COVID-19 y equidad racial

Desde el genocidio de los nativos americanos, la brutalidad de la esclavitud, el imperialismo, el colonialismo y los actos de exclusión de la inmigración, todos los sistemas en los Estados Unidos están construidos e informados por el racismo estructural. La pandemia de COVID-19 ha puesto al descubierto los resultados inequitativos resultantes de la atención médica en los EE. UU.

Las personas de color experimentan más inseguridad económica y peores resultados de salud que sus contrapartes blancas de innumerables maneras. Como resultado de estas inequidades existentes, las tasas de infección y mortalidad de COVID-19 han afectado más trágica y previsiblemente a las comunidades de color. Las personas de color están siendo infectadas, hospitalizadas y mueren por COVID-19 a tasas más altas que sus contrapartes blancas, en gran parte como resultado de tasas más altas de exposición en el trabajo y condiciones médicas subyacentes. A pesar de las limitaciones de los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, que no incluyen información sobre raza y origen étnico en muchos casos, los datos que tenemos son condenatorios.

Al abordar la pandemia de COVID-19, no es suficiente buscar soluciones que regresen al país al statu quo antes de la pandemia. Reconociendo la necesidad de una respuesta urgente y una reforma sistémica, ofrecemos recomendaciones de políticas en las siguientes categorías:

  1. Abordar la necesidad inmediata de acceso a la atención médica
  2. Abordar la necesidad inmediata de ayuda económica
  3. Abordar los determinantes sociales de la salud.
  4. Abordar la necesidad a largo plazo de reformar el sistema de salud de EE. UU.

Lea el documento de posición completo (PDF) (Documento en inglés)