Cómo los estudiantes disruptivos intensifican la hostilidad y el trastorno, y cómo los maestros pueden evitarlo

Manejar un comportamiento rebelde es una de las partes más difíciles, frustrantes e incluso aterradoras de ser maestro. Intervenir cuando los niños son jóvenes con programas basados ​​en evidencia es el "Estándar de Oro" para prevenir, o al menos reducir en gran medida, el comportamiento disruptivo. Idealmente, los estudiantes con trastornos crónicos deben ser ubicados en entornos de educación alternativa de alta calidad donde puedan recibir intervenciones intensivas a largo plazo. Mientras tanto, la realidad es que los maestros enfrentan este comportamiento regularmente, especialmente de los estudiantes mayores, y necesitan estrategias que puedan comenzar a usar hoy. En este artículo, nuestros autores observan atentamente los momentos antes de que un estudiante volátil se vuelva totalmente inmanejable y sugieren cómo desactivar la situación.

Con estos estudiantes de alta necesidad, ninguna estrategia de manejo del comportamiento funcionará todo el tiempo, pero algunos son más efectivos que otros. Ninguna de estas estrategias convertirá a un estudiante antisocial en un ángel, pero le dará una oportunidad mucho mayor de completar las lecciones de su día.

–EDITORES

Una maestra, la Sra. Smith, instruye a su clase a sacar sus libros de lectura y comenzar a escribir definiciones de palabras clave para la historia en las páginas 25 – 33. La clase comienza a organizarse para la tarea, excepto Mike, que se sienta de mal humor en su escritorio. La Sra. Smith se acerca a Mike y ocurre el siguiente intercambio:

Señora Smith: "Mike, le dije a la clase que se preparara para la tarea, pero no lo estás. ¿Hay algo al respecto?" (Mike ignora la pregunta de la Sra. Smith y evita el contacto visual con ella).

Señora Smith: "Mike, te hice una pregunta, ahora lo que es el problema aquí?

Mike: "¡No hay ningún problema aquí, excepto tú! No quiero hacer este trabajo tonto. Déjame en paz".

Señora Smith (ahora enojado): "Si vas a estar en mi clase, tendrás que hacer tu trabajo como todos los demás. Además, cuando te hablo, espero una respuesta. No me gusta tu actitud y yo no lo toleraré en mi clase. Será mejor que te vigiles o estarás en la oficina ". (Este no es el primer intercambio de este tipo entre Mike y la Sra. Smith. Ambos tienen ira residual de estos episodios anteriores).

Mike (Risas sarcásticamente): "¡Sal de mi caso! Me importa un comino tu o esta estúpida clase. ¡Anímate y escríbeme!"

La Sra. Smith le dice a Mike que salga de la habitación e informe al subdirector. Mike se vuelve balístico, llama al maestro un nombre obsceno y golpea la pared mientras sale de la sala. Él continúa maldiciendo en voz alta mientras sale del aula. La Sra. Smith escribe el incidente como insubordinación y presenta su informe a la oficina del director.

* * *

Los maestros, al igual que los padres y los compañeros, a menudo quedan atrapados inadvertidamente en interacciones sociales negativas que se intensifican como la anterior. Estas interacciones son extremadamente perjudiciales para el entorno de aprendizaje y perjudiciales para las relaciones interpersonales. Tal comportamiento, si no se controla, también puede provocar que un grupo más amplio de estudiantes se comporte de manera disruptiva.

Los estudiantes desafiantes y agresivos como Mike (a los que generalmente se hace referencia con el término clínico "antisocial") a menudo están muy agitados y traen a la escuela un historial de incumplimiento de las instrucciones y comandos de los padres (Walker, Colvin y Ramsey, 1995). Su patrón de comportamiento de oposición (descrito más detalladamente en el artículo anterior) puede ser activado por solicitudes e instrucciones aparentemente inocuas dadas por los maestros durante todo el día escolar (Colvin y Sugai, 1989). En la escuela, estos estudiantes son percibidos como sensibles; a menudo "entrenan" el entorno social para manejarlos con guantes para niños. Este patrón de comportamiento de postura les permite escapar o evitar muchas solicitudes razonables hechas por maestros, compañeros y padres.

