Comunicado de prensa

AFT y SBPC descubren nueva evidencia de mala administración y abuso en el programa de condonación de préstamos de servicio público plagado de escándalos

Informe ofrece una hoja de ruta para proteger a los prestatarios que intentan certificar a sus empleadores como elegibles bajo el Programa de condonación de préstamos por servicio público

Para lanzamiento:

Miércoles, agosto 12, 2020

Contacto:

Andrew Crook
o: 202-393-8637 | c: 607-280-6603
acrook@aft.org
Moira Vahey
SBPC
708-476-5454
moira@protectborrowers.org

WASHINGTON—La Federación Estadounidense de Maestros y el Student Borrower Protection Center publicaron hoy un informe de investigación que expone nuevos casos de mala administración y abuso en el programa de condonación de préstamos de servicio público plagado de escándalos. Una investigación conjunta encontró errores de rutina, mantenimiento de registros deficiente y políticas en conflicto durante todo el proceso para determinar si los empleadores de los prestatarios los califican para la condonación de préstamos federales.

Estos desgloses pueden confundir o disuadir a los solicitantes del PSLF, negarles a los prestatarios su derecho al alivio y poner en peligro la condonación de préstamos para los millones de trabajadores del servicio público que se ven obligados a abandonar y volver a ingresar a la fuerza laboral en este momento. Las organizaciones emitieron nuevas recomendaciones para fortalecer este componente clave del programa federal como parte de un esfuerzo continuo continuo para diseñar una hoja de ruta para restaurar la promesa del PSLF. La AFT y la SBPC también están alentando a los perros guardianes e investigadores a explorar el nuevo tesoro de documentos publicados a través de la investigación.

El nuevo informe, "Promesas incumplidas: fracaso de la certificación de empleo", está disponible en: https://protectborrowers.org/wp-content/uploads/2020/08/ECF-Failures.pdf

"La mala gestión en la escala reflejada en estos documentos es exactamente la razón por la que hemos demandado a Betsy DeVos y al Departamento de Educación por su gestión fallida de este programa", dijo el presidente de la AFT, Randi Weingarten. "Casi todo lo que está mal en el proceso del departamento de certificación de empleadores podría arreglarse con simples pasos administrativos, pero ella se ha negado, con constantes excusas que empeoran las cosas para los prestatarios y mejoran para los administradores.

Como sindicato, hemos llevado a esta administración a los tribunales y, a través de nuestro programa de alivio de la deuda de verano, hemos ideado soluciones "ahora mismo" para nuestros miembros que necesitan ayuda para administrar los pagos de sus préstamos lo antes posible. Pero, miles de educadores, enfermeras, veteranos militares y otros empleados públicos han contado con la promesa de la condonación de préstamos por servicio público desde 2007, y este informe es otro ejemplo de cómo esta administración continúa creando obstáculos en cada esquina para mantener la promesa. de PSLF de convertirse en una realidad ".

"La investigación de hoy ofrece nueva evidencia de que a los prestatarios se les puede haber negado erróneamente su derecho a la condonación de préstamos, y decenas de miles más están siendo confundidos o engañados, o están actualmente en peligro debido a la mala gestión del gobierno y el abuso de la industria". dijo el director ejecutivo de SBPC, Seth Frotman. "Los formuladores de políticas deben implementar de inmediato nuevas reformas para proteger mejor a los prestatarios que trabajan en el servicio público y exigir justicia para los perjudicados por años de mala gestión y abuso".

Certificación de empleo en el servicio público

Para recibir la condonación de préstamos a través del programa de condonación de préstamos por servicio público, los prestatarios deben estar empleados en un puesto de servicio público. Desde 2012, el Departamento de Educación ha administrado un proceso de "certificación de empleo" a través del cual el principal administrador de préstamos del PSLF, la Agencia de Asistencia para la Educación Superior de Pensilvania, evalúa la información proporcionada por los prestatarios en un Formulario de Certificación de Empleo y determina si el empleador de un prestatario cumple los requisitos del PSLF. . Desde que se inició el proceso del Formulario de Certificación de Empleo, el Departamento de Educación ha rechazado a sus empleadores más de 50,000 veces por no ser elegibles para el PSLF.

En los últimos años, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley han emitido advertencias acerca de un sistema de certificación de empleadores que deja a los prestatarios vulnerables a los caprichos del personal de las compañías de préstamos para estudiantes y del personal del Departamento de Educación, con pocos recursos cuando los prestatarios encuentran problemas. Los prestatarios y las organizaciones de servicios públicos también han expresado su preocupación por la falta de criterios claros de elegibilidad para el empleo y un proceso de toma de decisiones opaco cuando los prestatarios intentan certificar que su empleo es elegible.

