Ley de prevención de la violencia en el lugar de trabajo

Los incidentes de violencia contra los trabajadores de la salud por parte de pacientes, clientes o visitantes se han vuelto demasiado comunes. Los trabajadores de la salud y los servicios sociales experimentan el 68 por ciento de las lesiones por violencia en el lugar de trabajo reportadas, y tienen casi cinco veces más probabilidades de ser agredidas en el trabajo que el resto de la fuerza laboral.

La violencia en el lugar de trabajo en los servicios sociales y de salud era desenfrenada antes del COVID-19, y las realidades de la pandemia solo han agravado el problema.

Si usted es enfermero, trabajador de la salud, padre, educador, miembro de la comunidad o empleado público, esta es la lucha de todos. Lo que hemos visto en todo el país es que cuando nos unimos, podemos lograr lo que no pudimos por nuestra cuenta. En este momento, defendamos a los trabajadores de la salud para asegurarnos de que estén seguros en el trabajo.

Es hora de que el Congreso requiera que OSHA establezca un estándar. Solicite a sus miembros del Congreso que apoyen la Ley de prevención de la violencia en el lugar de trabajo para trabajadores de servicios sociales y de atención médica, HR 1195. 

¡Utilice este kit de herramientas para actuar!

Únase
el movimiento

Y conectar
con nosotros en: