Mejorando la comunicación y la atención

Cómo los médicos pueden aumentar la educación y la equidad en salud

Cuidado de la salud AFT

IHe sido educador en salud durante más de 30 años. Desde que comencé este trabajo en la década de 1980, he observado una transformación en la forma en que las profesiones de la salud piensan sobre la comunicación de información a medida que adoptamos el concepto de alfabetización en salud. Introducida en la década de 1980, la alfabetización en salud es ahora fundamental para nuestras estrategias de comunicación escrita y verbal, ya que trabajamos para ayudar a los pacientes a captar información médica que de otro modo sería confusa. Una parte esencial de estos esfuerzos es el enfoque en la equidad en salud. Los educadores en salud consideran las diferencias en el idioma, la cultura y el nivel de alfabetización en salud, esforzándose por desarrollar una comunicación sobre la salud que sea equitativa y eficaz para todos.

La información simple y directa diseñada para satisfacer las necesidades de nuestra diversa población de pacientes es esencial para ayudar a las personas que luchan contra enfermedades como el cáncer y la diabetes o para cuidar a un ser querido enfermo. Hemos avanzado mucho en los últimos 30 años, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer. A medida que lidiamos con la pandemia de COVID-19 y la tensión que ha ejercido en todos los aspectos de nuestra vida diaria y la de nuestros pacientes, es más importante que nunca brindar información de salud clara que llegue a los pacientes donde se encuentren.

Para ilustrar la importancia de una comunicación clara, a menudo comienzo las presentaciones de alfabetización en salud compartiendo una historia real de hace solo tres años.

Un día llevé a mi hijo de 15 años al hospital porque se despertó letárgico y confundido, con una fiebre de 105 grados. Debido a una cepa virulenta de la gripe, el departamento de emergencias (DE) estaba abrumado, lo que resultó en una espera de cuatro horas y media. Mientras esperábamos, vi mi entorno y el superpoblado DE desde una perspectiva de salud pública, escuchando diferentes idiomas y notando otras diferencias demográficas, incluida la edad y la raza. También observé a los padres que pedían a los niños mayores que les ayudaran a leer y completar los formularios del hospital, ya otros que necesitaban traductores profesionales. Aunque éramos un grupo diverso, compartíamos la ansiedad de no saber cuál era la mejor manera de cuidar a nuestros seres queridos enfermos.
A la 1:30 am, nueve horas después de que llegamos al servicio de urgencias, el médico dio de alta a mi hijo con estas palabras exactas:
Médico: Su hijo tiene influenza A. Le receto Tamiflu. Dale una pastilla BID. También estoy recetando Zofran para las náuseas. Necesita tomar una pastilla por vía sublingual según sea necesario. ¿Tiene usted alguna pregunta?
Me: No.
Mi hijo no habló mucho en el camino a casa, pero hizo una pregunta que nunca olvidaré: “Mamá, ¿sabes cómo ¿para cuidar de mí?" Cuando le pregunté por qué, dijo que estaba preocupado por su diagnóstico porque el médico dijo que tenía escribe un. Y estaba confundido acerca de cómo tomar su medicamento desde que escuchó al doctor decir que lo tomara. BID. Después de considerar la información, la traduje en términos simples, para visible alivio de mi hijo. Después de una larga pausa, preguntó: "Mamá, ¿por qué el médico no dijo eso?".

Había entendido términos como BID porque pasé muchos años como educador de pacientes trabajando en clínicas médicas donde estos términos se usan comúnmente, pero el médico no lo sabía. ¿Cuántos otros padres recibieron las mismas instrucciones de alta esa noche y se sintieron demasiado intimidados o avergonzados por su falta de conocimiento para pedir una aclaración? ¿Cuántos salieron del hospital confundidos y preocupados por su capacidad para cuidar a sus hijos? Cuando los proveedores se comunican en términos fáciles de entender, ayudan a crear un entorno en el que los pacientes, sin importar su nivel de educación, idioma o edad, puedan comprender mejor la información de salud, hacer preguntas y tomar decisiones que mejoren su salud. Esforzarse por empoderar a todos los pacientes para que se hagan cargo de su salud mediante una comunicación clara es donde se encuentran la alfabetización sanitaria y la equidad sanitaria.1

La alfabetización sanitaria es una responsabilidad compartida

Cuidado de la salud AFT
Cada década, los profesionales de la salud de los Estados Unidos se reúnen para establecer metas y objetivos a 10 años destinados a mejorar la salud de nuestra nación. Con Healthy People 2030, la alfabetización en salud ha asumido un papel central por primera vez; la alfabetización en salud se hizo un enfoque durante el proceso de desarrollo,2 y uno de los objetivos principales para 2030 es "Eliminar las disparidades en salud, lograr la equidad en la salud y obtener conocimientos básicos sobre salud para mejorar la salud y el bienestar de todos".3

Aunque existen numerosas definiciones de alfabetización en salud, las iteraciones anteriores se alinearon más con la alfabetización en salud personal o uno habilidad para do alguna cosa. Healthy People 2030 amplió el concepto al agregar alfabetización en salud organizacional, que coloca la responsabilidad en ambas partes: la persona que recibe la información y la organización que la difunde:

