabilidad entre estados y dentro de los estados y la tendencia de los gobiernos estatales a enfocarse en la política en lugar de las fortalezas y necesidades de las comunidades. (volver al artículo)
† † Para leer sobre cómo el contacto con los colonos estadounidenses ha afectado la salud de los nativos americanos, lea "Conocimiento de la comida tradicional entre los nativos americanos" en la edición Fall 2020 de Cuidado de la salud AFT (volver al artículo)

Nota final de los editores

 1. F. Kelliher, "Las enfermeras filipino-estadounidenses de California están muriendo a causa del COVID-19 a tasas alarmantes", Mercury News (Periódico de Noticias), Octubre 4, 2020.

Notas al final del artículo

1. Lumen, “Expanding the Civil Rights Movement”, Boundless US History, cursos.lumenlearning.com/boundless-ushistory/chapter/expanding-the-civil-rights-movement; y V. Gosse, "Red, Brown, and Yellow Power in 'Occupied America'", en Repensar la nueva izquierda (Nueva York: Palgrave, Macmillan, 2005), 131–51.
2. Z. Bailey y J. Moon, "El racismo y la economía política de COVID-19: ¿Seguiremos resucitando el pasado?" Revista de política, política y derecho en salud 45, no. 6 (2020): 937-50.
3. A. Tomer y J. Kane, "Cómo proteger a los trabajadores esenciales durante COVID-19", Brookings (blog), 31 de marzo de 2020.
4. C. Miller, S. Kliff y M. Sanger-Katz, "Evitar el coronavirus puede ser un lujo que algunos trabajadores no pueden pagar", New York Times, Marzo 1, 2020.
5. G. Ogedegbe et al., "Evaluación de las disparidades raciales / étnicas en la hospitalización y la mortalidad en pacientes con COVID-19 en la ciudad de Nueva York", Red de JAMA abierta 3, no. 12 (2020): e2026881.
6. Z. Bailey, J. Feldman y M. Basset, "Cómo funciona el racismo estructural: las políticas racistas como causa fundamental de las desigualdades en la salud racial en los Estados Unidos", New England Journal of Medicine 384, no. 8 (2021): 768-73.
7. Z. Bailey et al., "Structural Racism and Health Inequities in the USA: Evidence and Interventions", The Lancet 389, no. 10077 (2017): 1453-63.
8. H. McGhee, La suma de nosotros: lo que cuesta a todos el racismo y cómo podemos prosperar juntos (Nueva York: One World, 2021).
9. A. Janos, "El uso de drogas de los soldados militares en Vietnam se disparó, con la ayuda de sus comandantes", History.com, 29 de agosto de 2018.
10. D. Baum, "Legalize It All: How to Win the War on Drugs", La revista de harper, Abril 2016.
11. V. Newkirk, "What the 'Crack Baby' Panic Reveals About the Opioid Epidemic", El Atlántico, 16 de julio de 2017; y J. Netherland y H. Hansen, "La guerra contra las drogas que no fue: blancura desperdiciada, 'médicos sucios' y raza en la cobertura mediática del uso indebido de opioides recetados", Cultura, Medicina y Psiquiatría 40, no. 4 (2016): 664-86.
12. B. Weiser, "Wall St .: alta presión, alta potencia, a menudo solo alta", El Correo de Washington, 13 de mayo de 1994; y B. Hudson, “Cocaína en los Estados Unidos de los 1980: buena para los ricos y bien educados; Malo para los pobres " Puntos: Escritura breve y perspicaz sobre una historia larga y compleja (blog), 18 de febrero de 2021.
13. G. Grindler, “Memorando para todos los fiscales federales: Ley de sentencia justa de 2010”, Departamento de Justicia de EE. UU., 5 de agosto de 2010, justice.gov/sites/default/files/oip/legacy/2014/07/23 /fair-sentencing-act-memo.pdf.
14. Proyecto de sentencia, "Noticias de Raza y Justicia: Eliminación de la disparidad en las sentencias de crack / cocaína", Noticias de Raza y Justicia, Julio 27, 2021.
15. D. Vagins y J. McCurdy, Grietas en el sistema: Veinte años de la injusta ley federal de crack contra la cocaína (Washington, DC y Nueva York: American Civil Liberties Union, octubre de 2006).
