Diálogo Cívico

Cómo prepararse y participar en discusiones basadas en texto en la escuela secundaria y la universidad

Participar en un diálogo imparcial basado en texto en el salón de clases tiene inmensos beneficios. Contribuye no solo a su aprendizaje y éxito académico, sino también a su capacidad para participar efectivamente en nuestra democracia. Así es como puede prepararse y participar en discusiones que lo equiparán poderosamente para escuchar con atención, aprender de sus compañeros y expresarse con habilidad y sensibilidad.*

Prepárate con Propósito

La preparación para una discusión basada en un texto comienza con un análisis reflexivo de los textos. Idealmente, tendría un propósito convincente para ese análisis. Hace que la lectura sea más atractiva y te ayuda a superar la tendencia natural a desviarte o perder el enfoque.1

Quizás la forma más clara de tal propósito es una pregunta guía o un aviso. Por ejemplo, si estás leyendo sobre los posibles factores que llevaron a una guerra, época o evento, tu maestro podría pedirte que evalúes u ordenes el impacto relativo o la plausibilidad de los factores mientras lees. Este tipo de indicación estimula el pensamiento y te hace estar más atento a los detalles importantes que puedes compartir e interpretar con tus compañeros de clase.

Si tu maestro no te da un propósito convincente, pídele educadamente uno durante la clase o después. Di que quieres estar bien preparado para el diálogo sobre el texto. Incluso en clases universitarias grandes, la mayoría de los instructores apreciarán su interés y agradecerán la oportunidad de ayudarlo a contribuir a la conversación.

Pero si no te dan un propósito, puedes desarrollar el tuyo propio.

Para no ficción., puede comenzar hojeando los títulos y subtítulos.2 ¿El escritor explica el funcionamiento y las interacciones entre los sistemas corporales o de las cualidades químicas, o la aplicación de los principios físicos? ¿O este texto lo invita a analizar las palabras, el comportamiento y las contribuciones de figuras prominentes?

Para la ficción, no puedes equivocarte si te enfocas en los personajes: ¿Qué aprendemos de sus palabras, acciones e interacciones? ¿Los admiramos o los despreciamos? ¿O somos ambivalentes? ¿Cómo nos ayuda la interpretación de los personajes por parte del autor a comprender el mensaje del autor? ¿Y qué nos enseñan las experiencias de los personajes sobre nuestras propias vidas o sobre las personas en general?

Una vez que tenga un propósito factible, puede marcar, anotar y/o tomar notas con mayor confianza y eficacia. Este trabajo le proporcionará la información basada en texto que necesitará para hacer una contribución sólida al diálogo en el aula.

Ensayar para la confianza

Puede parecer que has terminado de prepararte una vez que hayas leído el texto, pero ensayar aumentará tu confianza. Comience con una breve revisión de sus notas y marcas. Seleccione algunos elementos que resuenen fuertemente con usted. Luego conviértelas en oraciones. Puedes hacer esto en voz baja o en voz alta.

Si eres como yo, notarás que no eres tan elocuente como te gustaría ser al principio. Así que dale otra oportunidad como si estuvieras hablando con un amigo. Puede ser útil usar frases como "Eso es" o "En otras palabras", que se transfieren fácilmente al eventual diálogo en el salón de clases. Su capacidad para ser claro, lógico y sucinto mejorará considerablemente con cada intento. Estará aún mejor preparado si combina esta práctica verbal con la escritura, que tiene un efecto igualmente poderoso en su capacidad para hablar con precisión y economía.

También puede encontrar útiles las raíces de las oraciones. Aquí hay algunos para que pueda comenzar.3

Según el _____ (artículo/autor) _____ (opinión). Estoy de acuerdo/tengo que estar en desacuerdo porque…. [o] creo que esto es sólo parcialmente cierto porque....

El libro de texto/artículo nos dice que _____ (persona) hizo/dijo _____. Creo que esto demuestra que él/ella/ellos…. [o] Esto implica/me convence de que….

En este _____ (capítulo/párrafo) _____ (personaje) dice/hace _____. Creo que esto indica que él/ella/ellos _____ (descripción del carácter o rasgo).

Para profundizar en cualquiera de los anteriores, comience sus pensamientos con Eso es,…, Por ejemplo,…o Otra razón….