  • Alfabetización en salud personal es el grado en el que las personas tienen la capacidad de encontrar, comprender y utilizar información y servicios para informar decisiones y acciones relacionadas con la salud para ellos mismos y los demás.
  • Alfabetización en salud organizacional es el grado en el que las organizaciones permiten de manera equitativa a las personas encontrar, comprender y utilizar información y servicios para informar decisiones y acciones relacionadas con la salud para ellos mismos y para los demás.4

Como muestra la creciente investigación sobre el impacto de la alfabetización en salud, cuando los médicos y los pacientes se comprometen a desarrollar el conocimiento de los pacientes sobre sus afecciones, opciones de tratamiento y cambios de estilo de vida potencialmente beneficiosos, los resultados tienden a mejorar.5 Los estudios de la última década han encontrado, por ejemplo, menos visitas a la atención de emergencia u hospitalizaciones, estadías hospitalarias más cortas, más exámenes y atención preventiva, una mayor capacidad para comprender y seguir las instrucciones de atención y, en particular para las personas mayores, una mejor salud general y más tiempo vive.6 Aún así, queda mucha investigación por hacer para comprender mejor cómo mejorar el conocimiento de los pacientes y afectar su comportamiento.7

El papel de la alfabetización sanitaria en la mejora de la equidad en salud

Cuidado de la salud AFT
La equidad en la salud, en los términos más simples, significa que todos tienen oportunidades para lograr y mantener una salud óptima, sin importar su edad, origen racial o étnico, género, orientación sexual, código postal, educación, empleo u otros factores (actualmente influyentes).8 La lucha por la equidad en la salud implica abordar las condiciones que conducen a las disparidades en la salud, incluida la mejora del acceso a atención médica de calidad, opciones de alimentos saludables,9 y otros servicios y recursos que apoyan la salud.* Estos son desafíos importantes

  • en barrios predominantemente negros y latinx, producto de siglos de discriminación ambiental y habitacional sistémica;
  • en las tierras de los nativos americanos, donde las personas a menudo tienen que viajar horas para obtener alimentos frescos, agua potable y atención médica;10 y
  • en las comunidades rurales, donde los establecimientos de salud están cerrando a un ritmo asombroso.11

Si bien el avance de la equidad en salud requiere un trabajo de colaboración sostenido en numerosos frentes, enfocarse en mejorar la alfabetización en salud es una forma clave en la que los profesionales de la salud pueden trabajar para abordar las disparidades en salud todos los días.12

Durante la pandemia, las inequidades en la salud se han vuelto aún más evidentes, ya que las personas en vecindarios de bajos ingresos y las personas negras, nativas americanas e hispanas sufren de manera desproporcionada tasas más altas de exposición al COVID-19, enfermedades graves y mortalidad.13 La comunicación clara es vital en comunidades donde las tasas de infección y pruebas positivas son altas. Los esfuerzos para reducir el riesgo de exposición al COVID-19, promover el uso adecuado de las cubiertas faciales y obtener y distribuir vacunas requieren una comunicación eficaz, comenzando con un lenguaje que sea más fácil de leer y comprender.

El desarrollo de la alfabetización sanitaria: de la jerga a la comunicación

Cuidado de la salud AFT
Como educadora de salud en la década de 1980, mi función era informar a los pacientes sobre sus nuevos diagnósticos y guiarlos a través de las opciones de tratamiento. Los protocolos de educación del paciente exigían instrucciones verbales complementadas con folletos impresos. Sin embargo, las explicaciones verbales y los materiales impresos proporcionados a menudo se basaban en gran medida en términos y acrónimos médicos confusos. Con frecuencia fui testigo de cómo los médicos se referían a algunos pacientes como "no cumplidores" por no seguir las instrucciones. Aquí hay un ejemplo para ilustrar el punto.

El Sr. Howard, un paciente de 59 años, vio a su médico para volver a controlar su presión arterial y conocer los resultados de un análisis de sangre reciente.
Médico: Sr. Howard, los resultados de su panel de lípidos en ayunas muestran que sus niveles de LDL están elevados. También tienes hipertensión. Le recomiendo que reduzca su ingesta de grasas saturadas, disminuya su ingesta de sodio para reducir su riesgo de enfermedad cardiovascular y haga ejercicio. ¿Tiene usted alguna pregunta?
Formulario: No.
Tres meses después, los niveles de colesterol y la presión arterial del Sr. Howard no cambiaron. Le dijo a la enfermera que le midió la presión arterial que acababa de regresar de almorzar con sus colegas y disfrutó de su comida favorita: un bistec y papas fritas.
El Sr. Howard era un hombre educado: el médico y yo sabíamos que tenía un título universitario en ingeniería aeronáutica. Era claramente capaz de comprender temas complejos, pero en lo que respecta al diagnóstico, parecía inseguro y aprensivo. Y, sin embargo, no había hecho ninguna pregunta y no parecía haber seguido las recomendaciones con respecto a su dieta. ¿Estaba “incumpliendo”, como me sugirió el proveedor después de ver su análisis de sangre de seguimiento, o estaba sucediendo algo más?