Inevitablemente, incluso los guantes para niños no logran mantener a los estudiantes antisociales tranquilos y comprometidos con su trabajo escolar. ¿Qué hacer? En este artículo revisamos algunas de las respuestas más conocidas y menos efectivas de los docentes al comportamiento provocativo de estos estudiantes.

I. Reacciones ineficaces al mal comportamiento

Habiendo enseñado raramente las mejores estrategias para tratar con estudiantes antisociales, los maestros generalmente prueban una serie de técnicas en un intento desesperado por controlar el comportamiento de los estudiantes. Lamentablemente, la mayoría de estas técnicas son de efectividad limitada; algunas incluso pueden alimentar los malos comportamientos de preocupación. Ejemplos de estrategias docentes que pueden alimentar y fortalecer comportamientos problemáticos son las reprimendas, las discusiones, la intensificación de las interacciones hostiles y el intento de forzar el cumplimiento. Estos enfoques son infructuosos al tratar con estudiantes antisociales porque vienen a la escuela muy versados ​​en la "ciencia" de la coerción, habiendo tenido una amplia práctica en el hogar. Cuando los maestros emiten una instrucción que estos estudiantes no quieren cumplir, aumentan su incumplimiento a niveles de intensidad cada vez más altos hasta que se retira la instrucción. Esto se llama el juego de escalada de comportamiento y es un juego que los maestros no pueden ganar y no deberían jugar (Walker, 1995).

Eche un segundo vistazo a la interacción entre la Sra. Smith y Mike, ya que caracteriza el juego de escalada de comportamiento. Este proceso aversivo entre el maestro y el alumno ocurre en miles de aulas diariamente, perturbando la ecología del aula y dañando las relaciones profesor-alumno. Los maestros que responden "normalmente" a tales situaciones (es decir, participando en la escalada), generalmente terminan en el lado perdedor de la confrontación. Walker (1995) ha notado que este tipo de interacción progresiva progresa de la siguiente manera:

1 El estudiante está sentado en clase en un estado altamente agitado, lo que puede o no ser notable.

2 El maestro asigna una tarea o le da una dirección al alumno, ya sea individualmente o a un grupo del cual el alumno es miembro.

3 El alumno se niega a participar en la tarea solicitada.

4 El maestro confronta al estudiante sobre su negativa.

5 El alumno cuestiona, discute o desafía al maestro.

6 El maestro reprende al alumno y exige cumplimiento.

7 El alumno explota y se enfrenta al profesor, y la situación se descontrola.

Este escenario se desarrolla frente a aproximadamente 30 o más observadores muy interesados ​​(es decir, compañeros de clase). Si el estudiante "gana" el juego de escalada y obliga al maestro a ceder, entonces la capacidad del maestro para manejar el aula puede verse seriamente dañada. Otros estudiantes pueden perder el respeto por el maestro y pueden resentir el hecho de que un solo estudiante, en lugar del maestro, pueda controlar esencialmente el aula. Por el contrario, si el maestro "gana" y logra establecer su autoridad sobre el estudiante, es probable que esta victoria sea de corta duración y resulte muy costosa a largo plazo. El estudiante puede sentirse humillado frente a sus compañeros y probablemente albergará sentimientos de resentimiento a largo plazo hacia el maestro. Por lo general, estos estudiantes encuentran formas de "desquitarse" con el maestro. Por lo tanto, el maestro puede "ganar la batalla", pero terminar "perdiendo la guerra".

Para comprender mejor por qué las reacciones normales de los maestros ante el comportamiento agresivo y desafiante no son altamente efectivas, comenzaremos analizando tres de las reacciones más comunes: prestar atención al mal comportamiento, ignorarlo y escalar los comandos al delincuente. A continuación, ofreceremos estrategias que los maestros pueden usar para evitar y escapar de interacciones hostiles con los estudiantes. Y, por último, discutiremos la mejor manera de dar instrucciones a los estudiantes antisociales.