Estos consejos se aplican a cualquier diálogo basado en texto. Pero, ¿qué pasa con las discusiones más desafiantes sobre temas en los que las personas tienen puntos de vista marcadamente divergentes y las pasiones son altas? ¿Cómo puedes cultivar tu capacidad de discurso civil?

Participar en un discurso civil

Al discutir temas delicados, merece la oportunidad de leer y discutir textos que reflejen puntos de vista legítimos de todos los lados de un problema. Si no le han dado textos con múltiples perspectivas, puede acercarse a su instructor y sugerir o pedir textos que sean más equilibrados. Se pueden encontrar excelentes recursos gratuitos sobre una amplia gama de controversias en sitios web como ProCon.org y AllSides.com.

En estos tiempos polarizados, es fundamental que iniciemos debates desafiantes con el espíritu adecuado. Es imperativo que nos escuchemos concienzudamente unos a otros, que sopesemos con honestidad y objetividad las pruebas y las razones que ofrecen nuestros compañeros.

Pero esto no es fácil. Cuando discutimos temas polémicos, somos propensos a pensar de manera rápida, reflexiva y defensiva. Cuando se cuestionan nuestros puntos de vista, naturalmente queremos debate más bien que deliberar.4 Predeterminamos el "pensamiento rápido", que afirma nuestras convicciones existentes y puede ser enemigo del pensamiento "lento", el tipo que nos obliga a contemplar más objetivamente los puntos de vista opuestos.5

La escucha atenta y la deliberación serena nos permiten refinar o incluso cambiar nuestros puntos de vista a la luz de nuevos hechos y razones a medida que buscamos puntos en común y soluciones a problemas aparentemente intratables. A menudo se dice que en una democracia no hay soluciones, solo compromisos. Estar dispuesto a buscar un compromiso sensato e informado puede ser la virtud democrática.

En el momento adecuado, ciertamente hay espacio para un debate ordenado, racional y basado en evidencia. Pero estoy cada vez más convencido de que el momento actual exige más énfasis en escuchar y aprender a través de la discusión civilizada, no en ganar un debate.6

Para desarrollar y mantener una disposición racional e inquisitiva, puede considerar usar raíces de oraciones como las siguientes cuando no esté de acuerdo:

Estoy de acuerdo contigo en este aspecto…, pero es más difícil para mí entender o relacionarme con el otro punto que planteas….

Veo lo que estás diciendo. Me pregunto, sin embargo, si usted podría considerar...

Estoy pensando en voz alta aquí y tratando de sopesar lo que estás diciendo. Me parece que….

Si participa sinceramente en dicho diálogo, usted y sus compañeros de clase se beneficiarán como aprendices efectivos, pensadores críticos, comunicadores y participantes en nuestra democracia. La evidencia de numerosos programas demuestra que a través de dicha interacción civil, incluso los grupos e individuos más polarizados pueden aprender unos de otros, resolver problemas e incluso forjar vínculos.7

Entonces, ¡comienza a practicar estas habilidades y disposiciones! Y tal vez ofrezca ayudar a sus maestros a apoyarlos en el salón de clases.


Mike Schmoker, ex profesor de inglés, administrador y entrenador de fútbol, ​​es autor, orador y consultor. Sus libros más recientes son Enfoque: elevar lo esencial para mejorar radicalmente el aprendizaje de los estudiantes, 2ª ed. (ASCD, 2018) y Resultados ahora 2.0 (ASDC, 2023).

* Para obtener una versión más extensa de este artículo, enfocada en el educador, con orientación instructiva, consulte aquí (volver al artículo)

Notas finales

1. D. Willingham, Sea más astuto que su cerebro: Por qué aprender es difícil y cómo puede hacerlo fácil (Nueva York: Galería, 2023).

2. Willingham, Burle a su cerebro.

3. Estos tallos de oraciones se basan en P. Tyre, "La revolución de la escritura” - The Atlantic, octubre de 2012.

4. Stanford, “Cómo estar en desacuerdo sin pelear”, Futurity, Diciembre 14, 2022.

5. D. Kahneman, Pensando, rápido y lento (Nueva York: Farrar, Strauss & Giroux, 2011).

6. Stanford, "Cómo estar en desacuerdo".

7. M. Major y J. Mackey, "Los niños están bien", Persuasión (blog), 15 de junio de 2022.

[ilustraciones: Martín León Barreto]

Educador estadounidense, otoño 2023