No fue hasta que se introdujo la alfabetización en salud en el libro ahora fundamental Enseñar a pacientes con pocas habilidades de alfabetización, publicado por primera vez en 1985,14 que muchos de nosotros en las profesiones de la salud comenzamos a darnos cuenta de que el problema no era únicamente (o quizás incluso principalmente) con los pacientes. Si queríamos ayudar a nuestros pacientes a mejorar su salud, nuestro método de comunicación tenía que cambiar. Por supuesto, algunos pacientes no están dispuestos a seguir las instrucciones del tratamiento, y mucho menos los consejos de salud más amplios, y otros tienen desafíos financieros, logísticos o físicos que les impiden alcanzar sus objetivos de salud. Sin embargo, a medida que los profesionales de la salud absorbieron el concepto de alfabetización en salud y técnicas de comunicación efectivas, nos dimos cuenta de que a menudo usábamos términos que nuestros pacientes simplemente no entendían.

Dos importantes estudios sobre la alfabetización de adultos arrojaron luz sobre un contribuyente importante al problema. Según la Encuesta Nacional de Alfabetización de Adultos, publicada por primera vez en 1993, hasta la mitad de la población adulta de EE. UU. Tenía niveles de lectura (en inglés) considerados marginales o bajos.15 Luego, la Evaluación Nacional de Alfabetización de Adultos de 2003, publicada en 2005, confirmó dificultades bastante generalizadas para comprender textos más complejos, mostrando que alrededor de un tercio de los adultos tienen dificultades con la alfabetización en prosa y documentos y alrededor de la mitad con dificultades con la alfabetización cuantitativa.16 Es importante destacar que este estudio también tuvo un componente de alfabetización en salud, que encontró que mientras el 65 por ciento de los adultos tenían conocimientos de salud "intermedios" o "competentes", el 22 por ciento se desempeñó en el nivel "básico" y el 14 por ciento en "por debajo del básico".17 Antes de estos estudios, habíamos pensado que el bajo nivel de alfabetización era un problema para un pequeño segmento de la población, no tan extendido como indicaba la investigación. Como tal, muchos folletos de educación para pacientes en la década de 1980 se escribieron en niveles de lectura que hasta la mitad de la población de EE. UU. No podía comprender por completo.18 Este problema persiste: en 2019, se consideró que 43 millones de adultos en los Estados Unidos tenían niveles bajos de lectura,19 y la investigación indica que es necesario hacer mucho más para desarrollar recursos de educación para el paciente redactados en los niveles adecuados.20

Sobre la base de la encuesta de alfabetización de 1993 y el trabajo de seguimiento de un comité especial21 centrado en ayudar a los médicos a comprender los desafíos de comprensión de los pacientes, la Fundación de la Asociación Médica Estadounidense publicó Alfabetización en salud y seguridad del paciente: ayude a los pacientes a comprender. Este video instructivo (que también tenía una guía complementaria) introdujo la alfabetización en salud, ofreció explicaciones francas por parte de los pacientes de lo que no entendían y la vergüenza que les impedía pedir aclaraciones, y mostraba a los médicos enseñando a los pacientes. En un ejemplo, un médico le pidió a una paciente que repitiera lo que le habían explicado. Esta paciente, entre otras personas en la película, tuvo problemas para recitar la información porque no estaba familiarizada con la jerga médica y los acrónimos.22

Hoy en día, seguimos guiándonos por la Evaluación Nacional de Alfabetización de Adultos de 2003, que mostró que los adultos corren más riesgo de tener un bajo nivel de alfabetización en salud si

  • tiene 65 años o más;
  • vivir por debajo del nivel de pobreza;
  • hablar otro idioma solo o además del inglés;
  • pertenecen a ciertos grupos raciales / étnicos, incluidos negros, hispanos, indios americanos / nativos de Alaska o multirraciales;
  • nunca asistió o no completó la escuela secundaria; o
  • tener sólo una educación secundaria o equivalente a una escuela secundaria (GED).23

Claramente, las personas en estos grupos demográficos son más propensas a experimentar problemas con la alfabetización en salud. Sin embargo, es un error pensar que solo estos grupos luchan. Personas de todos los ámbitos de la vida, incluido el Sr. Howard, experimentan problemas de alfabetización en salud, independientemente de su educación, edad o socioeconomía. Si bien una mejor alfabetización en salud, incluida la atención particular a las necesidades de los miembros de estos grupos, es esencial para promover la equidad en salud, todos se benefician de una comunicación clara sobre la salud.

Desafortunadamente, algunos describen la alfabetización en salud, especialmente el uso de un lenguaje más simple que es más fácil de entender para las personas sin una educación médica, como una "simplificación" de la información de salud.24 Eso simplemente no es cierto, como notará en el siguiente ejemplo.