Por ejemplo, en 2016, la Asociación de Abogados de Estados Unidos y cuatro trabajadores del servicio público demandaron al Departamento de Educación por decirles a algunos trabajadores del servicio público que ya no eran elegibles para el PSLF a pesar de haber sido aprobados a través del Formulario de Certificación de Empleo años antes. En 2019, un juez federal dictaminó que el Departamento de Educación actuó "de manera arbitraria y caprichosa" al cambiar su estándar para aprobar ciertas organizaciones de servicio público y aplicar ese nuevo estándar de manera retroactiva. A principios de este año, el Departamento de Educación llegó a un acuerdo con la ABA, ofreciendo nuevas pruebas de que la gestión problemática del PSLF por parte del gobierno ha perjudicado a los prestatarios.

El informe conjunto de la AFT y la SBPC se basó en la Ley de Libertad de Información federal para obtener miles de páginas de correspondencia entre el personal del Departamento de Educación y la PHEAA. Estos documentos representan un programa caótico y desorganizado sin procesos críticos de gestión o mantenimiento de registros.

Los hallazgos clave incluyen:

  • Los prestatarios cuyo empleo había sido certificado como elegible para el PSLF fueron luego reconsiderados y rechazados. En algunos casos, los prestatarios pasaron años trabajando para la condonación de préstamos solo para que el Departamento de Educación rechazara a su empleador años después, dañando sus vidas financieras. Estos hallazgos ofrecen evidencia de que las acusaciones hechas en la demanda recientemente resuelta afectaron a más prestatarios de los que se reconocía anteriormente.
  • Los prestatarios empleados por la misma organización recibieron respuestas diferentes cuando buscaban certificar su empleo. Los registros producidos por el Departamento de Educación revelan que los empleados de PHEAA tomaron determinaciones inconsistentes al evaluar la elegibilidad de los empleadores para el PSLF, particularmente cuando una organización no era una organización sin fines de lucro 501 (c) (3) o una agencia gubernamental. En algunos casos, los prestatarios que trabajaban para las mismas organizaciones recibieron correspondencia conflictiva. Por ejemplo, varios prestatarios que presentaron formularios de certificación de empleo de AARP y la Red Legal de Elecciones Justas recibieron diferentes determinaciones al presentar la documentación.
  • No existe un proceso riguroso y estandarizado para certificar a los empleadores. La nueva evidencia obtenida por la AFT y la SBPC sugiere que el personal de la PHEAA y el Departamento de Educación carecen de un proceso riguroso y estandarizado, y en cambio toman determinaciones subjetivas sobre la naturaleza del trabajo de servicio público. En varios casos, a los empleados de administradores individuales se les otorgó amplia libertad para hacer juicios cualitativos sobre la naturaleza de las misiones de las organizaciones sin fines de lucro y para negar certificaciones a estas organizaciones sin fines de lucro en un ad-hoc base.
  • El programa PSLF está plagado de registros deficientes. La investigación revela que el gobierno federal nunca poseyó un conjunto de datos completo de empleadores certificados como organizaciones de servicio público elegibles, dejando al público sin el beneficio de un registro de estas organizaciones y dejando al personal sin acceso a datos críticos para rastrear decisiones y hacer su trabajo de manera efectiva. . Una lista supuestamente completa se compiló solo en respuesta a esta investigación en junio de 2019. Los registros producidos por el Departamento de Educación revelan que se creó una lista inicial en 2016, pero este documento estaba plagado de errores y demuestra que el Departamento de Educación una vez aprobó las organizaciones que luego rechazaría como no calificado.
  • Los prestatarios carecen de un proceso claro o de un derecho formal de apelación si su empleador es rechazado. El Departamento de Educación rechaza habitualmente el empleo de los prestatarios; sin embargo, los prestatarios no tienen un proceso formal para apelar los rechazos si creen que tal decisión se tomó por error. Los documentos y la correspondencia producidos por el Departamento de Educación confirman que tales errores ocurren y plantean preguntas sobre si la ausencia de dicho proceso ha disuadido o descarrilado el acceso a la condonación de préstamos para un número desconocido de trabajadores del servicio público con deudas estudiantiles.

Recomendaciones

Estos hallazgos indican fallas generalizadas tanto del Departamento de Educación como de la compañía de préstamos estudiantiles que administra el programa PSLF. El informe incluye una lista de recomendaciones para el Departamento de Educación y sus administradores de préstamos estudiantiles para abordar estos desgloses:

