08/31/2020

La violencia policial y el derecho al voto alimentan la pasión en la histórica Marcha en Washington

Compartir este
Imprimir

Cincuenta y siete años después de que Martin Luther King Jr. estuviera en el Lincoln Memorial e inspirara a la nación con su discurso "Tengo un sueño", una nueva generación de guerreros de la justicia se reunió en ese mismo lugar, el 28 de agosto, el aniversario de ese marchar, para llorar la violencia racista, prepararse para la lucha continua por la justicia e inspirarse unos a otros con esperanza.

La gente levanta los puños con el monumento a Washington de fondo

Aunque limitado por las precauciones de COVID-19, el evento aún atrajo a miles de personas para escuchar discursos apasionados de líderes como el Rev. Al Sharpton, cuya organización, National Action Network, dirigió el evento; Martin Luther King III y su hija de 12 años, Yolanda Renee King; legisladores prominentes como las representantes Ayanna Pressley (D-Mass.) y Sheila Jackson Lee (D-Texas); y líderes sindicales, incluido el presidente de la AFT, Randi Weingarten. También hubo activistas recién nombrados y, lamentablemente, tantos familiares de víctimas de la brutalidad policial que no hubo tiempo para presentarlos a todos mientras relataban su dolor y compromiso con la causa.

El movimiento anterior se hizo eco en la demanda de justicia de este año: mientras que en 1963 los activistas lloraron la muerte del líder de los derechos civiles Medgar Evers, asesinado ese año por un supremacista blanco, este año la multitud aún se estaba recuperando del reciente ataque a Jacob Blake, un desarmado. Hombre negro que fue baleado por la policía en Kenosha, Wis., El 23 de agosto. Los activistas siguen exigiendo justicia por la muerte de Breonna Taylor en marzo. Y el recuerdo del asesinato de George Floyd en mayo todavía está fresco; su hermano Philonise Floyd estaba tan abrumado que no pudo terminar su discurso y su hermana Bridgett Floyd se hizo cargo. "¿Cómo te recordarán los libros de historia?" desafió a la multitud. “Mi hermano no puede ser una voz hoy. Tenemos que ser esa voz. Tenemos que ser el cambio ".

randi weingarten habla en la marcha en washington

Participantes abarcó un amplio espectro, en representación de la NAACP, la comunidad de la iglesia negra, la Liga Urbana Nacional y grupos más nuevos como DoSomething.org y la Convención del Milenio Negro. Los muchos oradores se hicieron eco de temas similares, instando a que se tomen medidas contra la brutalidad policial y por el derecho al voto, y se comprometieron a obtener la votación en noviembre “ya sea que lleguemos por correo, caminemos, viajemos o nos arrastremos”, como dijo Sharpton. Más específicamente, los participantes destacaron su apoyo a la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd y de Ley de derechos de voto de John Lewis de 2020.

Los estudiantes de secundaria London Jones y Ceon Dubose, que pertenecen al grupo de liderazgo cívico Black Swan Academy en Washington, DC, pidieron el fin de la policía en las escuelas y condenaron la criminalización de los estudiantes negros, que son expulsados ​​de manera desproporcionada de las escuelas. Aalayah Eastmond, sobreviviente del tiroteo de 2018 en la escuela secundaria Marjorie Stoneman Douglas en Florida, condenó no solo los tiroteos masivos en escuelas de alto perfil, sino también la violencia con armas de fuego más común que se experimenta en las comunidades, incluida la violencia policial excesiva. También pidió financiar escuelas y trabajos en lugar de la vigilancia policial punitiva y el encarcelamiento.

El laborismo tiene raíces profundas en esta marcha: el evento de 1963, la Marcha en Washington por el Empleo y la Libertad, fue organizado por los íconos sindicales negros A. Philip Randolph y Bayard Rustin, quienes invitaron a King a hablar. “King dijo: 'Hemos venido ... a dramatizar una condición vergonzosa'”, relató Weingarten. “Esa condición vergonzosa —prejuicio, discriminación y desigualdad económica— no se ha curado, se ha hecho metástasis”.

Los males que Weingarten enumeró están estrechamente relacionados con los problemas sindicales y se entrecruzan estrechamente con los derechos civiles: escuelas públicas con fondos insuficientes; supresión de votantes; vivienda, atención médica y transporte deficientes; salarios insuficientes; y vigilancia policial discriminatoria y encarcelamiento masivo. “Los afroamericanos, ya sea por sus mayores tasas de muerte por asma o por COVID, han estado luchando por respirar mucho antes de que Eric Garner y George Floyd fueran asfixiados por las autoridades”, dijo Weingarten.

grupo de personas en marzo en washington

Ella se hizo eco del llamado urgente a votar de otros: “Tenemos que meternos en 'buenos problemas'”, dijo, citando al difunto John Lewis. “Necesitamos votar. Necesitamos un presidente que firme los proyectos de ley que hagan a este país más justo, más justo, más igualitario. Ese es nuestro trabajo ".

“La manifestación sin legislación no conducirá a cambios”, coincidió Sharpton. “No salimos y nos quedamos parados en este calor porque no teníamos nada que hacer. Venimos para hacerles saber que estaremos en las urnas todo el día en el calor ”.

"Otro mundo es posible", dijo la representante Ayanna Pressley. “Sí, es posible legislar la justicia y la rendición de cuentas. Gente sobre ganancias. Alegría por el trauma. Libertad sobre el miedo. Sí, es posible escribir presupuestos que realmente valoren las vidas de los negros ".

En cuanto a la esperanza, quizás la nieta de Martin Luther King Jr., Yolanda, lo dijo mejor: después de prometerle a “Papa King” que su generación no olvidaría a Montgomery, dijo: “Acabamos de empezar a luchar. Seremos la generación que desmantele el racismo sistémico de una vez por todas, ahora y para siempre ”.

“Este sueño todavía está vivo”, dijo Sharpton. "Es posible que hayas matado al soñador, pero no puedes matar el sueño".

[Virginia Myers]