Una paciente de 43 años, acompañada de su hermana, visitó a su médico para conocer los resultados de una biopsia reciente. La paciente tiene una maestría en salud pública, mientras que su hermana es enfermera de oncología especializada en cánceres de útero, próstata y cuello uterino. Así es como se desarrolló la consulta:
Médico: Los resultados de la biopsia muestran que tiene un tumor carcinoide en la ampolla de Vater. Es benigno, pero debe consultar con un oncólogo lo antes posible. Según los hallazgos iniciales, no ha hecho metástasis, pero programaré una CPRE para realizar otra biopsia y posiblemente una tumorectomía. ¿Tiene usted alguna pregunta?
Formulario: [Sin palabras]
A menos que tenga experiencia en gastroenterología, que involucra los intestinos y el estómago, es muy probable que se sienta confundido, especialmente cuando se enfrenta al impacto de este diagnóstico inusual. Al darse cuenta de que la paciente no podía procesar la información, intervino su hermana.
Hermana del paciente: Doctor, soy enfermera de oncología, pero no conozco la ampolla de Vater. Podría por favor
1. ¿Nos muestra una imagen de la ampolla de Vater con los órganos circundantes y describe su función?
2. Explica la razón por la que estás usando los términos. benigno, que significa no canceroso, y hacer metástasis, que se refiere a la propagación del cáncer. ¿Y la razón para ver a un oncólogo?
3. Definir tumor carcinoide?
Estoy seguro de que tendremos otras preguntas, pero comencemos por ahí.
El médico procedió a explicar utilizando ilustraciones y términos más simples hasta que tanto la paciente como su hermana quedaron satisfechas. Al final, entendieron el complejo lenguaje que el médico había utilizado inicialmente, lo que aumentó sus conocimientos médicos y su capacidad para seguir el tratamiento.

Un punto crítico para los proveedores de atención médica es ver que en este estudio de caso, la comunicación no se simplificó demasiado hasta el punto de "simplificar", pero la información se explicó completamente. Desafortunadamente, no todos los pacientes se sienten cómodos defendiendo una comunicación clara, especialmente si corren el riesgo de tener un bajo nivel de alfabetización. Sin embargo, si los profesionales de la salud incorporan estrategias de alfabetización en salud en la enseñanza del paciente como un protocolo general, esto garantizará que todos los pacientes tengan la misma oportunidad de comprender y retener la información de salud.

Tres recomendaciones para comunicarse con los pacientes

Cuidado de la salud AFT
1. Utilice un lenguaje sencillo

La pandemia de COVID-19 ha significado la rápida introducción de nuevo vocabulario en nuestro lenguaje cotidiano, causando caos, miedo y confusión para muchas personas. Distanciamiento social, cuarentena, solo y seguimiento de contactos son solo algunos de estos términos. Los términos cuarentena y solo puede ser claro para muchos de nosotros, pero ¿qué significan en el contexto de una pandemia? Estos términos nos dan motivos para investigar más a fondo. Y, sin embargo, muchas personas (especialmente aquellas con pocos conocimientos de salud) pueden no darse cuenta de si su comprensión de estos términos difiere de los significados previstos por los profesionales de la salud y podría perpetuar la confusión en sus comunidades.

El lenguaje sencillo es fundamental para una comunicación exitosa sobre el riesgo y la prevención de COVID-19, las vacunas y otros temas relacionados con esta u otras enfermedades y afecciones. Implica identificar jerga y terminología complejas y luego elegir sustitutos del lenguaje común que el público en general pueda comprender mejor. Cuando las personas comprenden la información médica, tienen una oportunidad mucho mayor de seguir instrucciones, tomar decisiones informadas y cuidar adecuadamente de sí mismas o de sus seres queridos.25 Aquí hay algunos ejemplos de lenguaje sencillo que a menudo vemos en las comunicaciones sobre COVID-19:

  • Mitigar: ralentizar la propagación del virus.
  • Distancia social: Manténgase al menos a seis pies de los demás.
  • Vacuna COVID-19: una inyección para protegerlo de contraer COVID-19
  • Aislar: Sepárese de los demás si tiene COVID-19.

Piense en los términos y acrónimos que usted y sus colegas usan a diario que otras personas fuera de su lugar de trabajo pueden no entender. Luego, conviértalos en sustitutos simples y precisos. Por ejemplo, en lugar de decir hipertensióndecir hipertensión. Luego describe lo que significa. En vez de deambulardecir dar una vuelta or movimiento. Diccionario médico en lenguaje sencillo es un recurso útil que ofrece palabras sustitutas para términos médicos complejos.

2. Materiales escritos por veterinarios

Muchos profesionales de la salud carecen del tiempo o los recursos para escribir y crear sus propios medios impresos y basados ​​en la web. En cambio, identifican recursos de educación para pacientes de calidad escritos por otros y los utilizan en sus propios entornos clínicos. Cuando estoy revisando materiales, trato de tener en mente a una variedad de pacientes, desde aquellos que pueden tener un bajo nivel de alfabetización hasta aquellos que son simplemente demasiado tímidos para hacer preguntas. Es importante asegurarse de que todos tengan acceso a la misma información escrita fácil de entender e ilustraciones identificables, teniendo en cuenta el idioma y la cultura.