16. Comisión de Sentencias de EE. UU., “Tabla D-2: Raza de delincuentes por tráfico de drogas, año fiscal 2020”, archivo de datos de 2020, USSCFY20, ussc.gov/sites/default/files/pdf/research-and-publications/annual-reports- and-sourcebooks / 2020 / TableD2.pdf.
17. Newkirk, "What the 'Crack Baby' Panic Reveals."
18. Subcomité de Supervisión e Investigaciones de la Cámara de Representantes de EE. UU., “Combating the Opioid Crisis: Battles in the States”, Oficina de Publicaciones del Gobierno de EE. UU., 12 de julio de 2017, govinfo.gov/content/pkg/CHRG-115hhrg26839/html/CHRG- 115hhrg26839.htm.
19. A. Case y A. Deaton, "Aumento de la morbilidad y la mortalidad en la mediana edad entre los estadounidenses blancos no hispanos en el siglo XXI", Actas de la Academia Nacional de Ciencias 112, no. 49 (2015): 15078-83.
20. W. Wilson, Cuando el trabajo desaparece: el mundo de los nuevos pobres urbanos (Nueva York: Vintage Books, 1996).
21. R. Chetty et al., "The Fading American Dream: Trends in Absolute Income Mobility Since 1940", Ciencias 356, no. 6336 (2017): 398-406.
22. R. Chetty et al., "Raza y oportunidad económica en los Estados Unidos: una perspectiva intergeneracional", Quarterly Journal of Economics 135, no. 2 (2019): 711-83.
23. Departamento de Trabajo de EE. UU., Oficina de Programas de Cumplimiento de Contratos Federales, "Disparidades de ingresos por raza y etnia: disparidades de ingresos por estado, totales nacionales", dol.gov/agencies/ofccp/about/data/earnings/race-and-ethnicity .
24. J. Semega y col., Ingresos y pobreza en los Estados Unidos: 2018, informes de población actual (Washington, DC: Departamento de Comercio de EE. UU., Oficina del Censo de EE. UU., 2019).
25. M. Daly et al., "Indicadores óptimos del estado socioeconómico para la investigación en salud", Revista Americana de Salud Pública 92, no. 7 (2002): 1151-57.
26. L. Dettling et al., "Recent Trends in Wealth-Holding by Race and Ethnicity: Evidence from the Survey of Consumer Finances", Nota de la FEDS (blog), 27 de septiembre de 2017.
27. E. Bautista, Nunca se ha contado la mitad: la esclavitud y la creación del capitalismo estadounidense (Nueva York: Basic Books, 2016).
28. R. Elving, "Con la última retórica nativista, Trump lleva a Estados Unidos de regreso a donde vino", NPR, 16 de julio de 2019.
29. A. Constante, “Enfermeras filipino-americanas, reflexionando sobre el peaje desproporcionado de Covid, mira hacia el futuro”, NBC News, 4 de junio de 2021; y J. Glovert, “'Ninguno de nosotros se registró para morir': enfermeras filipino-estadounidenses afectadas desproporcionadamente por COVID-19”, ABC News 7, 10 de mayo de 2021.
30. W. McKinley, 21 de diciembre de 1898, presidency.ucsb.edu/documents/executive-order-132.
31. C. Choy, Empire of Care: Enfermería y migración en la historia filipinoamericana (Durham, Carolina del Norte: Duke University Press, 2003).
32. J. Nazareno et al., "Del imperialismo a la atención hospitalaria: diferencias laborales de las enfermeras registradas filipinas y blancas en los Estados Unidos e implicaciones para COVID-19 a través de una lente interseccional", Género, trabajo y organización 28, no. 4 (Julio de 2021): 1426–46.
33. P. Cachero, "Desde el SIDA hasta el COVID-19, el sistema médico de Estados Unidos tiene una larga historia de depender de enfermeras filipinas para luchar en primera línea", Horario, Mayo 30, 2021.
34. M. Zhu, La Ley Page de 1875: en nombre de la moralidad, SSRN, 23 de marzo de 2010.
35. W. Pettersen, "Success Story, Japanese-American Style", New York Times Magazine, Enero 9, 1966.
36. D. Geary, "The Moynihan Report: An Annotated Edition", El Atlántico, Septiembre 14, 2015.
37. K. Chow, "El mito de la 'minoría modelo' se usa de nuevo como una cuña racial entre asiáticos y negros", Interruptor de códigos, NPR, 19 de abril de 2017.