Prestando atención
En general, los maestros son muy parecidos en sus enfoques para manejar el comportamiento antisocial. En la mayoría de los casos, responden de maneras diseñadas para persuadir o alentar al niño que actúa a dejar de interrumpir la clase y comportarse de manera más apropiada. Pero, de hecho, tanto la atención social positiva de los compañeros (por ejemplo, reírse de los chistes que interrumpen una lección) como la atención social negativa de los maestros (por ejemplo, decirle al estudiante que se calle) funcionan para alimentar el comportamiento inapropiado, lo que hace que sea mucho más probable en el futuro. Irónicamente, el esfuerzo directo del maestro para evitar que el alumno participe en comportamientos de actuación es lo que lo fortalece y lo mantiene.

Los maestros generalmente responden rápidamente al comportamiento inapropiado de un estudiante antisocial porque interrumpe la ecología del aula y es muy aversivo. Los esfuerzos de los maestros para manejar las conductas problemáticas casi siempre se dirigen a hacer que el estudiante detenga la conducta inapropiada lo antes posible. Pero su éxito en el logro de este objetivo varía considerablemente (ver Walker, 1995).

El estudiante antisocial aprende que es mucho más fácil y más eficiente obtener la atención de sus compañeros y maestros al participar en un comportamiento disruptivo y no conforme que al completar el trabajo, seguir las reglas del aula y / o desarrollar amistades con sus compañeros. El estudiante antisocial adquiere un repertorio de comportamientos disruptivos y adopta tácticas que obligan a los maestros y compañeros a responder a estos comportamientos altamente adversos, a menudo de manera negativa. A pesar de que la atención social del maestro es a menudo negativa, crítica y desaprobadora, todavía funciona para mantener el comportamiento problemático. Muchos estudiantes de actuación parecen prosperar en las confrontaciones hostiles que tienen con los maestros; Su habilidad para confrontar, irritar y hacer la vida miserable para sus maestros es gratificante.

Postergación
A veces, los maestros intentan controlar los comportamientos perturbadores y de actuación de los estudiantes simplemente ignorándolos. Esta estrategia se basa en la noción errónea de que el comportamiento inapropiado es mantenido exclusivamente por la atención del maestro. Esta respuesta es típicamente ineficaz por al menos tres razones. Primero, la atención que los estudiantes reciben de sus compañeros (positivo o negativo) proporciona una gran cantidad de refuerzo para el mal comportamiento del estudiante. Por lo tanto, los maestros que ignoran el comportamiento que se mantiene principalmente mediante la atención social de sus compañeros no tendrán impacto.

En segundo lugar, es comprensible que a los maestros les resulte casi imposible ignorar el comportamiento gravemente disruptivo por un período de tiempo prolongado porque los estudiantes antisociales aumentan sus demandas de atención. Teóricamente, si todo el refuerzo (por parte de maestros y compañeros) se retiene continuamente, entonces el comportamiento finalmente se detendrá, pero la extinción total puede llevar mucho tiempo. En realidad, los maestros eventualmente tendrán que responder a comportamientos altamente intensificados, que luego refuerzan y fortalecen la escalada.

Tercero, en algunos casos el estudiante no usa su comportamiento para llamar la atención, sino para evitar tareas académicas en el aula. Si la escalada del estudiante está cumpliendo esta función, simplemente ignorar el comportamiento problemático no será una respuesta efectiva.

Comandos progresivos
Uno de los errores más comunes que cometen los maestros al tratar de controlar el comportamiento inapropiado de los niños antisociales es el uso de órdenes o reprimendas cada vez mayores. Los ejemplos incluyen declaraciones como: "Harás lo que yo diga", "No me hablarás de esa manera" o "¡Te dije que empezaras a trabajar ahora!" Algunas veces, estas técnicas resultarán en una reducción temporal en el comportamiento inapropiado; otras veces, no producirán ningún efecto notable en el comportamiento.