Los programas Directrices Federal Lenguaje sencillo El manual ofrece instrucciones completas sobre la redacción y el diseño de información amigable para el consumidor. También sirve como una herramienta útil para evaluar la calidad de los materiales disponibles.26 La siguiente es una breve lista de verificación de consejos en lenguaje sencillo desarrollada a partir de las pautas federales:

  • Lenguaje simple: El contenido está escrito en términos profanos o define la terminología médica según sea necesario.
  • Chunking: Los mensajes se agrupan en secciones lógicas.
  • Espacio en blanco: La página no está llena de texto; los párrafos o las secciones varían en longitud, pero generalmente son breves y visualmente manejables; hay secciones sin texto o imágenes (comúnmente conocidas como espacios en blanco) para brindar descanso a los ojos y hacer que la página parezca menos difícil de navegar.
  • Tamaño de letra: El tamaño de la letra es de 12 o 14 puntos. Use un tamaño de letra más grande, 14 o 16 puntos, para que los adultos mayores se adapten a los problemas de visión.
  • Imágenes: Se utilizan imágenes culturalmente apropiadas para ilustrar puntos importantes.

Durante años, impartí clases de autocontrol de la diabetes tipo 2 en las que los pacientes aprendían a planificar las comidas, a controlar sus propios niveles de glucosa en sangre y a otros temas relacionados con la vida sana con una enfermedad crónica. Cuando me contrataron para impartir esta clase en la década de 1990, mi supervisor me proporcionó copias de folletos educativos para pacientes como base para mi capacitación. El problema era que los folletos parecían un pasaje de un diccionario médico. Compré un libro llamado Diabetes para tontos en lugar de. Mis colegas de todo el país tuvieron experiencias similares. Como colectivamente nos dimos cuenta de que los pacientes a menudo se sentían abrumados con la cantidad de información nueva y aprensivos acerca de su capacidad para tener éxito, la comunicación sobre la salud evolucionó lentamente para tener un mayor enfoque en satisfacer las necesidades de comunicación de los pacientes y apoyar su comprensión como una parte importante de satisfacer sus necesidades y necesidades de salud mental.

Eche un vistazo a las dos definiciones de diabetes que siguen y observe las diferencias. Elegí dos extremos: uno que sea conciso y complejo de un diccionario, y otro que esté escrito en un lenguaje sencillo desde un centro que enfatiza la comunicación con el público. Las diferencias son sorprendentes y muestran el valor de los escritores en lenguaje sencillo, que están capacitados para extraer información de salud de definiciones complejas para crear una comunicación de salud eficaz.

Merriam-Webster

Definicion de diabetes mellitus

Un trastorno variable del metabolismo de los carbohidratos causado por una combinación de factores hereditarios y ambientales y que generalmente se caracteriza por una secreción o utilización inadecuada de insulina, por una producción excesiva de orina, por cantidades excesivas de azúcar en la sangre y la orina, y por la sed, el hambre y la pérdida. de peso.27

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades

¿Qué es diabetes?

La diabetes es una condición de salud crónica (de larga duración) que afecta la forma en que su cuerpo convierte los alimentos en energía.

La mayoría de los alimentos que ingiere se descomponen en azúcar (también llamada glucosa) y se liberan en el torrente sanguíneo. Cuando su nivel de azúcar en sangre sube, le indica al páncreas que libere insulina. La insulina actúa como una llave para permitir que el azúcar en la sangre ingrese a las células de su cuerpo para usarla como energía.

Si tiene diabetes, su cuerpo no produce suficiente insulina o no puede utilizar la insulina que produce tan bien como debería.28

Notará que el diccionario agrupa muchos temas, incluida la fisiopatología, los signos, los síntomas y los factores de riesgo. Pero el segundo ejemplo incorpora pautas de lenguaje sencillo, que incluyen "fragmentos" de información, un título y términos más simples. Aún así, incluso la versión en lenguaje sencillo requiere una cantidad sustancial de conocimientos previos para una comprensión completa. Los materiales escritos deben servir como apoyo y recordatorio, no como explicaciones únicas o principales. No hay sustituto para una explicación completa, dada verbalmente, con mejoras de texto e imágenes y con verificaciones genuinas de comprensión.

3. Dedique tiempo a enseñar

Para proporcionar explicaciones e instrucciones, un método esencial es la enseñanza. Esta es una técnica que evalúa la eficacia we transmitir información en lugar de qué tan bien paciente entiende. (Hay varios pasos para la enseñanza que están más allá del alcance de este artículo; consulte aquí para más detalles.)

Comience transmitiendo el mensaje al paciente utilizando términos simples, comunicación escrita e ilustraciones según sea necesario. Luego, pídale al paciente que le explique la información con sus propias palabras. Este paso crítico le permite al paciente pensar en lo que escuchó, procesar la información y demostrar su comprensión al reafirmar la información. También le brinda la oportunidad de evaluar qué tan bien explicó la información y corregir cualquier información errónea volviendo a redactar las instrucciones. Estos pasos se repiten hasta que el paciente comprende claramente.29

Repasemos el ejemplo que presenté antes cuando mi hijo fue dado de alta del hospital. Pero esta vez, centrémonos en las instrucciones del médico.

