Estudiantes sobrevivientes llevan la carga para cambiar las leyes de armas