Los estudios de las interacciones en el aula han demostrado que los maestros tienden a seguir un patrón de prestar más atención al mal comportamiento de los niños crónicamente perturbadores y muy poca atención a su buen comportamiento (aunque los maestros prestan atención al buen comportamiento de los niños no perturbadores). Específicamente, los investigadores han encontrado que (1) las interacciones con estudiantes generalmente perturbadores tienen más probabilidades de ser negativas que positivas; (2) es mucho más probable que el maestro reprenda el comportamiento inapropiado de los niños perturbadores que alabar su comportamiento apropiado; y (3) los niños perturbadores tienden a monopolizar el tiempo del maestro (Mayer y Sulzer-Azaroff, 2002). Caer en un patrón negativo de interacción es comprensible dado el comportamiento aversivo de los niños. Pero significa que se pierden muchas oportunidades para reforzar el buen comportamiento. Y, con el tiempo, los niños disruptivos perciben que se les trata de una manera más crítica que a otros.

* * *

Claramente, las interacciones hostiles entre maestros y estudiantes son frustrantes para los maestros que tienen que lidiar con estudiantes antisociales. Con frecuencia, cuanto más intenta el maestro controlar el comportamiento del alumno, menos efectivos son estos esfuerzos. Este proceso puede ser agotador física y emocionalmente. En la siguiente sección, ilustramos los principios y procedimientos para manejar la agitación estudiantil. Esta información proporciona munición extremadamente valiosa a los maestros para evitar, escapar y terminar las interacciones enojadas que a menudo dañan las relaciones profesor-alumno, pierden el tiempo de enseñanza y amenazan la capacidad del maestro para controlar el aula.

II Gestionar interacciones hostiles

¿Qué deben hacer los maestros para evitar que los estudiantes agitados entren en erupción? La estrategia clave es que los maestros salgan de estas intensificaciones de interacciones lo más rápido posible. Por supuesto, no siempre está claro cuando los estudiantes están en un estado agitado que es un precursor de la escalada de conducta: los maestros pueden verse arrastrados a las primeras etapas de la escalada de conducta antes de darse cuenta de lo que está sucediendo. Pero tan pronto como se dan cuenta de que el estudiante está agitado, los maestros pueden usar lo siguiente evitación and escapar estrategias.

Evitación
Un concepto importante para lidiar con los ciclos de comportamiento en aumento es "elegir sus batallas" y saber cuándo dejar solos a los estudiantes. Si un estudiante antisocial no participa inmediatamente en una tarea, a menudo es mejor esperar y darle margen (es decir, el beneficio de la duda). Estos estudiantes a menudo participan en tácticas dilatorias como una forma de (1) provocar maestros (y padres), (2) involucrarlos en interacciones negativas y (3) afirmar su control e independencia en ciertas situaciones.

El maestro que fuerza el cumplimiento de una dirección en un plazo rígido y prescrito encontrará que esta estrategia rara vez produce un buen resultado con los estudiantes antisociales. Esperar un período de tiempo razonable (e ignorar el incumplimiento pasivo del estudiante) es a menudo una alternativa razonable a la confrontación directa. Muchas veces, los estudiantes participarán en la tarea asignada si se les deja solos y se les da tiempo suficiente. Sin embargo, es vital que el maestro no refuerce las tácticas dilatorias de los estudiantes reprendiéndolos o mostrando signos de irritación y desaprobación. Tal comportamiento del maestro alimentará en lugar de desinflar los malos comportamientos de los estudiantes; los estudiantes a menudo se ven reforzados por "obtener un aumento" del maestro.

Si es obvio que un estudiante no va a participar en la tarea asignada y busca esperar al maestro, el maestro tendrá que abordar la situación. Al hacerlo, el maestro obviamente no quiere comunicar que el estudiante antisocial no tiene que jugar con las mismas reglas que el resto de la clase. En estos casos, el maestro debe acercarse al estudiante en silencio y preguntarle por qué él o ella no está participando en la tarea asignada. El maestro debe hablar en voz baja, mantener la calma y tratar de mantener la situación lo más privada posible. Si el estudiante comienza a escalar discutiendo o cuestionando, el maestro debe inmediatamente desconecte y diga algo como lo siguiente: "Si necesita algo de tiempo para sí mismo, continúe y tómelo. Puede sentarse en silencio mientras no moleste a otros estudiantes. Avíseme si necesita ayuda con la tarea o si tiene preguntas ".