Médico: Su hijo tiene influenza A. Le receto Tamiflu. Dale una pastilla BID. También estoy recetando Zofran para las náuseas. Necesita tomar una pastilla por vía sublingual según sea necesario. ¿Tiene usted alguna pregunta?
Me: No.

Así es como se pueden transmitir esas mismas instrucciones utilizando el método de enseñanza para comunicarse y garantizar la comprensión de una madre que no es un profesional de la salud:

Médico: Su hijo tiene influenza A. Le receto Tamiflu. Dale una pastilla BID. También estoy recetando Zofran para las náuseas. Necesita tomar una pastilla por vía sublingual según sea necesario. Sra. Smith, sé que es tarde y que lleva aquí más de nueve horas, pero solo quiero asegurarme de haberle explicado todo correctamente. ¿Podría explicarme lo que le acabo de decir?
madre: Bueno, no estoy seguro, pero creo que la influenza es la gripe. ¿Qué significa A?
Médico: Sí, tiene razón en que la influenza es la gripe. A y B son solo tipos comunes de gripe, pero no indican nada grave.
madre: Entonces mi hijo necesita tomar la medicina que le está dando. Sé que necesita una pastilla, pero dijiste algo sobre B y D. Entonces le estás dando algo más para las náuseas. ¿Se supone que él también debe beber eso?
Médico: Déjame explicarte los medicamentos de nuevo. No lo expliqué bien la primera vez. El medicamento contra la gripe se llama Tamiflu. Dele a su hijo una pastilla dos veces al día. Debería tomar uno por la mañana y otro por la noche. Zofran es para el malestar estomacal. Si su hijo siente náuseas, como si pudiera vomitar, debe colocarse una pastilla debajo de la lengua. La píldora se derretirá lentamente y hará que su estómago se sienta mejor. Como no estaba claro la primera vez, revisemos nuevamente. ¿Podrías explicarle cómo darle su medicina?
madre: Mi hijo necesita tomar dos pastillas de Tamiflu todos los días. Si siente que va a vomitar, debe ponerse una pastilla de Zofran debajo de la lengua.
Médico: Si, eso es correcto. Qué otras preguntas tiene?
madre: Nada por ahora.

Notará que este intercambio es más largo que el original e incluye algunos intercambios en los que el médico se detiene para volver a enseñar mientras la madre deja en claro lo que no comprende. El médico piensa en asumir la responsabilidad de no tener claridad (lo que ayuda a evitar que la madre se sienta avergonzada por no comprender), y el intercambio termina con la pregunta abierta: "¿Qué otras preguntas tienes?" La redacción abierta invita a una persona a compartir libremente, mientras que una pregunta cerrada como "¿Tiene alguna pregunta?" fuerza un simple si or no respuesta. Un paciente que habla otro idioma o tiene menos educación puede responder que no en el escenario original porque puede sentirse demasiado avergonzado para admitir que no entiende el término. BID. El uso del método de enseñanza posterior habría alertado al médico sobre el término poco común y habría permitido una corrección inmediata.

Conclusión

Cuidado de la salud AFT
Reducir las disparidades en la salud a través de una comunicación efectiva usando un lenguaje sencillo, materiales escritos examinados y enseñanza implica un esfuerzo coordinado y capacitación a nivel de personal, organizacional y de políticas. Si bien los cambios organizativos y de políticas requerirán esfuerzos sostenidos, las técnicas descritas aquí pueden proporcionar una base sólida para la educación del paciente y mejorar la equidad en salud ahora. Aunque los educadores en salud han trabajado para mejorar la comunicación sobre salud a lo largo de los años, nuestro trabajo no ha terminado. Es importante para todos los que trabajamos en profesiones de la salud reducir la velocidad y considerar las formas en que nos comunicamos y las implicaciones de la mala comunicación. Mientras trabajamos hacia la equidad en la salud, debemos pensar en la información necesaria para empoderar a los pacientes para que mejoren su salud y la salud de sus comunidades.


Rachel Roberts, MPH, es la gerente de estrategia y participación en la salud de la comunidad en el Institute for Healthcare Advancement. Además, es instructora a tiempo parcial en los departamentos de salud pública y kinesiología de la Universidad Estatal de California, Fullerton. Roberts ha disfrutado de una carrera en salud pública durante más de 30 años.