38. Asiático-americanos avanzando en la justicia, Una comunidad de contrastes: asiático-americanos, nativos hawaianos e isleños del Pacífico en Occidente (Los Ángeles: AAAJ, 2015), advancedjustice-aajc.org/sites/default/files/2016-09/AAAJ_Western_Dem_2015.pdf.
39. S. Woolf y H. Schoomaker, "Tasas de esperanza de vida y mortalidad en los Estados Unidos, 1959-2017", JAMA 322, no. 20 (2019): 1996-2016; y E. Arias, B. Tejada-Vera y F. Ahmad, “Estimaciones provisionales de esperanza de vida de enero a junio de 2020”, Publicación rápida de estadísticas vitales de NVSS, Informe No. 010, febrero de 2021.
40. S. Woolf, R. Masters y L. Aron, "Efecto de la pandemia Covid-19 en 2020 sobre la esperanza de vida en poblaciones de EE. UU. Y otros países de altos ingresos: simulaciones de datos provisionales de mortalidad", BMJ 373 (2021): n1343.
41. E. Ostrom, Goberning the Commons: The Evolution of Institutions for Collective Action (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 1990).
42. C. Strickland, I. Karaye y J. Horney, "Asociaciones entre la estructura y el ritmo de las agencias estatales de salud pública y el alcance de la implementación de medidas de control del distanciamiento social", Revista de gestión y práctica de la salud pública 27, no. 3 (2021): 299-304.
43. T. Klaiman y J. Ibrahim, "Estructura del Departamento de Salud del Estado y planificación para una pandemia", Revista de gestión y práctica de la salud pública 16, no. 2 (2010): e1.
44. H. Xu y R. Basu, "Cómo los Estados Unidos rechazaron la prueba COVID-19: algunas observaciones y varias lecciones", Revista estadounidense de administración pública 50, no. 6 – 7 (2020): 568 – 76.
45. B. Murphy y L. Stein, "COVID-19: CDC Director Buckled to Politics, Tarnishing Agency", USA Today, Noviembre 11, 2020.
46. ​​J. Koplan et al., “Los CDC fueron dañados por la marginación y la politización. Así es como Biden puede solucionarlo ”, NBC News THINK, 14 de enero de 2021.
47. K. Finegold et al., "Trends in the US Uninsured Population, 2010-2020", Issue Brief, Subsecretario de Planificación y Evaluación, Oficina de Políticas de Salud, 11 de febrero de 2021, aspe.hhs.gov/sites/ default / files / private / pdf / 265041 / trends-in-the-us-uninsured.pdf.
48. W. Hossain et al., "Acceso a la atención médica y disparidades en condiciones médicas crónicas en poblaciones urbanas", Southern Medical Journal 106, no. 4 (2013): 246-54.
49. Xu y Basu, "How the United States".
50. Xu y Basu, "How the United States".
51. L. Mishel, El enorme impacto de la negociación colectiva erosionada en los salarios (Washington, DC: Economic Policy Institute, 8 de abril de 2021).
52. R. Yearby y S. Mohapatra, "Discriminación estructural en las protecciones en el lugar de trabajo COVID-19", Blog de asuntos de salud, Mayo 29, 2020.
53. M. Honey, "Martin Luther King y los derechos sindicales", Clarín, PSC CUNY, abril de 2011.
54. P. Frymer y J. Grumbach, "Labor Unions and White Racial Politics", Revista Americana de Ciencias Políticas 65, no. 1 (2021): 225-40.
55. W. Barber et al., “Una agenda de política moral para sanar y transformar Estados Unidos: La plataforma del jubileo de los pobres”, Campaña de los pobres, julio de 2020, poorpeoplescampaign.org/about/jubilee-platform.
56. A. Modestino et al., "Childcare Is a Business Issue", Harvard Business Review, Abril 29, 2021.
57. Yearby y Mohapatra, "Structural Discrimination".
58. K. Nowotny et al., "COVID-19 expone la necesidad de una reforma progresiva de la justicia penal", Revista Americana de Salud Pública 110, no. 7 (2020): 967-68.

[Créditos de las fotografías: Alamy Stock Photo, John Davenport / San Antonio Express-News, Bob Nichols / USDA, Charles Edward Miller / flickr; Ilustraciones: Isabel Espanol]

cuidado de la salud aft, Otoño 2021