El maestro debe dejar al alumno solo y permitirle lidiar con la situación sin más ayuda. De esta manera, se convierte en responsabilidad del estudiante hacer frente a la situación. Pero el maestro también debe dejar en claro que el estudiante debe completar la tarea asignada (ya sea ahora o más tarde) y que el tiempo perdido deberá recuperarse. Ni el estudiante ni sus compañeros de clase deben quedar con la impresión de que retrasar las tácticas resultará en una reducción del trabajo asignado. Walker (1995) sugiere que los maestros que usan esta estrategia deben comunicar lo siguiente al alumno:

  • El estudiante no puede tomar el control de la situación discutiendo con el maestro o haciendo preguntas provocativas. Mientras el maestro esté dispuesto a responder tales preguntas o discutir, el estudiante, no el maestro, tiene el control de la situación. Esta es una trampa que debe evitarse. cueste lo que cueste. En la mayoría de los casos, conduce a una situación que empeora.
  • Cuando el estudiante esté listo para trabajar, el maestro estará allí para brindar la asistencia y el apoyo necesarios.
  • El estudiante no podrá reducir el trabajo asignado mostrando signos de agitación, mal humor o tácticas dilatorias.
  • El alumno no podrá provocar o enojar al maestro por medios verbales o físicos (por ejemplo, no responde, se enfurruña o discute).

Escapar
Sin darse cuenta, los maestros a menudo se encuentran en una situación en aumento simplemente respondiendo preguntas, brindando asistencia o aclarando instrucciones. Tan pronto como un maestro se dé cuenta de lo que está haciendo el alumno, debería escapar de la interacción y desconectarse del alumno. Un ejemplo típico de escape es el siguiente:

Señora Smith: "Mike, ¿tenías una pregunta sobre la tarea?"

Mike: "No tengo idea de lo que quieres que haga". (La Sra. Smith repite las instrucciones dadas a la clase para la tarea).

Señora Smith: "¿Eso ayuda? ¿Entiendes lo que quiero que hagas ahora?"

Mike: "Supongo, pero no voy a hacerlo porque es demasiado difícil para mí. ¡Sabes que odio las matemáticas!"

Señora Smith (dándose cuenta de que está a punto de quedar atrapada): "Mike, te he explicado la tarea. Sabes lo que tienes que hacer y tu trabajo es hacerlo. Si quieres ayuda, te la daré. Tienes Quedan 15 minutos para completar la tarea ". (La Sra. Smith se desconecta y se aleja del escritorio de Mike. Mike se enfurruña por un momento y gradualmente se agita cada vez más. Levanta la mano y la Sra. Smith se acerca al escritorio).

Señora Smith: "¿Sí Mike?"

Mike comienza a molestar a la Sra. Smith sobre la asignación y cómo sus padres piensan que no es razonable. La Sra. Smith no le dice nada a Mike en respuesta y simplemente se aleja. Mike se vuelve balístico, lanza su libro de matemáticas al otro lado de la habitación y maldice. La Sra. Smith envía a Mike a la oficina del director para una derivación disciplinaria.

Una interacción que termina con el envío de un estudiante a la oficina principal puede no parecer un éxito. Pero escapar, sin importar cómo reaccione el estudiante, siempre es una mejor apuesta que discutir o reprender al estudiante en un intento de forzar el cumplimiento. Discutir o razonar con Mike en su estado emocional actual no habría ganado nada. De hecho, habría empeorado la situación. Es probable que Mike se hubiera vuelto extremadamente agresivo con la maestra si hubiera emitido indicaciones cada vez mayores e intentado forzar a Mike a cumplir. Escapar termina la interacción hostil tan rápido como sea posible, lo que causa un daño mínimo a la relación entre el maestro y el alumno y preserva el tiempo de enseñanza.