* Si desea iniciar una conversación sobre el avance de la equidad en salud con sus colegas, la guía de tres páginas de la Asociación Estadounidense de Salud Pública "Crear la nación más saludable: promover la equidad en salud" es un gran lugar para comenzar. (volver al artículo)
Para obtener más información sobre el racismo ambiental, consulte Harriet A. Washington's "Sanando un mundo envenenado" en la edición Fall 2020 de Cuidado de la salud AFT (volver al artículo)
Enseñar a pacientes con pocas habilidades de alfabetización discute la enseñanza del paciente usando ilustraciones, gráficos y términos simples en lugar de jerga médica. Según los autores, se convirtió en “el principal libro de recursos disponible para los proveedores de salud que sabían que sus pacientes no estaban captando el mensaje” (2ª ed., P. V). (volver al artículo)

Notas finales

1. Instituto Nacional para la Calidad de la Salud Infantil, “La intersección de la equidad en la salud y la alfabetización en salud”, Insights, nichq.org/insight/intersection-health-equity-and-health-literacy.
2. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud, “Healthy People 2030”, health.gov/our-work/healthy-people/healthy-people-2030.
3. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud, “Marco de personas saludables 2030”, health.gov/healthypeople/about/healthy-people-2030-framework.
4. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud, "Alfabetización en salud en personas sanas 2030", health.gov/our-work/healthy-people/healthy-people-2030/health-literacy-healthy -personas-2030.
5. M. McDonald y L. Shenkman, "Alfabetización en salud y resultados de salud de los adultos en los Estados Unidos: implicaciones para los proveedores", Revista de Internet de prácticas y ciencias de la salud afines 16, no. 4 (2018): artículo 2.
6. N. Berkman et al., "Baja alfabetización en salud y resultados de salud: una revisión sistemática actualizada", Annals of Internal Medicine 155, no. 2 (2011): 97–107; S. Kripalani et al., "Alfabetización en salud y la calidad de la comunicación médico-paciente durante la hospitalización", Revista de medicina hospitalaria 5, no. 5 (2010): 269–75; J. Wright et al., "Asociación de alfabetización en salud con resultados posoperatorios en pacientes sometidos a cirugía abdominal mayor", Archives of Surgery 153, no. 2 (2018): 137–42; y M. Fabbri et al., "Alfabetización en salud y resultados entre pacientes con insuficiencia cardíaca: una revisión sistemática y un metanálisis", JACC: Insuficiencia Cardíaca 8, no. 6 (2020): 451-60.
7. R. Walters et al., "Establecimiento de la eficacia de las intervenciones para mejorar la alfabetización sanitaria y los comportamientos sanitarios: una revisión sistemática", BMC Public Health 20, no. 1040 (2020); J. Zibellini et al., "Efecto de las intervenciones de alfabetización en salud sobre los resultados del embarazo: una revisión sistemática", Mujeres y Nacimiento 34, no. 2 (2021): 180–86; y P. Dahal y H. Hosseinzadeh, "Association of Health Literacy and Diabetes Self-Management: A Systematic Review", Revista australiana de salud primaria 25, no. 6 (2019): 526-33.
8. Asociación Estadounidense de Salud Pública, “Equidad en la salud”, apha.org/topics-and-issues/health-equity.
9. P. Ohri-Vachaspati et al., "Acceso a alimentos saludables en comunidades de bajos ingresos y de minorías altas: una evaluación longitudinal — 2009-2017", Revista Internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública 16, no. 13 (2019): mdpi.com/1660-4601/16/13/2354; and Healthy Places, Centro Nacional para la Salud Ambiental, “Tiendas minoristas de alimentos: Supermercados / Supermercados y pequeñas tiendas de alimentos”, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, cdc.gov/healthyplaces/healthtopics/healthyfood/retail.htm.
10. P. Kaufman, C. Dicken y R. Williams, Medición del acceso a alimentos saludables y asequibles en áreas tribales de indios americanos y nativos de Alaska, EIB-131 (Departamento de Agricultura de EE. UU., Servicio de Investigación Económica, 2014), 12, ers.usda.gov/webdocs/publications/43905/49690_eib131_errata.pdf?v=0; US Water Alliance y Dig Deep, Cerrar la brecha de acceso al agua en los Estados Unidos: un plan de acción nacional, Marzo de 2020, closethewatergap.org/wp-content/uploads/2020/03/Dig-Deep_Closing-the-Water-Access-Gap-in-the-United-States_EXECUTIVE-SUMMARY-1.pdf; y C. Willig et al., "Mejorar el acceso y el uso de la atención médica por parte de los ancianos nativos americanos a través de una navegación eficaz del sistema de salud" Investigación de servicios de salud de BMC 18 (2018): Artículo 464, bmchealthservres.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12913-018-3182-y.
11. Cecil G. Sheps Center for Health Services Research, “179 cierres de hospitales rurales: enero de 2005 hasta el presente (135 desde 2010)”, Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, www.shepscenter.unc.edu/programs-projects/rural-health/rural-hospital-c....
