12/16/2021

Reducir las barreras al voto de las personas con discapacidad

Compartir este

Cuando piensa en la senadora Tammy Duckworth (D-Ill.), Puede pensar en un piloto de combate condecorado que, como miembro del Congreso, ha facilitado la vida a los veteranos, las nuevas madres y los bebés.

Probablemente no pensaría en una persona con discapacidades que recientemente se haya enfrentado a una barrera para votar.

Todo eso, sin embargo, es cierto.

Una de cada cuatro personas en los Estados Unidos tiene una discapacidad, lo que convierte a la comunidad de discapacitados en uno de los bloques de votantes más grandes de nuestro país. Sin embargo, enfrentan enormes desafíos para ejercer su derecho al voto, comenzando por el más básico: la accesibilidad a los lugares de votación.

Foto que muestra un cartel que indica estacionamiento reservado para votantes con discapacidades

Duckworth, piloto de helicóptero que perdió ambas piernas y uso parcial de su brazo derecho en Irak, describió cómo la última vez que fue a votar, llegó a las urnas y descubrió que la única máquina de votación accesible para sillas de ruedas estaba rota.

“No pensaría que en 2021, la simple accesibilidad seguiría siendo un problema 30 años después de la aprobación de la ADA [Ley de Estadounidenses con Discapacidades], pero lo es”, dijo Duckworth a los participantes en un foro patrocinado por el Instituto Albert Shanker y la Fundación Century.

Afortunadamente, la senadora había venido preparada con una prótesis y logró emitir su voto. Pero si un senador enfrenta obstáculos para votar, piense en cuán comunes deben ser esos obstáculos.

 

Tiempos peligrosos para la democracia

Con los principales pensadores de la nación en alerta máxima sobre las amenazas a nuestra democracia, el foro convocó a Duckworth y a distinguidos expertos el 8 de diciembre para que pudieran intercambiar ideas sobre cómo proteger los derechos al voto de las personas con discapacidades.

Ralph Neas, asesor principal de Century sobre derechos de voto, presentó a los dos oradores principales, el ícono de los derechos de las personas con discapacidad Judith “Judy” Heumann y Maria Town, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Personas con Discapacidades (AAPD). A ellos se unieron el moderador Wade Henderson, presidente interino y director ejecutivo de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos, así como los panelistas Duckworth; Mia Ives-Rublee, directora de la iniciativa de justicia por discapacidad del Center for American Progress; Lisa Schur, profesora de estudios laborales y relaciones laborales y directora del programa de investigación sobre discapacidad de la Universidad de Rutgers; y la directora ejecutiva del Instituto Albert Shanker, Mary Cathryn Ricker.

Foto de los participantes del Panel de Discapacidad de ASI

A partir de este otoño, según el Brennan Center for Justice, 19 legislaturas estatales controladas por el Partido Republicano han aprobado 33 leyes diseñadas para anular las elecciones o restringir la votación para una amplia gama de estadounidenses. Es el desafío más serio a la democracia que hemos enfrentado en generaciones, dijo Neas. Citó a Justin Dart, una fuerza impulsora detrás de la ADA, que dirigía a sus seguidores a "Votar como si su vida dependiera de ello". Porque lo hace.

Judy Heumann describió su temprana crianza con padres que le inculcaron desde la más tierna memoria el deber de votar. Heumann contrajo poliomielitis a los 2 años; cuando alcanzó la edad para votar, su padre tuvo que subirla por las escaleras del lugar de votación. “Pero yo voté”, dijo, y agregó que recientemente, se ha vuelto profundamente preocupada por la supresión de votantes.

A pesar de las disposiciones de la ADA y la Sección 504 de la Ley de Rehabilitación, Heumann dijo que los eventos recientes han confirmado que grandes sectores de la sociedad no están siendo tratados como iguales. Las personas con discapacidad son uno de los últimos grupos emergentes que tienen que insistir en su derecho a participar en la democracia y afirmar que cada voto cuenta. “Nuestra voz importa y nuestro voto importa”, dijo.

Al presentar a los panelistas, Henderson le dio crédito a los activistas de la comunidad de discapacitados por haberle enseñado que él es TAB, o temporalmente discapacitado. Dedicó la discusión a la memoria del exsenador Bob Dole, que había fallecido unos días antes. “No estuvimos de acuerdo en muchos temas, pero encontramos puntos en común sobre el derecho al voto para todos y los derechos humanos para las personas con discapacidades”, dijo Henderson.

Ives-Rublee de CAP dijo que no cree que las adaptaciones necesarias para votar sean algo especial: son requeridas por ley y deberían estar disponibles. Pero uno de cada nueve votantes discapacitados se enfrenta a barreras para votar, dijo, y es importante comprender que una cuarta parte de los afroamericanos, casi un tercio de los nativos americanos y una gran proporción de personas que viven en la pobreza tienen discapacidades. Bloquear a estas personas de las urnas bloquea a una gran parte del electorado.