  • Emitir nuevas reglas para simplificar y ampliar las definiciones de "servicio público", "trabajo de servicio público" y "organización de servicio público". Los hallazgos sugieren que las regulaciones actuales se implementan de manera arbitraria y se beneficiarían de una revisión inmediata. El Departamento de Educación debe iniciar una elaboración de reglas para garantizar que todos los prestatarios, empleados federales, contratistas y otras partes interesadas tengan reglas de tránsito consistentes con la intención del Congreso al establecer un derecho amplio a la condonación de préstamos.
  • Brindar transparencia a los prestatarios sobre las denegaciones de certificación de empleo. Los prestatarios habitualmente no saben por qué un empleador puede haber sido rechazado. El Departamento de Educación debe proporcionar a cada prestatario una explicación clara y en lenguaje sencillo de la base de cualquier denegación, siguiendo el modelo de los requisitos actualmente vigentes cuando los bancos y otros prestamistas niegan a los consumidores el acceso al crédito.
  • Establezca un proceso de apelación sencillo al que todos los prestatarios y organizaciones puedan acceder cuando se rechace una organización de servicio público. El Departamento de Educación debe emitir una guía pública para establecer un proceso de apelación justo, consistente y transparente y garantizar que los empleados federales tomen las decisiones finales.
  • Publicar un registro de organizaciones de servicio público certificadas. Para beneficio de su personal, los contratistas y el público, el Departamento de Educación debería recopilar y publicar regularmente una lista de empleadores considerados bajo PSLF, indicando empleadores elegibles, empleadores denegados y aquellos pendientes de determinación. Este registro se necesita con urgencia, ya que millones de trabajadores del servicio público buscan reincorporarse a la fuerza laboral después de los despidos relacionados con la pandemia. El acceso a un registro de empleadores de servicios públicos previamente aprobados puede garantizar que aquellos con deudas estudiantiles puedan seguir adelante con el PSLF.

Estas recomendaciones son parte de un esfuerzo conjunto en curso de la AFT y la SBPC para desarrollar una hoja de ruta para abordar las averías generalizadas que afectan al PSLF. Este esfuerzo tiene como objetivo restaurar la promesa de esta protección fundamental y obtener justicia para los prestatarios de préstamos estudiantiles perjudicados por una década de mala gestión gubernamental y abusos de la industria.

Llamado a perros guardianes, investigadores y al público

Como parte de la investigación, las organizaciones están publicando un tesoro de nuevos registros obtenidos hoy a través de las leyes federales y estatales de registros abiertos.

Los registros que se ponen a disposición del público incluyen más de 9,000 páginas de correspondencia y registros que presentan las deliberaciones entre el Departamento de Educación y la PHEAA sobre la elegibilidad de los solicitantes para el PSLF. Los registros también incluyen la primera lista supuestamente "completa" de empleadores aprobados y denegados.

Los documentos obtenidos a través de la investigación, incluida una nueva base de datos de empleadores aprobados y rechazados para PSLF, están disponibles en: https://protectborrowers.org/the-internal-government-communications-and-records-exposing-the-broken-employer-certification-process/

Antecedentes

El programa de condonación de préstamos de servicio público fue creado por el Congreso en 2007 para proporcionar a los trabajadores del servicio público alivio de la deuda de préstamos estudiantiles a cambio de una década de servicio en sus comunidades. Desafortunadamente, desde su inicio, el programa ha sido manejado mal y socavado por el Departamento de Educación y sus administradores de préstamos contratados, y solo una pequeña parte de los trabajadores de servicios públicos elegibles han accedido a su derecho al alivio.

Según el Departamento de Educación, el programa de condonación de préstamos por servicio público sigue teniendo una tasa de denegación de casi el 99 por ciento.

Este informe es parte de una investigación conjunta realizada por la Federación Estadounidense de Maestros y el Centro de Protección de Estudiantes Prestatarios que examina la administración del programa PSLF por parte del gobierno y sus contratistas en un esfuerzo por exponer la mala gestión y el abuso que ha negado o retrasado a millones de personas los trabajadores de servicios acceden a este programa fundamental. Esta investigación se basa en el trabajo de reguladores, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, organismos de control del gobierno y litigantes privados.

El informe inaugural de esta investigación conjunta de la AFT y la SBPC, "Mantener la promesa de condonación de préstamos por servicio público", está disponible en: https://protectborrowers.org/pslf-investigation/

El Student Borrower Protection Center es una organización sin fines de lucro enfocada en aliviar la carga de la deuda estudiantil para millones de estadounidenses. SBPC participa en estrategias de defensa, formulación de políticas y litigios para controlar los abusos de la industria, proteger los derechos de los prestatarios y promover las oportunidades económicas para la próxima generación de estudiantes. Dirigido por el equipo de ex reguladores federales que dirigieron la supervisión del mercado de préstamos estudiantiles en la Oficina de Protección Financiera del Consumidor, SBPC expone prácticas dañinas e ilegales en la industria de préstamos estudiantiles, impulsa litigios de impacto, aboga en nombre de los prestatarios de préstamos estudiantiles en Washington y en capitales estatales y promueve cambios progresivos de políticas. SBPC logra estos objetivos al asociarse con líderes en todos los niveles de gobierno y en todo el sector sin fines de lucro.

# # # #

La AFT representa 1.7 millones de maestros de pre-K a 12thth; paraprofesionales y otro personal relacionado con la escuela; facultad de educación superior y personal profesional; empleados del gobierno federal, estatal y local; enfermeras y trabajadores de la salud; y educadores de la primera infancia.