12. R. Logan et al., “Alfabetización en salud: un elemento necesario para lograr la equidad en salud”, documento de debate, Academia Nacional de Medicina, 24 de julio de 2015, nam.edu/perspectives-2015-health-literacy-a-needed -elemento-para-lograr-la-equidad-en-salud.
13. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, “Disparidades de salud étnicas y raciales de COVID-19”, cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/community/health-equity/racial-ethnic-disparities/index.html.
14. C. Doak, L. Doak y J. Root, Enseñar a pacientes con pocas habilidades de alfabetización (Filadelfia: JB Lippincott, 1985); y C. Doak, L. Doak y J. Root, Enseñar a pacientes con pocas habilidades de alfabetización, 2ª ed. (Filadelfia: JB Lippincott, 1996). Para obtener una versión en línea gratuita de la segunda edición, consulte hsph.harvard.edu/healthliteracy/resources/teaching-patients-with-low-literacy-skills.
15 Centro Nacional de Estadísticas de Educación, Alfabetización de adultos en Estados Unidos: un primer vistazo a los resultados de la Encuesta nacional de alfabetización de adultos, NCES 1993-275, 3ª ed. (Washington, DC: Departamento de Educación de EE. UU., 2002), nces.ed.gov/pubs93/93275.pdf. Consulte también el Centro Nacional de Estadísticas de Educación, “Evaluación Nacional de Alfabetización de Adultos”, Departamento de Educación de EE. UU., Nces.ed.gov/naal/kf_demographics.asp#1 para una comparación de los resultados de 1992 y 2003.
16. M. Kutner, E. Greenberg y J. Baer, Evaluación Nacional de Alfabetización de Adultos (NAAL): Una primera mirada a la alfabetización de los adultos estadounidenses en el siglo XXI, NCES 2006-470 (Washington, DC: Centro Nacional de Estadísticas de Educación, 2006), nces.ed.gov/naal/pdf/2006470.pdf.
17. M. Kutner y col., Alfabetización en salud de los adultos estadounidenses: resultados de la Evaluación nacional de alfabetización de adultos de 2003, NCES 2006-483 (Washington, DC: Centro Nacional de Estadísticas de Educación, 2006), nces.ed.gov/pubs2006/2006483.pdf.
18. T. Davis et al., "La brecha entre la comprensión lectora del paciente y la legibilidad de los materiales educativos para el paciente", Revista de medicina familiar 31, no. 5 (1990): 533–38; M. Wilson, "Materiales de legibilidad y educación del paciente utilizados para poblaciones de bajos ingresos", Especialista en enfermería clínica: The Journal for Advanced Nursing Practice 23, no. 1 (enero / febrero de 2009): 33–40; y C. Estrada, "El material de información para el paciente sobre anticoagulantes está escrito con altos niveles de legibilidad", Carrera 31, no. 12 (2000): 2966-70.
19. Departamento de Educación de EE. UU., “Data Point: Adult Literacy in the United States”, NCES 2019-179, julio de 2019, nces.ed.gov/pubs2019/2019179.pdf.
20. Véase, por ejemplo, L. Stossel et al., "Legibilidad de los materiales educativos para pacientes disponibles en el punto de atención", Journal of General Internal Medicine 27, no. 9 (2012): 1165–1170; y E. Squires y H. Ou, "¿Disponemos de materiales educativos eficaces para el paciente sobre la pérdida auditiva relacionada con la edad?" Revista estadounidense de audiología 29, no. 1 (marzo 2020): 79 – 87.
21. Comité Ad Hoc de Alfabetización en Salud del Consejo de Asuntos Científicos, Asociación Médica Estadounidense, "Alfabetización en salud: Informe del Consejo de Asuntos Científicos", JAMA 281, no. 6 (1999): 552-57.
22. Fundación AMA, Alfabetización en salud y seguridad del paciente: ayude a los pacientes a comprender, 2007, video de YouTube, 23:18, publicado por “AMAFoundation”, 27 de agosto de 2010, youtube.com/watch?v=cGtTZ_vxjyA&t=16s. Consulte también la guía complementaria: B. Weiss, Alfabetización en salud y seguridad del paciente: ayude a los pacientes a comprender, 2ª ed. (Fundación AMA, 2007), partnershiphp.org/Providers/HealthServices/Documents/Health%20Education/CandLToolKit/2%20Manual%20for%20Clinicians.pdf.
23. Kutner, Greenberg y Baer, Evaluación Nacional.
24. “¿Puede la alfabetización en salud REALMENTE mejorar los resultados de los pacientes?” The Loop, Universidad de Iowa, 7 de octubre de 2014, medcom.uiowa.edu/theloop/health-care/can-health-literacy-really-improve-patient-outcomes ; y S. Stableford y W. Mettger, "Plain Language: A Strategic Response to the Health Literacy Challenge", Revista de políticas de salud pública 28, núm. 1 (2007): 71–93, jstor.org/stable/4498942?seq=1.
25. F. Warde et al., "La comunicación en lenguaje sencillo como una competencia prioritaria para los profesionales médicos en un mundo globalizado", Revista Canadiense de Educación Médica 9, no. 2 (2018): e52 – e59.
26. Red de información y acción en lenguaje sencillo, Directrices Federal Lenguaje sencillo, 2011, plainlanguage.gov/guidelines.
27. Merriam-Webster, sv “diabetes mellitus”, merriam-webster.com/dictionary/diabetes%20mellitus.
28. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, “¿Qué es la diabetes?” Cdc.gov/diabetes/basics/diabetes.html.
29. Use siempre Teach-Back, “Bienvenido al kit de herramientas de capacitación para usar siempre Teach-Back”, teachbacktraining.org/home.

[Ilustraciones de Rachel Sender]

cuidado de la salud aft, Primavera 2021