Escapar también es una estrategia segura. Nunca es una buena idea permitir que las interacciones profesor-alumno se escalen fuera de control, particularmente cuando los estudiantes son mayores, más maduros y físicamente más fuertes que muchos maestros. Los tribunales de menores con frecuencia colocan a los jóvenes adjudicados en las escuelas sin informar a los maestros y administradores de sus antecedentes. Estos estudiantes a menudo tienen antecedentes de asalto y han cometido otros delitos graves. Como tal, la intensificación de las interacciones sociales con estos estudiantes a menudo conlleva riesgos considerables para los maestros y compañeros.

* * *

Los episodios enojados y crecientes que los maestros deben evitar o escapar son casi siempre precipitados por los maestros que dan instrucciones. Los niños antisociales tienden a percibir las directivas de adultos como provocaciones en lugar de solicitudes razonables y son magistrales para resistirlas. Sin embargo, tenga en cuenta que al calibrar la naturaleza y el momento de las instrucciones, los maestros pueden reducir las posibilidades de que las instrucciones se consideren provocativas. La siguiente sección revisa algunos problemas críticos relacionados con las directivas de los maestros y proporciona pautas para la entrega y el uso de esta importante técnica para enseñar y administrar grupos de estudiantes en el aula y otros entornos.

III. Entrega de direcciones

Los investigadores han clasificado dos tipos principales de instrucciones que los adultos dan a los niños: comandos alfa y comandos beta (Williams y Forehand, 1984). Los comandos alfa implican instrucciones claras, directas y específicas para los estudiantes sin verbalizaciones adicionales, y permiten un período de tiempo razonable para una respuesta. En contraste, los comandos beta son vagos y / o contienen múltiples directivas; De cualquier manera, no proporcionan un criterio claro para el cumplimiento o una oportunidad suficiente para cumplir. Los comandos beta también incluyen verbalizaciones en exceso de la persona que emite el comando. Como resultado, el estudiante que recibe el comando beta no tiene la oportunidad de cumplir y, a menudo, está confundido. Desde preescolar hasta el grado 12, los comandos alfa están asociados con mayores niveles de cumplimiento que los comandos beta. Los comandos beta deben evitarse siempre que sea posible.

El uso de comandos alfa tiene una larga historia en el ejército. La capacitación en liderazgo militar enfatiza fuertemente el uso de comandos claros, específicos y contundentes para evitar malentendidos y aumentar el cumplimiento. Los siguientes son algunos ejemplos de comandos alfa:

"Matt, quiero que recojas tu habitación tan pronto como termines de cenar".

"Luke, dime a qué hora tienes que estar hoy en la práctica de béisbol".

"Merilee, ve a ver al subdirector ahora mismo sobre la ausencia de ayer".

Los siguientes son algunos ejemplos de comandos beta:

"¡Matt, tu habitación siempre es un desastre! ¿Por qué no la limpias en lugar de esperar a que yo lo haga por ti? ¡Me canso de recoger siempre después de ti!"

"Lisa, deja de hablar con Laura a menos que estés discutiendo la tarea de hoy. Además, ¡se supone que solo debes hablar si has terminado todo tu trabajo!"

"Mike, es hora de que vayas a trabajar. ¡Así que hazlo y no dejes que te atrape holgazaneando de nuevo o tendrás que quedarte para el recreo!"

Cuando los estudiantes no cumplen con los comandos (alfa o beta), es natural que los maestros hagan demandas en un intento de forzar el cumplimiento. Pero con los estudiantes antisociales, las demandas tienen una buena probabilidad de resultar en un desafío. El desafío puede ser explosivo, a veces violento y, como se ha señalado, a menudo muy perjudicial para la relación profesor-alumno. En lugar de ceder a la tentación de hacer demandas, los maestros deben considerar las siguientes pautas al dar órdenes para maximizar su efectividad y administrar el aula de manera más eficiente (Walker, 1995). El profesor debe:

