Dar a los niños pequeños el plan de estudios que se merecen

En los últimos años, ha surgido un consenso creciente sobre la importancia de la educación de la primera infancia. Los educadores, los encargados de formular políticas y los investigadores reconocen que debido a que los estudiantes llegan a la escuela con grandes diferencias en su aprendizaje previo, las aulas de la primera infancia pueden ayudar a nivelar el campo de juego. Entienden que el aprendizaje temprano puede ayudar a aquellos niños que se quedan atrás de sus compañeros a ponerse al día con lo que necesitan para tener éxito en la escuela.

Pero no se trata solo de que los niños entren temprano al aula. El simple hecho de que los niños de 3 o 4 asistan a la escuela no garantiza que estén preparados para alcanzar en los grados posteriores. Lo que muchos en educación tienden a pasar por alto es el papel que el currículo, en manos de un educador talentoso y afectuoso, desempeña en un niño que alcanza su máximo potencial.

Esta colección especial de artículos en Educador estadounidense destaca la importancia no solo del aprendizaje temprano, sino también de lo que, exactamente, aprenden los niños pequeños. Comienza con un artículo que explica la investigación sobre el desarrollo del vocabulario oral de los niños y cómo los educadores pueden apoyar eficazmente a los estudiantes en el aprendizaje de nuevas palabras. La adquisición y comprensión de una cantidad significativa de vocabulario en los primeros años ayuda a los niños a desarrollar el conocimiento de fondo necesario que sentará las bases para el aprendizaje futuro.

No hace falta decir que tal base debe ser sólida como una roca. Cada artículo deja en claro que el plan de estudios en las aulas de la primera infancia debe ser rico en contenido, lo que significa que los estudiantes deben estar expuestos a una amplia gama de materias y disciplinas académicas: artes del lenguaje en inglés, matemáticas, estudios sociales y ciencias, así como música y letras.

Durante demasiado tiempo, varios mitos han persistido en el campo de la educación de la primera infancia, incluido que los niños pequeños no están listos para aprender contenido sofisticado y que lo encuentran aburrido. Sin embargo, estas creencias de larga data simplemente no se sostienen contra años de evidencia, algunas de las cuales se presentan en las siguientes páginas.

Además de señalar los elementos que hacen que un plan de estudios de la primera infancia sea desafiante y aún así sea amigable para los niños, este tema también destaca un fuerte ejemplo de uno de esos planes de estudio: Core Knowledge Language Arts. Este programa para preescolar hasta tercer grado ofrece un enfoque basado en la fonética para enseñar habilidades de lectura y escritura, y presenta materiales interesantes e informativos para que los maestros compartan con sus alumnos sobre temas como los cinco sentidos, los nativos americanos, la astronomía, las primeras civilizaciones asiáticas, e insectos, entre otros temas complejos que los niños pequeños están ansiosos por explorar y son totalmente capaces de aprender.

La AFT ha estado a la vanguardia de la defensa de la educación de la primera infancia. Crear un mayor acceso a oportunidades de aprendizaje enriquecedoras para los jóvenes estudiantes, especialmente para aquellos que viven en la pobreza y necesitan una preparación adicional para la escuela, sigue siendo un foco importante del trabajo del sindicato. Si bien la educación de la primera infancia se lleva a cabo en varios entornos, incluidos los proveedores de guarderías en el hogar y las guarderías, las escuelas son el punto central de convocatoria para el contenido. Con ese fin, esperamos que estos artículos ayuden a todos los educadores de la primera infancia a satisfacer las necesidades de sus estudiantes. Recientemente, la AFT, junto con el Centro Nacional para Discapacidades de Aprendizaje, ha desarrollado una segunda edición de Transición al jardín de infantes (resaltado esta página y esta página), con consejos prácticos para educadores, padres y otros sobre cómo apoyar a los niños en edad preescolar a medida que se adaptan al siguiente nivel de grado.

Además, para informar mejor a los formuladores de políticas y ayudar a los maestros de aula, Educador estadounidense mantiene un archivo de sus artículos basados ​​en investigaciones sobre educación de la primera infancia, disponibles de forma gratuita esta página.

Durante años, el énfasis en el desarrollo de las habilidades de lectura y matemáticas de los estudiantes con demasiada frecuencia ha dejado el contenido en los grados de primaria y en la educación de la primera infancia carente de sustancia. A medida que el impulso para expandir las oportunidades de aprendizaje temprano finalmente gana impulso, es hora de darle al plan de estudios la atención que merece. Al hacerlo, podemos asegurar que los niños pequeños aprendan el contenido significativo que es esencial para la educación de alta calidad que todo el merecer.

–EDITORES

Artículos Relacionados

Dar a los niños pequeños el plan de estudios que se merecen ((PDF)) (HTML)

La magia de las palabras ((PDF)) (HTML)
Enseñanza de vocabulario en el aula de la primera infancia
Por Susan B. Neuman y Tanya S. Wright

Comenzando fuerte ((PDF)) (HTML)
La importancia del aprendizaje temprano
Por Chrys Dougherty

Se da por sentado ((PDF)) (HTML)
Por qué el contenido curricular es como el oxígeno
Por Carolyn Gosse y Lisa Hansel

Descargar el Artículo (66.19 KB)
Educador estadounidense, Verano 2014