Es más, aproximadamente la mitad de las personas con discapacidades emitieron su voto por correo el año pasado, y muchas de las leyes de supresión de votantes harán que sea más difícil votar por correo. "Ese es un problema extremo", dijo Ives-Rublee.

“Cuando construyes adaptaciones, haces que la votación sea accesible para todos”, agregó Ricker. "Cuando los omite por completo o impone leyes restrictivas, definitivamente está enviando un mensaje a [una cuarta parte de todos los votantes estadounidenses] de que su voto no importa".

Duckworth dijo que muchas leyes de supresión de votantes están dirigidas a personas que tienden a votar por los demócratas, personas inclinadas a votar por la atención médica universal o la reforma migratoria. Por ejemplo, dijo que Georgia ha aprobado reglas que socavan a los votantes del senador Raphael Warnock. "Lamento decir que ese es el caso, pero eso es lo que está sucediendo", dijo.

De la misma manera, Schur dijo que aunque dificultar el voto claramente tiene un efecto desproporcionado en las personas con discapacidades, las afiliaciones partidistas de las personas discapacitadas en realidad siguen el mismo patrón que la población en general, por lo que votar no debería ser un tema partidista.

Si está tratando de impedir que la gente vote, es posible que esté bloqueando a sus propios electores, señaló Ives-Rublee.

 

Qué se puede hacer

En 2013, por una votación de 5-4, la Corte Suprema de EE. UU. Anuló una disposición de la Ley de Derechos Electorales de 1965 que monitoreaba a los estados con antecedentes de injusticias electorales, muchos de los cuales eran parte de la antigua Confederación. Entonces, ¿qué puede hacer el Congreso?

Duckworth fue claro: aprobar la Ley de Promoción de los Derechos Electorales de John Lewis.

En este momento, en este país, “estamos en el camino de 'Díganos cuántos frijoles hay en el frasco antes de poder votar'. Te ríes, pero no estoy bromeando ”, dijo.

Henderson hizo un lanzamiento para tanto la Ley de Promoción de los Derechos Electorales de John Lewis como la Ley de Libertad de Voto. "Ambos proyectos de ley son de importancia crítica", dijo.

Los panelistas discutieron la eliminación del obstruccionismo. Duckworth dijo que el único camino en este momento es restaurar un "obstruccionismo parlante", en lugar de terminarlo por completo, lo que requeriría más votos de los que están disponibles ahora.

La ironía, dijo Henderson, es que solo se necesitan 51 votos del Senado para poner a alguien en la Corte Suprema de los Estados Unidos y amenazar los intereses de la mayoría de los estadounidenses, pero debido al obstruccionismo, se requieren 60 votos para promover la legislación sobre el derecho al voto, lo que promover los intereses de prácticamente todos los estadounidenses.

Cada panelista ofreció acciones personales y colectivas que planean tomar para expandir los derechos de voto. La mayoría son acciones que todos podemos realizar.

Duckworth dijo que podemos registrar personas para votar y obtener votantes. Podemos comunicarnos con nuestros representantes y decirles que los derechos de voto son importantes para nosotros.

Ives-Rublee también alentó la defensa de los derechos de voto, además de acciones locales como el monitoreo de las urnas y la provisión de transporte a las urnas. Incluso si estás atrapado en casa, dijo, hay muchas formas de participar.

Si es TAB, dijo Ricker, busque oportunidades de voluntariado. Busque líderes en la comunidad de personas con discapacidad y haga lo que le pidan. Además, llame y dígales a sus senadores que espera que se tomen medidas sobre los derechos de voto.

Schur enfatizó que tener buenos datos no solo ilumina los problemas sino que nos ayuda a resolverlos. Con ese fin, dijo, necesitamos más datos sobre el voto de las personas con discapacidades. También citó la necesidad de una mayor educación y divulgación para los votantes. Es posible que muchas personas con discapacidades, especialmente durante la pandemia, no se sientan cómodas reuniéndose en persona, pero pueden participar en grupos en línea.

Como tantos otros destacados académicos y figuras públicas, AAPD's Town dijo que está "sorprendida por una cosa: la fragilidad de nuestra democracia", cuando el derecho al voto puede ser negado por una sola máquina de votación rota.

Town señaló a su organización Campaña de votación REV UP promover el compromiso cívico y fortalecer el poder político y económico de las personas con discapacidad. La vida de las personas depende de votar, dijo. Es claro cuando ves que los estados deciden que las personas discapacitadas no necesitan atención que les salve la vida, o que está bien que las personas negras discapacitadas se paren en las filas de votación el doble de tiempo que las personas discapacitadas blancas. Añadió: “Votar es una forma de decir que estamos aquí, que merecemos estar aquí”.

[Annette Licitra]