  • Use solo la cantidad de comandos necesarios para enseñar y administrar el aula de manera efectiva. La investigación ha demostrado que las tasas de incumplimiento aumentan a medida que aumenta el número de comandos (Walker, 1995).
  • Intenta limitar el número de terminando comandos dados a favor de iniciando comandos Los comandos de terminación indican al alumno que deje de hacer algo inapropiado (por ejemplo, "¡Don, deja de hablar con Frank ahora mismo!"). Los comandos de iniciación dirigen al alumno a comenzar a hacer algo positivo o productivo (por ejemplo, "Mike, lea este pasaje de su libro en voz alta a la clase").
  • Dé solo un comando a la vez. Si se trata de una serie de tareas separadas, asigne comandos distintos para cada tarea.
  • Sé específico y directo. Obtenga la atención del alumno, establezca contacto visual y describa lo que se desea con una voz firme utilizando un lenguaje de comando alfa que se entienda fácilmente.
  • Permita un tiempo razonable (al menos 10 segundos) para que el estudiante responda.
  • No repita el comando más de una vez si el estudiante no cumple. En su lugar, use alguna otra consecuencia o acción (como tiempo de espera en clase para estudiantes más jóvenes o ser enviado a la oficina del director para estudiantes mayores) para lidiar con el incumplimiento en esta situación.
  • Dé órdenes mientras está parado al lado del estudiante en lugar de a distancia. Esto es particularmente importante con los estudiantes antisociales.

* * *

El cumplimiento de las instrucciones del maestro suele ser un problema importante con los estudiantes antisociales y, en ocasiones, un problema con muchos estudiantes. Es una fuente clave de conflicto entre profesores y alumnos. El uso experto de los comandos de evasión, escape y alfa evitará muchos conflictos en el aula, fomentará mejores relaciones con los estudiantes antisociales y ahorrará una gran cantidad de tiempo de enseñanza.


Hill M. Walker es codirector del Instituto sobre Violencia y Comportamiento Destructivo de la Universidad de Oregon, donde ha sido profesor desde 1967. Elizabeth Ramsey es consejera escolar en Kopachuck Middle School en Gig Harbor, Washington. Frank M. Gresham es distinguido profesor y director del Programa de Psicología Escolar de la Universidad de California-Riverside. Juntos, Walker, Ramsey y Gresham escribieron Comportamiento antisocial en la escuela: prácticas basadas en evidencia, en el que se basa este artículo.

 


Referencias

 

Colvin, G. y Sugai, G. (1989). Gestionar el comportamiento en aumento. Disponible de Behavior Associates, PO Box 5317, Eugene o OR 97405.

Mayer, GR y Sulzer-Azaroff, B. (2002). Intervenciones por vandalismo y agresión. En M. Shinn, H. Walker y G. Stoner (Eds.), Intervenciones para problemas académicos y de comportamiento II: enfoques preventivos y correctivos (págs. 853 – 884). Bethesda, Md. Asociación Nacional de Psicólogos Escolares.

Walker, H. y Walker, J. (1991). Afrontar el incumplimiento en el aula: un enfoque positivo para los docentes. Austin, Tex: Pro-Ed.

Walker, HM (1995) El niño que actúa: lidiando con la interrupción del aula. Longmont, Colorado: Sopris West.

Walker, HM, Colvin, G. y Ramsey, E. (1995) Comportamiento antisocial en la escuela: estrategias y mejores prácticas.. Pacific Grove, California: Brooks / Cole, Inc.

Williams, C. y Forehand, R. (1984). Un examen de las variables predictoras del cumplimiento y el incumplimiento del niño. Revista de Psicología Infantil Anormal, 12, 491-504.

Artículos Relacionados

Encabezando el comportamiento disruptivo
Cómo la intervención temprana puede reducir el comportamiento desafiante y recuperar el tiempo de enseñanza
Por Hill M. Walker, Elizabeth Ramsey y Frank M. Gresham

La prevención comienza con la detección

El buen comportamiento necesita ser enseñado
Cómo funciona un plan de estudios de habilidades sociales

Tratar con Jimmy el "terror": cómo funciona una intervención intensiva

Recursos para encontrar programas efectivos

Cómo los estudiantes disruptivos intensifican la hostilidad y el trastorno, y cómo los maestros pueden evitarlo
Por Hill M. Walker, Elizabeth Ramsey y Frank M. Gresham

Educador estadounidense, Invierno 2003-2004